Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

CMSI-II: "La identidad cultural y la libertad de expresión son valores fundamentales"

Moritz Leuenberger, Conseiller fédéral suisse, Tunis le 17 novembre 2005 – 2005/11/17

El Consejero Federal y Jefe del Departamento Federal de Transportes y Comunicación de Suiza, Sr. Moritz Leuenberger, reafirmó la importancia de la libertad de la información, el pasado día 17 de noviembre, en Túnez, con motivo de la inauguración de la CMSI-II. A este respecto, declaró: “La identidad cultural y la libertad de expresión son valores fundamentales. Por ello hemos de aprovechar la CMSI para destacar enérgicamente la importancia del derecho a la libertad de información”. El Consejero indicó, en particular, que “la calidad de la información y de la sociedad de la información no está determinada por la tecnología o la infraestructura utilizada, sino por la libertad y la apertura de espíritu. Sin infraestructuras de telecomunicación, no puede haber libertad, independencia o democracia”, declaró. No obstante, agregó: “También se utilizan con fines de opresión, de manipulación, de imperialismo, de colonialismo o de destrucción”.

Asimismo, el Sr. Leuenberger criticó “una cultura mundial y uniforme cuyo idioma de comunicación sea el inglés”, así como “la dominación anglosajona sobre Internet y en los medios de comunicación”. Destacó que “las producciones provenientes de numerosos países y culturas permanecen confinadas en determinadas áreas”: “Mientras que las tecnologías de la información podrían contribuir de forma importante a la pluralidad cultural, hay que reconocer que conducen a la uniformidad –a la globalización en el sentido negativo de la palabra–, es decir al empobrecimiento de los contenidos y de la diversidad cultural”, lamentó el Consejero Federal. A este respecto, declaró que “las tecnologías de la comunicación, Internet, radio y televisión, deben ponerse al servicio de la identidad cultural de los hombres y las mujeres, de manera que los conduzcan a la independencia y a la libertad de decisión, y no para manipularlos o ponerlos bajo tutela”.

Con ello, el Sr. Leuenberger afirmó que la reciente adopción, por la UNESCO, de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales “es un paso en la buena dirección”, pero hay que proseguir los esfuerzos. Hizo hincapié en el hecho de que “los contenidos culturales no son simples mercancías”. En su opinión, las tecnologías de la comunicación deben estar “al servicio de la libertad de opción de los ciudadanos, con un espíritu de apertura y de libertad. Tal proceso sólo se puede llevar a cabo en una sociedad libre y democrática que permita que sus ciudadanos accedan libremente a la información (…). Los Estados en los cuales un ministerio decide cuál es la información asequible y reprime la libertad de expresión están aún muy lejos de una verdadera sociedad de la información”, concluyó.