Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

La Francofonía se congratula de la adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales a la UNESCO y hace un llamamiento para su rápida ratificación

Abdou Diouf, Secrétaire général de l’Organisation internationale de la Francophonie (OIF), Paris, le 21 octobre 2005 – 2005/10/21

El Secretario General de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), Sr. Abdou Diouf, manifestó su satisfacción por la adoption, por la Plenaria de la 33 a Conferencia general de la Unesco, de la Convención internacional sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, para la cual la Comunidad francófona se movilizó enérgicamente. A este respecto declaró: “Esta adopción es la prueba de que la cultura no es una mercancía como las demás. La Convención debe incitar a los países signatarios a definir e implementar políticas culturales ambiciosas. Me alegra observar que este texto contiene disposiciones concretas que deberían de propiciar el desarrollo cultural de los países del Sur”. Acto seguido, el Sr. Diouf hizo un llamamiento a todos los miembros de la OIF para que ratifiquen amplia y rápidamente el texto de la Convención: “ La Francofonía proseguirá su movilización al servicio de la diversidad cultural en el transcurso de los próximos años. Es una de las condiciones para que surjan industrias culturales viables, particularmente en los países del Sur que aún no hayan valorizado su patrimonio y sus creadores”, declaró.

El comunicado de la OIF, publicado con este motivo, hace especial hincapié en que la diversidad cultural ha sido una prioridad estratégica de la acción de la Francofonía, que ha desempeñado un papel de precursor en este asunto: “Ya en 1993, durante la Cumbre de Mauricio, la Francofonía se pronunció a favor de la excepción cultural. En 1999, en Moncton, los jefes de Estado y de gobierno afirmaron el derecho, para cada Estado y gobierno, a definir libremente sus políticas culturales. El 15 de junio de 2001, al final de la 3ª Conferencia Ministerial sobre Cultura, organizada en Cotonou, los ministros de la OIF lanzaron, por primera vez, un llamamiento para la creación de un instrumento jurídico sobre la diversidad cultural. En Beirut, en 2002, y luego en Ouagadougou, en 2004, los jefes de Estado y de gobierno de la Francofonía decidieron implicarse activamente en favor de la adopción por la Unesco de un convención internacional sobre la Diversidad cultural. Desde entonces, la Francofonía ha llevado a cabo su acción, en colaboración con sus copartícipes de los demás grandes espacios lingüísticos y los foros y ámbitos internacionales de la sociedad civil, como la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC). Asimismo, ha cooperado estrechamente con las coaliciones para la diversidad cultural, que reúnen al conjunto de los actores del mundo cultural en 31 países”.