Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

La Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales a la UNESCO : " Hoy le corresponde a nuestra generación insertar en el derecho internacional el hecho de que las obras de arte y de la mente no pueden ser consideradas como mercancías "

Renaud Donnedieu de Vabres, ministre de la Culture et de la Communication de France, Paris, 4 octobre 2005 – 2005/10/04

En su discurso pronunciado en el marco de la 33 a Conferencia general de la UNESCO, el 4 de octubre pasado en París, el Ministro francés de Cultura y Comunicación, Sr. Renaud Donnedieu de Vabres, indicó que “ una de las respuestas fundamentales al reto del terrorismo y a la violencia de nuestra época estriba en la cultura y la preservación de la diversidad de las identidades culturales. En efecto, lo que está en juego en el proyecto de convención que se somete a su aprobación, son las condiciones de una relación pacífica y confiada con el otro, es decir el reconocimiento de la alteridad, la conciencia de una profunda igualdad de las culturas en dignidad, la fe en la libertad de los artistas y los creadores, de los pueblos y las sociedades para expresar lo que constituye su ser y su visión del mundo”.

Haciendo hincapié en el sentido de la convención cuya adopción es deseada por Francia, el Ministro de Vabres afirmó: “Hoy le corresponde a nuestra generación insertar en el derecho internacional el hecho de que las obras de arte y de la mente no pueden ser consideradas como mercancías. Hoy le corresponde a nuestra generación decidir que en nuestra época en que todo se intercambia, en que todo puede llegar a ser objeto de comercio, hemos de otorgar a la cultura un lugar particular, conforme con la dignidad del ser humano (…). Este mensaje no es el del repliegue identitario, no es la tentación del cierre y los particularismos que justificarían todo tipo de violencia y de fanatismo (…). Creada para velar por su unidad, la UNESCO debe ahora salvar la diversidad del mundo”, indicó el ministro que, a este respecto, declaró: “Hoy tenemos la responsabilidad de salvar una nueva etapa de nuestra acción común para lograr que esta herencia sea nuestro proyecto. Al adoptar la convención sobre la diversidad cultural, escribamos juntos esta nueva página de la historia de la mente. El reconocimiento de la diversidad no es únicamente un proyecto cultural. Es una ambición política, el fundamento mismo de la paz en el mundo de hoy”.