Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) se moviliza para la OMC: "Reactivar las negociaciones sobre la liberalización del comercio"

Commerce international Canada, Ottawa, le 21 novembre 2005 – 2005/11/21

La cumbre de dirigentes de Asia-Pacífico, comúnmente denominada Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), que se inauguró el pasado día 18 de noviembre en Pusan (Corea del Sur), duró dos días y fue dedicada a la reactivación de las negociaciones sobre la liberalización del comercio mundial. Corea, en su calidad de anfitriona de la APEC, eligió el siguiente tema para orientar las discusiones de todo el año: “Hacia una comunidad: Acepta el desafío – Enfrenta el cambio”. En dicha oportunidad, Canadá dio a conocer sus prioridades con respecto a la APEC.

Los 21 miembros de la APEC, que representan el 45% de la población, cerca del 50% del comercio mundial y casi el 60% de la economía del planeta (producto interior bruto mundial), aún esperan salvar la Conferencia Ministerial de la OMC, que se celebrará en Hong Kong del 13 al 18 de diciembre próxima; se afirma que dicha Conferencia constituye un momento decisivo en la terminación del ciclo de negociaciones de Doha (Qatar) en 2006. Asimismo, la APEC finalizó su Cumbre incitando a que se abandonara el actual callejón sin salida en que se encuentran las negociaciones para movilizarse y abrirse al comercio mundial: “Todos los miembros de la OMC deben alcanzar un resultado ambicioso y equilibrado al final del ciclo de Doha, lanzado en 2001 con miras a la liberalización del comercio (…). El ciclo de Doha es esencial para la APEC, pero también para todos los miembros de la OMC”. Los dirigentes de la APEC afirman haber reducido las dos terceras partes de barreras arancelarias en estos últimos 15 años y ven en ello el motivo de un crecimiento económico rápido. En dicha oportunidad, el Presidente de China, Hu Jintao, lanzó una propuesta en tres puntos para la cooperación de los miembros de la APEC, incitándolos a contribuir al crecimiento estable de la economía mundial y regional, otorgando un papel total a su propia fuerza e implementando medidas políticas.

Sin embargo, conviene recordar lo que se juega en estas negociaciones comerciales sobre el sector cultural. A este respecto, se suele admitir que “los acuerdos comerciales ejercen una presión cada vez mayor sobre los países para que renuncien a su derecho a adoptar políticas culturales a fin de cerciorarse de que podamos tener acceso a nuestra propia cultura, así como a la cultura de otros países”. Y ésta es la razón por la que la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales, adoptada por la Conferencia General de la UNESCO el 20 de octubre pasado, es tan importante, ya que consagra en el derecho internacional el carácter distintivo de los bienes y servicios culturales en tanto que medios de transmisión de valores, identidades y significados que transcienden su valor comercial.

De hecho, el Comité de Enlace Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural –que agrupa 31 coaliciones en otros tantos países–, así como la Unión Europea, la Organización Internacional de la Francofonía y los otros Espacios lingüísticos (de habla portuguesa, hispana y árabe), siempre recordaron a los países la importancia, a todo lo largo del período que cubren la negociación, la adopción y la ratificación de esta Convención, que debían abstenerse de contraer cualquier compromiso de liberalización del sector cultural en las negociaciones comerciales que limitasen la aplicación de la Convención. Asimismo, varios gobiernos, entre ellos los de Canadá y de Québec, decidieron no asumir compromisos de liberalización y recurrir a las reservas necesarias para preservar sus políticas, cada vez que ciertas cuestiones en particular, aquéllas relativas a los bienes, servicios, inversiones, normas de competencia y propiedad intelectual, pudieran tener una incidencia sobre su capacidad para adoptar medidas de apoyo a la cultura.

La APEC cuenta hoy con 21 miembros: Australia, Brunei, Canadá, Chile, China, Hong Kong (China), Taiwán (China), Corea del Sur, Estados Unidos, Filipinas, Indonesia, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papua–Nueva Guinea, Perú, Rusia, Singapur, Tailandia y Vietnam.