Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

“De momento, hay un tema por el cual les pido que sigan ustedes movilizándose con la mayor energía : la adopción de la convención sobre la diversidad cultural a la Conferencia general de la UNESCO en octubre de 2005"

Renaud Donnedieu de Vabres, ministre de la Culture et de la Communication de France, Paris, 19 juillet 2005 – 2005/07/19

Del 19 al 20 de julio, se celebraron en París los Días de Cooperación Internacional y de Desarrollo. Situados bajo el tema "Hacer vivir la diversidad cultural", reunieron a unos 2000 participantes, entre ellos los responsables de los Servicios de Cooperación y Acción Cultural, de las Alianzas Francesas, de institutos de investigación, encargados del audiovisual, ayudantes técnicos y a unos 70 expositores, a fin de intercambiar con todos los actores de la cooperación francesa. El Ministro francés de Cultura, Sr. de Vabres aprovechó esa ocasión para declarar: “De momento, hay un tema por el cual les pido que sigan ustedes movilizándose con la mayor energía : la adopción de la convencion sobre la diversidad cultural a la Conferencia general de la UNESCO que se celebrará en el próximo mes de octubre". El Ministro destaco que se trata de una fecha importante para Francia, pues “ si se concreta, nos esforzaremos por considerar este resultado de nuestra acción común, no como un punto de llegada, sino como un nuevo arranque para orientar nuestra política cultural al servicio de una globalización mejor dominada y de un mundo más sosegado y tolerante”.

El ministro recordó, entre otras cosas, que “las tres reuniones intergubernamentales de expertos,entre diciembre de 2004 y junio de 2005 desembocaron en la adopción de un texto relativamente consensuado –tan sólo Estados Unidos se opuso formalmente a ello–, coherente y equilibrado. Este proyecto de "convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales" reconoce la no subordinación de la convención a los tratados internacionales existentes y responde a los tres objetivos que Francia se había asignado: afirmar el derecho soberano de los Estados a implementar políticas culturales, reconocer la índole específica de los bienes y servicios culturales y reforzar la cooperación y la solidaridad a favor de los países en desarrollo”.

El Ministro destaco también que “aunque el proyecto que se adoptó el 3 de junio fue objeto de un amplio consenso, podría existir la tentación de volver a trabajar sobre este texto, con el fin de lograr un acuerdo unánime de los Estados. Por lo tanto, debemos intensificar nuestros esfuerzos para lograr una determinada adhesión de los países miembros de la UNESCO, a fin de que no se ponga de ninguna manera en tela de juicio este texto. Hay que continuar explicando sin descanso, convenciendo y recordando la importancia de que cada uno de los países en los que ustedes laboran se abstenga de contraer compromiso alguno de liberalización en las negociaciones comerciales que limite la aplicación de la Convención de la UNESCO. Por último, si el texto es adoptado realmente en el próximo mes de octubre, como lo deseamos, será imprescindible que lo ratifique cuanto antes el mayor número de Estados. Aunque es relativamente bajo el número de ratificaciones necesario para que la Convención entre en vigor –se ha fijado en 30–, es preciso no subestimar la lentitud administrativa de los procesos de ratificación y tener presente que el peso de la Convención con respecto a los otros acuerdos internacionales será tanto más importante cuanto que la masa crítica de los países adherentes sea elevada”.

Por lo tanto, declaro el Ministro: “Es pues una ‘verdadera carrera contrarreloj’ lo que hemos iniciado, con el proceso paralelo de firmas de acuerdos bilaterales de libre comercio proposés à de nombreux pays par los Estados Unidos, y que comportan cláusulas de liberalización de las ofertas de servicios culturales y audiovisuales, así como con el ciclo de Doha en curso ante la Organización Mundial del Comercio. Por tanto, el apoyo de ustedes será tan indispensable en esta nueva fase como lo fue en las anteriores (…). La convención de la UNESCO colocará la primera piedra de un derecho internacional de la cultura, de la misma manera en que ya se han empezado a elaborar derechos internacionales de la salud y del medio ambiente”.

Sra. Brigitte Girardin, Ministra Delegada de la Cooperación, el Desarrollo y la Francofonía, al inaugurar estos Días, declaró: “ Gracias a la acción de Francia y sus copartícipes, (...) el tema de la diversidad cultural está ahora tan presente en la escena internacional. (...) Lo que hace falta es darle a esta noción de diversidad cultural un contenido concreto e instrumentos para su implantación. (...) La convención sobre la diversidad cultural es una primera respuesta operacional. Las negociaciones comerciales que se reanudarán en diciembre, en Hong Kong, constituyen otro elemento importante. Todos esperamos que la UNESCO adopte en el otoño la convención que está en vías de negociación, y en una forma que garantice su inserción en el orden jurídico internacional”. [05-24]