Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

La Red Internacional para la Diversidad Cultural (RIDC) celebra la adopción de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO

RIDC, Ottawa , 21 octobre 2005 – 2005/10/21

En este comunicado de prensa publicado el 21 de octubre pasado, la Red Internacional para la Diversidad Cultural (RIDC) destaca que, desde 2000, ha estado entre los primeros en la campaña por la defensa de un convención sobre la diversidad cultural legalmente ‘apremiante’ para frenar las presiones crecientes sobre las políticas culturales que están en juego en los acuerdos bilaterales y multilaterales de comercio. A este respecto, felicita a la UNESCO y a sus miembros por la adopción de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO .

La RIDC y sus miembros organizacionales de todas las partes del mundo –más de 400 organizaciones culturales no gubernamentales de 71 países– se alegran del impresionante apoyo de los 148 países que votaron a favor del texto final. Este nuevo instrumento jurídico reconoce el valor de la diversidad cultural para el bienestar de las naciones por todo el mundo, admitiendo también que los bienes y servicios culturales tienen más que un valor económico. Pero la RIDC afirma que la Convención no es más que un primer paso en una larga campaña para alcanzar la diversidad cultural y evitar la erosión continua, en los tratados de comercio y de inversiones, del derecho de los Estados a apoyar a sus propios artistas y productores.

A este respecto, el Director General de la RIDC, Sr. Garry Neil, declara que “el sólido apoyo a la Convención constituye un hito en la historia del movimiento sobre la diversidad cultural, y nos sentimos orgullosos del papel que desempeñaron la RIDC y los otros grupos de la sociedad civil para llegar a esta etapa. Pero aún queda mucho por realizar. La sociedad civil debe seguir jugando un papel activo durante la próxima fase y hacemos hoy un llamamiento a todos los Estados que votaron a favor de la ratificación de la Convención para lograr que sea lo más eficaz posible y se comprometan a sostener la diversidad cultural , ya sea en su propio territorio o en otros lugares del mundo”.

De hecho, la RIDC insta a los gobiernos para que colaboren unos con otros, con la sociedad civil, las instituciones intergubernamentales y sus propios artistas y productores culturales para realizar la verdadera promesa de dicha Convención. “Al fin y al cabo, hemos de colaborar para luchar contra las presiones continuas de los que quieren que los bienes y servicios culturales permanezcan únicamente bajo la égida de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y bajo la jurisdicción de los tratados regionales y bilaterales de comercio. Hemos de velar para que los países en desarrollo dispongan de los recursos necesarios para dar a conocer su historia, sus músicas y sus otras obras artísticas a sus públicos locales y a escala mundial”. Asimismo, la RIDC incita a los gobiernos a incluir disposiciones de la nueva Convención en sus acuerdos culturales bilaterales y multilaterales. “La Convención establece únicamente normas mínimas y queremos que los países más ricos del Norte se comprometan específica y concretamente para con los países del Sur, a fin de ayudarlos a desarrollar industrias creativas y a dotarse de instrumentos culturales eficaces”, prosigue el Sr. Neil.

Por otra parte, la RIDC exhorta a los ministros de Cultura, reunidos en la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC), a seguir implicados en esta labor. La cultura se encuentra en todas las dimensiones de la gobernabilidad, incluyendo el comercio, la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos, y sólo empezamos a entender todas estas ramificaciones. La RIPC debe reforzar su voluntad de seguir adelante. Debe incrementar la adhesión de sus miembros y prepararse para la próxima etapa del trabajo sobre la diversidad cultural en la UNESCO, así como para el importante trabajo que se ha de llevar a cabo entre los ministros de Finanzas y de Comercio y los jefes de gobierno.