Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

En la VIII Reunión Anual de Ministros de la RIPC, se manifiesta el deseo de que la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales entre en vigor lo antes posible – Dakar, 21 de noviembre de 2005

La VIII Reunión Anual de Ministros de la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC), presidida por el Sr. Mame Birame Diouf, ministro senegalés de Cultura y del Patrimonio Histórico Clasificado, se celebró en Dakar del 20 al 23 de noviembre de 2005, con la participación de representantes de treinta países y de 5 organizaciones internacionales. Con este motivo, los participantes hicieron hincapié en la contribución de la RIPC en la adopción por la UNESCO de la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Asimismo, manifestaron su deseo de que la Convención entre en vigor lo antes posible y se implemente con celeridad. También felicitaron a la UNESCO por permitir esta adopción en un plazo de dos años, cumpliendo así el deseo de la gran mayoría de los Estados miembros. El Grupo de Trabajo sobre Diversidad Cultural y Mundializacíon, cuyo mandato fue renovado, deberá definir estrategias para fomentar y facilitar la ratificación de este Convención y su aplicación.

Por otra parte, los Ministros de la RIPC recibieron a unos representantes de la sociedad civil, con los cuales acordaron que su objetivo común sería la ratificación rápida de la Convención por el mayor número posible de Estados. A este respecto, el Comité Internacional de Enlace de las Coaliciones para la Diversidad Cultural (CIE), que reúne a 31 Coaliciones en las que están agrupadas unas 500 organizaciones profesionales de la cultura de todas las regiones del mundo, integradas por escritores, compositores, directores, artistas esscénicos, visuales y audiovisuales así como por editoriales, productoras y distribuidoras independientes de cine, música y televisión, elogió la acción determinante de la RIPC en la elaboración y la aprobación de la Convención de la UNESCO. Para el CIE, las disposiciones de este Convención “van a legitimar la posición de los Estados que se niegan a liberalizar los bienes y servicios culturales en los tratados comerciales internacionales”. Pone de relieve, para estos fines, que “nuestras políticas culturales estaban amenazadas por los tratados comerciales internacionales bilaterales, regionales y multilaterales” y que ya había comenzado una carrera para tratar de limitar los posibles daños causados por tales tratados. Dicha carrera implicaba la adopción imperativa de un convención sobre la diversidad de las expresiones culturales por la UNESCO en el otoño de 2005 y requiere ahora una rápida ratificación de dicha Convención por un número muy importante de países. (…).Pero para que la Convención adquiera toda su fuerza, la tendrán que ratificar por lo menos 50 o 60 Estados. Para ello, es preciso que resistan a las presiones en sentido contrario provenientes del Gobierno de Estados Unidos, y necesitarán el apoyo indefectible de los países que permitieron que el texto de la convención naciera y fuera adoptado. Esta es la razón por la que deseamos que se inicie una gran campaña de ratificación e implementación de la misma, de la cual sus Estados fuesen los iniciadores”.

Por su parte, el diputado Jean-Pierre Paquin, miembro de la delegación canadiense, recordó que la Asamblea nacional de Québec ya aprobó por unanimidad, el pasado día 10 de noviembre, la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales y que, en la misma trayectoria que este compromiso, el Gobierno de Québec encabezará, en colaboración con los gobiernos del Canadá y Francia, así como la Organización internacional de la Francofonía y la Unión Europea, una campaña sostenida a fin de convencer al mayor número de Estados para que procedan con celeridad a su ratificación. En su opinión, la intensidad de la movilización en favor de una ratificación rápida no impide que se examine la implementación de la Convención. En efecto, tan pronto ésta sea vigente, habrá que enfrentar el reto de garantizar su implementación dinámica e ‘inspirada’. Afirma que no basta con lograr que entre en vigor, sino que hay que actuar de manera que la Convención saque provecho de un impulso que tan sólo los Estados Partes puedan darle en el momento de su implementación.

La 9a reunión de la RIPC se celebrará a Brasil del 27 al 29 de noviembre de 2006 a la invitación del Ministro de Cultura de Brasil, Sr. Gilberto Gil.