Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Diversidad cultural y pluralismo de los medias : VII Conferencia Ministerial Europea sobre las comunicaciones de masa en el espacio europeo

Conseil de l’Europe, Kiev, 10-11 mars 2005 – 2005/03/10-11

La definición de los derechos y responsabilidades de los medias en tiempo de crisis, la preservación del pluralismo de los medias y la protección de la diversidad cultural a la hora de la mundialización, la defensa de los derechos del hombre en la sociedad de la información, fueron los principales temas de la VII Conferencia Ministerial Europea sobre las comunicaciones de masa en el espacio europeo , que se desarrolló el 10 y 11 de marzo último en Kíev, Ucrania. Esta conferencia, en la que participaron los Ministros de Comunicación de los 46 Estados Miembros del Consejo de Europa, tenía por tema Integración y diversidad: las nuevas fronteras de la política europea de los medias y de las comunicaciones. Organizada bajo los auspicios del Consejo de Europa, reunió también personalidades del mundo de los medias y representantes de ONG.

Tres interrogantes sirvieron de base para la continuación del debate: ¿Qué influencia tiene la diversidad de la propiedad de los medias en la evolución democrática de las sociedades? ¿La concentración mundial de los medias tiene un impacto en la diversidad a nivel nacional? ¿Cuál debería ser el papel del Consejo de Europa frente a la diversidad y el pluralismo? Numerosos participantes, especialmente los representantes de los Estados Miembros más pequeños y de la sociedad civil, se mostraron preocupados por la concentración de los medias en sus países e interesados por mejorar la vigilancia internacional y la transparencia en cuanto a la propiedad de los mismos. A tal efecto, constatan que cada vez más actores de peso en la escena internacional y grupos nacionales o transnacionales de envergadura controlan la esfera política y, simultáneamente, la de los medias; los conflictos de intereses que se derivan son inevitables y perjudiciales no sólo para la protección de la diversidad cultural sino también para el propio ejercicio de la democracia. Por otra parte, el mercado de los medias puede orientarse hacia las ganancias rápidas, la reducción de la elección de los medias disponibles y, en el peor de los casos, puede afectar los valores comunes, el pluralismo de opiniones, de informaciones y de entretenimientos, cuya contribución es muy importante para dar a una sociedad su energía y su cohesión. Pero también se puede orientar hacia la calidad y la cantidad, el pluralismo de opiniones, de informaciones y de entretenimientos, la justicia, tanto local como mundial. Sin embargo, si la concentración de los medias representa una amenaza directa para la diversidad cultural y la independencia en el tratamiento de la información, a nivel europeo esa concentración, respetando naturalmente algunos límites, puede resultar necesaria para resistir las presiones de grandes grupos de comunicación extraeuropeos, pero también europeos, y para garantizar una oferta variada en términos de contenidos europeos, portadores de valores comunes y de identidades locales. Por lo tanto el desafío “pasa por crear un mercado que deje todo su espacio a la diversidad, tanto en términos de contenidos como de propiedad. Esto plantea sobre todo la cuestión de las leyes sobre la competencia y de los sistemas financieros, la dimensión es a la vez mundial y nacional.”

Sobre esta base, los participantes destacan que “es extremadamente importante que la sociedad se sienta responsable de la protección de la diversidad del contenido de los medias. Para las políticas, es aún más importante seguir de cerca la evolución del sector de los medias y proponer las buenas soluciones y las buenas condiciones para el público y a la vez para los medias. Si eso se hace a conciencia y de manera responsable, es probable que se puedan preservar los valores democráticos que ese sector contribuye actualmente a formar, y que puede continuar formando en el futuro”. Asimismo, declaran: “Tememos que la mundialización haga desaparecer del mercado las industrias y los productos culturales locales. Promover la diversidad cultural es ofrecer a la población una extensa elección de productos culturales, protegiendo al mismo tiempo a las industrias de creación y a los artistas locales. Nuestra vitalidad cultural depende también de nuestros contactos con otras culturas. En ese sentido, a la diversidad cultural no sólo se la debe proteger, sino también promover.”

Por lo tanto, la VII Conferencia Ministerial sobre las Comunicaciones de Masa de Kíev estableció un cierto número de prioridades para las políticas del sector audiovisual y los medias en Europa. Los Ministros destacaron “el papel particularmente importante del servicio público de radiodifusión en el nuevo medio digital como elemento de la cohesión social, reflejo de la diversidad cultural y factor esencial de una comunicación pluralista accesible a todos”. Por otro lado, destacaron “la necesidad de transparencia en el sector de los medias, incluso en lo que se refiere a la propiedad, y la importancia de vigilar su concentración, tanto a nivel nacional como europeo”. La conferencia se cerró con la adopción de una declaración política y de tres resoluciones distintas sobre cada uno de los temas principales. Asimismo, los participantes adoptaron un plan de acción sobre la cooperación que dirigirá el Consejo de Europa en los sectores de los medias y nuevos servicios de comunicación durante los próximos años. A pedido del Foro de las ONG, que precedió la Conferencia Ministerial, se añadió un apartado suplementario a la Declaración Política con el fin de recordar “la necesidad de salvaguardar la independencia de los medias y de garantizar la ausencia de injerencia del poder político.” [05-09]