Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

El Primer Ministro de Québec aboga por un tratado de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea ─ 2007/01/19

De paso por el Foro Económico Mundial, que se llevó a cabo en Davos (Suiza) del 24 al 28 de enero de 2007, el Primer Ministro de Québec, Sr. Jean Charest, y el Ministro de Desarrollo Económico, Innovación y Exportación del Gobierno de Québec, Sr. Raymond Bachand, manifestaron su deseo de iniciar discusiones para llegar a la firma de un tratado de libre comercio entre Canadá y la Unión Europea. El Sr. Charest declaró: “Hace 10 años, la integración de Canadá en la estrategia transatlántica de la Unión Europea aparecía como un objetivo ineludible. La evolución del entorno internacional desde esta fecha hace que hoy este objetivo sea aún más pertinente. En la medida en que la Unión Europea trabaje para reforzar sus vínculos con Estados Unidos y desarrollar nuevas alianzas con otras regiones del mundo, la relación con Canadá debe ser reforzada también.” Un documento de información del Gobierno de Québec que trata sobre la perspectiva de un “tratado de libre comercio” y cooperación económica entre Canadá y la Unión Europea precisa que “Québec, habida cuenta de su sensibilidad con respecto a un conjunto de temas sociales, culturales y ambientales, desea laborar más intensamente con los países de la Unión Europea. Por ejemplo, hemos realizado grandes esfuerzos, de consuno con el gobierno federal, en favor de la implantación de una convención sobre la diversidad cultural en el seno de la UNESCO. Esto muestra nuestro compromiso en elaborar soluciones comunes e ilustra claramente la índole de las concertaciones que se puedan considerar en el futuro.” En un comunicado difundido el 26 de enero de 2007, el ministro Bachand insistió para destacar que “éste deberá ser un tratado de nueva generación, que luche, en particular, contra los obstáculos a las inversiones y propicie el comercio de bienes y servicios . Asimismo, podrá abordar el desarrollo sostenible, la movilidad de los bienes y las personas, el reconocimiento de las competencias y la cooperación científica y técnica.” Recordando que el enfoque de la negociación debería ser lo suficientemente flexible y abierto como para permitir que se agregasen negociaciones sectoriales en paralelo y como anexo al tratado más amplio, el comunicado añade que un “eventual tratado deberá prestar una particular atención a la protección y a la promoción de la diversidad cultural”.

Fuente: