Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

"La diversité culturelle ne doit pas être une excuse pour créer de nouvelles barrières"

M. Dan Glickman, président de la Motion Pictures Association of America (MPAA), le 24 octobre 2004 - 2004/10/24

Le Monde publica, en su edición del 24-25 de octubre, una entrevista con el Sr. Dan Glickman, el nuevo presidente de la MPAA, llevada a cabo por Nicole Vulser. Al ser interrogado respecto del proyecto de convención sobre la protección de los contenidos culturales y las expresiones artísticas que desea aplicar la UNESCO, el Sr. Glickman declaró: “Hemos defendido la diversidad cultural. La cultura desempeña un papel único en todos los países desarrollados. Es el alma de los países. Participaremos de manera positiva en las discusiones en la UNESCO. Pero no quiero que esto llegue a ser una excusa para modificar los grandes tratados comerciales y crear nuevas barreras. Queremos tener más películas francesas en Estados Unidos. Es bueno que los estadounidenses vean películas realizadas en todo el mundo. Aunque la porción de películas no estadounidenses es pequeña, no hay barrera para venir a Estados Unidos”.

Según la periodista, la MPAA lucha también contra las políticas de apoyo a las industrias cinematográficas nacionales: trata de que sea abolida la política de cuotas a favor de las películas nacionales en Corea, ataca la ley sobre la industria audiovisual en Marruecos y pide la apertura total del mercado audiovisual y cinematográfico en Chile y en Australia. A esto el Sr. Glickman contesta: “Es verdad que es del interés de nuestro país que todos nuestros productos manufacturados (cine, música...) tengan acceso pleno y total a todos los mercados. Esto forma parte de los procesos de negociación normales. Al mismo tiempo, en el caso de Francia, comprendemos y hemos aceptado las cuotas y las ayudas nacionales al cine. El mundo no es totalmente puro, y reconocemos que permanecerán algunas protecciones internacionales. Nuestro objetivo es alcanzar el mercado más abierto posible”.

Asimismo, el Sr. Glickman afirma que su deseo es que su acción principal sea la lucha contra la piratería porque, según él, “en algunos países asiáticos, donde no hay cine, la piratería es muy fuerte... Junto con el gobierno francés, debemos seguir trabajando para que se difunda mejor este mensaje allí donde no exista una industria cinematográfica nacional fuerte. Esto puede lograrse mediante acciones de educación, discusiones comerciales multilaterales o bilaterales y, forzosamente, acciones jurídicas contra la piratería. Es cierto que los países que han desarrollado dicha industria están más implicados en esta lucha. En China, por ejemplo, cuanto más produzcan, más querrán los autores proteger sus obras. Podemos tratar de crear una coalición contra la piratería, para decir hasta qué punto es un puñal en el corazón de los creadores, los cineastas, los escritores y los músicos”. (Disponible en francés) [78]