Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Comentarios de Quebec sobre el anteproyecto de convención de la UNESCO sobre la protección de la diversidad de los contenidos culturales y las expresiones artísticas

Una vez transmitidos los comentarios del Gobierno de Canadá a la UNESCO , Quebec hace público su análisis del anteproyecto.

En su carta dirigida a su homólogo federal, las Ministras Monique Gagnon-Tremblay y Line Beauchamp, destacaron la estrecha colaboración que prevaleció entre las delegaciones de Quebec y canadiense con motivo de la primera sesión de negociaciones gubernamentales sobre del anteproyecto de convención sobre la protección de la diversidad de los contenidos culturales y las expresiones artísticas , celebrada del 20 al 24 de septiembre de 2004 en la UNESCO. Desean , en particular, que esa coparticipación establecida entre los Gobiernos de Quebec y Canadá continúe y reiteran también la voluntad del Gobierno de Quebec de colaborar y mantener una presencia activa en las próximas etapas del proceso en curso en la UNESCO , en particular, en el Comité de Redacción y en las Reuniones de Expertos Gubernamentales.

En lo relativo al documento, que detalla el análisis y comentarios de Quebec sobre del anteproyecto y que apunta, en especial, a contribuir a la formulación de los comentarios que Canadá piensa transmitir al Director General de la UNESCO , la Sra. Beauchamp destaca que este documento es el fruto de la concertación entre los Ministerios de Cultura y Comunicaciones, del Desarrollo Económico y Regional, de la Investigación y de las Relaciones Internacionales, así como de las consultas realizadas a la sociedad civil, en particular, el 31 de agosto de 2004.

Los comentarios y las propuestas de enmiendas de Quebec se refieren a los siguientes elementos:

  • El Gobierno de Quebec considera que el l'avant-projet constituye una buena base para el debate, que merece enriquecerse, pero que debe permanecer como texto de referencia de las negociaciones gubernamentales. Por lo tanto, será necesario prever una convención cuyo alcance permanezca circunscrito a la " protección de los contenidos culturales y las expresiones artísticas " , conforme al mandato confiado al Director General de la UNESCO por la 32 o Conferencia General en octubre de 2003. A tal efecto, la convención debería retomar, cada vez que se hace mención en el cuerpo del texto, la expresión " diversidad de las expresiones culturales " más que "diversidad cultural" ;
  • Esta diversidad de las expresiones culturales no puede existir sin producciones nacionales importantes. De esta manera, la convención debe afirmar claramente el derecho soberano de los Estados y Gobiernos de adoptar y aplicar políticas culturales con el fin de apoyar la expresión cultural en su territorio y acoger, con un principio de apertura, las expresiones culturales procedentes de otros lugares;
  • Es fundamental que se reconozca la especificidad de los bienes y servicios culturales. En efecto, para Quebec, los bienes y servicios culturales, además de ser objetos de comercio, son potentes vectores de identidad, valores y sentido para toda sociedad. Por otra parte, se debería procurar que el discurso aplicado a la cultura no sea solamente económico sino que se refiera de manera importante a su dimensión propiamente cultural. En este sentido, se deberían evitar formulaciones que dejan entender una subordinación de la cultura a una lógica estrictamente comercial. En efecto, Quebec apoya una convención internacional sobre la diversidad de las expresiones culturales que sea capaz de crear un derecho cultural paralelo al derecho comercial internacional, sin vínculo de subordinación con otros instrumentos internacionales. Por esta razón, el Gobierno de Quebec formula en sus comentarios detallados una propuesta en ese sentido, propuesta que, se espera, responderá a la voluntad de Canadá de encontrar una alternativa a las opciones enunciadas en la sección sobre las relaciones de la convención con los otros instrumentos;
  • El Gobierno de Quebec muchas veces de declaró en favor de un instrumento jurídico internacional apremiante y dotado de un mecanismo eficaz para la solución de conflictos. Al respecto, desea que la convención ofrezca la posibilidad a los Estados Partes de recurrir a los mecanismos de arreglo de litigios sobre una base individual más que a la solicitud de las dos partes exclusivamente. Además, con una atención especial a la transparencia, resulta esencial para Quebec que las decisiones del órgano de arreglo de litigios se hagan públicas, lo que contribuirá también a la constitución de un derecho cultural;
  • Para Quebec, la aplicación de la convención debería realizarse con especial atención a la economía y la eficacia, y también teniendo presente que los órganos y mecanismos de seguimiento son necesarios para un funcionamiento adecuado. Además, estos últimos contribuirán también al establecimiento de una jurisprudencia propiamente cultural. En este sentido, la atención especial al rigor administrativo debería conducir a los Estados Partes a capitalizar las estructuras existentes, como el Instituto de Estadística de la UNESCO , más que de crear un nuevo Observatorio de la Diversidad Cultural como lo propone el anteproyecto;
  • El Gobierno de Quebec reitera su apoyo a la implantación de mecanismos de cooperación y asistencia a los países del Sur en el marco de la convención. Su apoyo es primordial y tributario, en particular, de las ventajas que podrán obtenerse en términos de desarrollo de sus propias industrias culturales y acceso a los mercados del Norte. [82]