Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

El combate por la diversidad cultural: " Hacer frente al reto de un mundo que debe saber encontrar en su propia diversidad el motor de su unidad "

Jacques Chirac, président de la République française, Paris, le 2 mai 2005 – 2005/05/02

En este discurso de inauguración, en el marco del ‘Rencontres pour l'Europe de la culture’, el Presidente de la República Francesa, el Sr. Jacques Chirac , destacando que el tema de la Europa de la cultura es decisivo, declaró: “Hoy en día debemos hacer frente al reto de un mundo complejo, con frecuencia confuso y agitado por sobresaltos. Un mundo en el cual los progresos de la técnica abren nuevos horizontes. Un mundo en el que las amenazas de uniformización despiertan las identidades, en el que las civilizaciones deben afirmarse dentro del diálogo para no alzarse unas contra otras. Un mundo que debe saber encontrar en su propia diversidad el motor de su unidad”.

El Presidente Jacques Chirac aboga por el sí al tratado constitucional europeo que represente ‘un avance considerable’ para la Europa de la cultura . Afirma que la Constitución europea permitiría “basar el futuro de nuestro continente no sólo sobre la unión de nuestros intereses económicos, sino también sobre una comunidad de valores, de principios y de ideales”. También pone de relieve que el tratado constitucional permitirá a Francia y a la UE proteger mejor sus industrias culturales contra la hegemonía estadounidense, haciendo a la vez hincapié en que, por primera vez, la vocación cultural de la construcción europea se alzará a la categoría de los objetivos fundamentales de la Unión: “Mientras que los falsos profetas del ‘choque de las civilizaciones’ predicen un enfrentamiento de las culturas al cual se opone todo en nosotros, no podemos pensar en encerrarnos en bastiones nacionales. La compartimentación y el aislamiento serían fatales para nuestras culturas, que aspiran al diálogo y al intercambio, dentro del reconocimiento del otro y de su respeto. Más que nunca, hemos de velar para que Europa permanezca siempre abierta a las demás culturas, a fin de representar, para todos los creadores, artistas e intelectuales, un polo de difusión y un polo de apertura. En un mundo que parece otorgar un lugar cada vez más restringido a todo lo que no contribuya inmediatamente a la búsqueda de beneficio, también las culturas deben resistir ante la oleada de productos estandarizados. Hemos de defender resueltamente la diversidad de las culturas en el mundo, pues la uniformización constituiría un inmenso peligro. Para ello, la vitalidad de nuestra creación representa una de nuestras ventajas más valiosas. (…) Asimismo, reconocemos que la cultura no puede entregarse al juego del mercado, pero tampoco puede estar sometida al Estado. Al igual que la competencia salvaje, la concentración amenaza la diversidad cultural. Por lo tanto, es necesario y legítimo que los poderes públicos –esto es, nuestros Estados, y también Europa– intervengan para garantizar la libertad de expresión y de la diversidad cultural”.

Asimismo, el Presidente francés hizo referencia a la iniciativa de seis países para crear una ‘biblioteca virtual europea’, afirmando que, a través de iniciativas como estas, Europa estará a la vanguardia del combate por la diversidad cultural: “Éste es el sentido de la lucha en favor de la excepción cultural” llevada a cabo por Francia y Europa, animadas por el profundo convencimiento de que la OMC y las discusiones comerciales que se están llevando a cabo no representan el marco idóneo para tratar sobre los intercambios culturales. “Hay que luchar con fuerza y sin descanso, pues los temas económicos son considerables”, agregó el Sr. Chirac. “Gracias a la Constitución por la Europa, el principio de excepción cultural , al cual todos tenemos mucho apego, será consagrado definitivamente”, declaró el jefe del Estado , recalcando que “la misma ambición debe inspirar los trabajos en curso en el seno de la UNESCO, con miras a la elaboración de una convención internacional sobre la diversidad cultural. La convención habrá de consagrar la especificidad de los bienes culturales. Reforzará la legitimidad de las políticas en favor de la diversidad cultural. También deberá brindar un marco de referencia para los Estados y las organizaciones internacionales, que constituirán avanzadas esenciales. Francia presionará todo lo que pueda para que dicha convención se firme en el próximo otoño. Y para lograrlo, contamos con el apoyo de todos”. [05-13]