Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Convention de l'UNESCO sur la diversité des expressions culturelles: « Il faut obtenir un poids équivalent aux accords de commerce »

El 6 de diciembre pasado, el Sr. Pierre Curzi, Presidente de la Union de los artistas y copresidente de la Coalición canadiense para la diversidad cultural, intercedió ante los miembros del Comité Permanente del Patrimonio Canadiense de la Cámara de Diputados. Expuso las posiciones adoptadas por las instancias de la Coalición Canadiense para la Diversidad Cultural sobre numerosos artículos importantes del texto del anteproyecto de Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales.

Según la Coalición, “el objetivo central de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales que se encuentra en elaboración en la UNESCO es llenar un vacío en el sistema del derecho internacional, creando un nuevo instrumento jurídico que afirmará de manera clara y neta el derecho soberano de los Estados de establecer sus políticas culturales de apoyo a la diversidad de las expresiones culturales. Pero sólo la afirmación de este derecho soberano corre el riesgo de tener pocas repercusiones si a la Convención de la UNESCO no se le confiere al mismo tiempo un fuerte estatus jurídico en la estructura del derecho internacional”. Al respecto, ella establece una distinción entre, por una parte, la relación de la Convención con los instrumentos internacionales sobre los derechos del Hombre y, por la otra, su relación con los tratados de comercio internacionales. Para la Coalición, no cabe duda que los instrumentos internacionales sobre los derechos del Hombre deberán prevalecer sobre las disposiciones de la Convención de la UNESCO. Sin embargo, no pasa lo mismo en cuanto a la relación entre los tratados de comercio internacionales y la Convención. Por ello, la Coalición apoya que “la Convención, para que tenga un alcance real, debe obligatoriamente dotarse de un estatus jurídico en derecho internacional equivalente al de los tratados de comercio (…). Y para que no permanezca como una simple abstracción, ese estatus jurídico equivalente al de los tratados de comercio deberá estar reflejado claramente en tres artículos claves del texto de la Convención”: los artículos 13,19 y 24.

Para la Coalición, el artículo 19 es una cuestión de equidad: de las 2 alternativas A y B que propone el artículo 19, la Coalición opina que la alternativa A es preferible, pero sólo en términos relativos. Por esto, “recomienda que la alternativa A sirva de punto de partida para una enmienda de la formulación actual”. De esta manera, los Estados Partes podrían ponerse de acuerdo para inscribir en la Convención modalidades que permitan a los Países Signatarios, que ya han suscrito compromisos de liberalización del comercio relacionado con la cultura con otros Países Signatarios, tener acceso a un procedimiento de reevaluación de tales obligaciones que les permita recuperar una mayor latitud para apoyar su cultura.”

Por la Coalición, el artículo 13, que apunta a balizar el comportamiento de los Estados Partes en la Convención de la UNESCO “cuando aquellos suscriben un compromiso internacional” en el marco de otros instrumentos, es una cuestión de equidad. Es necesario reforzar este artículo para que pueda desempeñar un papel clave, de manera que la Convención se convierta realmente en el instrumento jurídico internacional de referencia, una referencia que los Países Signatarios podrán hacer valer frente a otros Países Signatarios como fundamento de su negativa a asumir compromisos de liberalización contrarios a los objetivos de la Convención .

En cuanto al artículo 24, la Coalición sostiene que “si la Convención de la UNESCO debe tener un estatus legal igual al de los tratados internacionales de comercio, es imperativo que su mecanismo de solución de controversias tenga, en forma paralela, un peso igual y una arquitectura similar a los mecanismos que se encuentran en esos tratados comerciales. En ausencia de tal mecanismo, será prácticamente imposible hacer de la Convención el instrumento legal de referencia para la solución de controversias en materia de políticas culturales”. La Coalición también propone que la Convención de la UNESCO incluya una disposición que establezca el compromiso formal de los Estados Partes de recurrir a los mecanismos previstos en la Convención para resolver las controversias, de manera que el alcance real de la Convención no resulte minado por la acción de los Estados Partes que desearían, a pesar de todo, continuar solucionando sus controversias en las instancias procesales del comercio internacional. [05-01]

  • Intervención de Pierre Curzi (francés)
  • Comentarios de la Coalición sobre el anteproyecto de Convención (francés)