Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Para recordar: Los países en desarrollo y el proyecto de convención internacional sobre la diversidad cultural - Junio de 2003

En el momento de abrirse la XIe Cumbre de la Francofonía, a llevarse a cabo en Bucarest, Rumania, del 26 al 29 de septiembre, en la que se intensificará la campaña de movilización con el fin de promover la ratificación de la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales por los Estados Miembros de la Francofonía, conviene destacar los desafíos que esta ratificación implican para los Estados Miembros y, en particular, para los países en desarrollo.

Al respecto, entre una serie de crónicas escritas para el Ministerio de Cultura y Comunicaciones de Quebec, el Sr. Ivan Bernier, profesor emérito en la Facultad de Derecho de la Universidad Laval, en la Ciudad de Québec, Canadá, y es uno, en particular, de los expertos independientes designados por el Director General de la UNESCO para elaborar el anteproyecto de esta convención, publicó, en junio de 2003, un excelente estudio sobre el tema, que aún hoy sigue siendo de actualidad.

En ese estudio, el autor señala lo siguiente: "A primera vista, el tema de la preservación de la diversidad cultural frente a la mundialización de la economía y la liberalización de los intercambios puede parecer bastante distante de las preocupaciones inmediatas de los países en desarrollo; incluso cuando estos últimos se interesan sobre la diversidad cultural, ese interés se debe, en primer lugar y ante todo, a que la misma les crea problemas internos, cuya solución se percibe como ligada a la mejora de su situación económica. De allí a concluir que para los países en cuestión la necesidad de una convención internacional sobre la diversidad cultural se encuentra lejos de ser evidente, no hay más que un paso. Pero es necesario asegurarse de no sacar esta conclusión demasiado rápido porque (…) ella se basa en una visión reductora del interés de los países en desarrollo, que no toma en cuenta la contribución de la cultura al desarrollo económico e ignora los riesgos que la liberalización acelerada de los intercambios comerciales hace pesar sobre el desarrollo cultural de esos países".

Para ello, el Sr. Bernier pone en tela de juicio la contribución de la cultura al desarrollo económico y, a la vez, el impacto de la liberalización del comercio en la diversidad cultural, para finalmente sostener que el desarrollo cultural no puede seguir en el orden de prioridades al desarrollo económico, ya que uno y otro están vinculados íntimamente.

Este estudio se encuentra disponible en nuestro sitio Web