Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

La adopción de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: “ Permitir que los Estados apoyen su cine ”

Bernard Gournay, membre de la commission française à l'Unesco, Paris, le 21 octobre 2005 – 2005/10/21

En una entrevista otorgada al LeNouvel Observateur, Sr. B ernard Gournay, miembro de la Comisión francesa en la UNESCO, autor de "Exception culturelle et mondialisation" - Presses de Sciences Po, 2002 (Coll. La bibliothèque du citoyen) , destaca los objetivos de la Convención sobre la diversidad de las expresionesculturales adoptado a la Unesco. Según el Sr Gournay, el primer objetivo de la misma es “dar a todos los Estados la posibilidad de mantener su cine, su televisión y su radio frente a la OMC. Pero no basta con reconocer este derecho; hace falta que los Estados puedan producir películas o posean cadenas televisivas o estaciones de radio públicas. Es el derecho, para la televisión o la radio, de ser apoyada por los poderes públicos, lo cual es una enorme batalla a escala internacional. Murdoch, cuyo gran mérito es ser franco, ya declaró: “¡Muerte a la BBC !”, explicando que hacía falta que se pusiera fin a las subvenciones públicas a la cadena británica o, de no ser así, que también se las otorgaran a él. La ambición de la Convención es permitir que todos los países utilicen los medios modernos para el desarrollo de su cultura y que todos los artistas puedan producir. También es preciso que se mantengan los sistemas de ayudas internacionales. Se sabe que la Unión Europea financia el cine africano, que el Consejo de Europa ayuda a los países del Este a reanudar su producción cinematográfica, y la Convención permite mantener estas ayudas y crear otras nuevas”.

Asimismo, agrega, “es frecuente que el problema de la diversidad cultural no esté bien percibido. Este Convención aborda ‘la diversidad cultural y la expresión artística’, por lo tanto seguramente el teatro, la pintura, la danza, es decir la expresión artística, pero también la diversidad cultural en un sentido amplio que engloba las tradiciones nacionales. Acerca de este punto, los estadounidenses afirmaron inmediatamente que la UNESCO deseaba fomentar tradiciones heredadas de un pasado contrarias a los derechos humanos, haciendo alusión a la excisión, que todavía se practica en algunos países africanos, o el hecho de quemar a mujeres en la India. Pero la UNESCO contestó con mucha claridad que nunca contribuiría a perpetuar tradiciones contrarias a los derechos humanos. El objetivo de la Convención es permitir que todas las comunidades humanas se expresen e intercambien, considerando cada uno al otro como su igual. Esto es de lo que, según parece, los estadounidenses no quieren ni oír hablar”.

Por otra parte, el Sr. Gournay encuentra ‘ridículo’ el argumento invocado por Estados Unidos para votar contra la Convención, y según el cual la Convención, al elogiar el particularismo, puede desembocar en una especie de empobrecimiento cultural. Para él, “ la Convención no cambiará nada en la circulación de la cultura, y en particular de las películas, lo cual es el gran temor estadounidense. Las cadenas televisivas privadas y las salas de cine seguirán difundiendo filmes estadounidenses; también se podrán encontrar los DVD que se deseen en los comercios. Esto no cambia nada. Tal vez se impongan cuotas de pantalla para las películas europeas, pero se pregunta dónde está el freno para la difusión de filmes estadounidenses.