Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO : " Esta convención muy importante no es una culminación. No hay que arriar bandera"

Communauté française de Belgique, Bruxelles, le 21 octobre 2005 – 2005/1021

 Al día siguiente a la votación ‘histórica’, en la UNESCO, de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, tres ministras de la Comunidad francófona de Bélgica invitaron a la prensa a congratularse de esta adopción: son las Sras. Marie Arena, Ministra-Presidenta, Fadila Laanan, Ministra de Cultura, e Marie-Dominique Simonet, Ministra de Relaciones exteriores. Pusieron de relieve el papel importante de la Comunidad en la adopción de este texto, pese al intenso cabildeo estadounidense, y elogiaron el trabajo de ‘hormigas’ de sus expertos. “Pero, declararon, esta convención defensiva, muy importante, que permite seguir otorgando subsidios para nuestra identidad cultural, no es una culminación”: “No hay que arriar bandera” pues, para que la Convención llegue a la vigencia, será menester que la ratifiquen por lo menos 30 países. Esto parece caer por su propio peso , pero el cabildeo estadounidense podría continuar hasta el final y hacer tambalear a algunos parlamentos nacionales.

En efecto, no se ha fijado ningún límite de tiempo, pero el año 2010 es la fecha tope, con la finalización de la exención cultural otorgada por la OMC. Entre tanto, las mayorías parlamentarias pueden cambiar. Es probable que se logren 30 ratificaciones, pero es preciso que emanen de países ‘significativos’: “En Bélgica, donde los partidos de todas las tendencias se muestran favorables a ello, el calendario será de un año, afirman. En la Unión, ¿es seguro que la ratificarán los 25? En algunos, como el Reino Unido, Alemania y los países del Este, son numerosas las incertidumbres. Mientras que Condoleeza Rice toca una cuerda sensible al escribir que “la Convención atenta contra los derechos humanos”, Estados Unidos no repara en medios y mantendrá su boicot para salvar los beneficios de Hollywood”.

Por lo tanto, hay que tomar medidas ‘ofensivas’ para apoyar las culturas, pues ¿para qué serviría una convención que preservase la diversidad cultural si un país no puede proponer producciones culturales? , se preguntan las ministras. Esto concierne, en primer lugar, al apoyo a las culturas de los países más pobres y más amenazados por la globalización de la cultura. A este respecto, Bélgica aceptó, en París, participar en un Fondo internacional para la diversidad cultural para los países del Sur: “La participación en este fondo se llevará a cabo sobre una base voluntaria, explica la Sra. Simonet. Pero considero que, pese a nuestras dificultades presupuestarias, habremos de ser coherentes y contribuir al mismo”. Por otra parte, el otro reto consiste en “proseguir el trabajo a escala europea, para evitar que una nueva versión de la directiva Bolkenstein reduzca, en Europa, la cultura a la esfera mercantil. También aquí se tratará de ser coherentes y lograr que los 25 europeos comprendan que si votan una Convención en la UNESCO, deberán aplicar la misma política a escala europea”.

Pues bien, recuerda la Sra. Fadila Laanan, “no se trata de estar opuestos al cine estadounidense que a todos nos gusta, sino de permitir que también los creadores de nuestro país –y de otros países– se den a conocer”. La diversidad de las culturas es un enriquecimiento de la mente”. Haciendo hincapié en el fruto de una política pública que permitió propulsar las artes belgas a escala internacional (…), las tres ministras reiteraron su deseo de continuar practicando sin descanso un intenso lobbying internacional. Y la Ministra-Presidenta, Sra. Marie Arena destacó: “Aunque Bélgica es un país pequeño a escala internacional, su influencia es considerable: nuestros expertos son escuchados, nuestra proyección cultural se va afirmando. Permaneceremos a la cabeza de la lucha por la diversidad cultural (…). La Comunidad pretende jugar un papel de acicate para los otros Estados miembros”, indica.