Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Discurso del Director General de la UNESCO, como introducción al debate de política general con motivo de la 34ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO

El 17 de octubre de 2007, el Director General de la UNESCO, Sr. Koichiro Matsuura, pronunció un discurso como introducción al debate de política general con motivo de la 34ª sesión de la Conferencia General de la UNESCO. Se trata de un discurso de gran importancia en el cual el Director General hace el balance de las grandes realizaciones de la UNESCO, su misión, sus orientaciones acerca de las acciones futuras y sus orientaciones presupuestarias.

En las líneas que siguen, en relación con el tema de nuestro Boletín, llamamos la atención de nuestros lectores sobre los elementos del discurso del Sr. Matsuura que abordan la cuestión de la diversidad de las expresiones culturales. No obstante, los invitamos a informarse sobre todos los temas abordados por el Director General consultando la versión íntegra de su discurso .

Durante su intervención, el Sr. Matsuura recordó, entre otras cosas, los fundamentos de la misión de la UNESCO. A este respecto, destacó que “el imperativo global consistente en contribuir a la edificación de la paz, a la eliminación de la pobreza, al desarrollo sostenible y al diálogo intercultural, y que sigue siendo de una actualidad y una urgencia cruciales, constituirá nuestro enunciado de misión como Organización.”

El Sr. Matsuura presentó luego los cinco grandes objetivos estratégicos que perseguirá la UNESCO y que constituirán la trama de la acción de su organización. La promoción de la diversidad cultural figura entre estos objetivos. A este respecto, el Sr. Matsuura declaró que “… pero el desarrollo y el diálogo son, antes que nada, proyectos humanos. Promover la diversidad cultural, el diálogo intercultural y una cultura de la paz equivale a reconocer que la cultura acompaña toda la actividad humana y que es indisociable del desarrollo. Es también demostrar la importancia de los intercambios y del diálogo para la cohesión social y la reconciliación y dar todas las oportunidades a la instauración de una verdadera cultura de la paz.”

El Sr. Matsuura prosiguió presentando las cinco funciones específicas a través de las cuales la UNESCO sustentará su plan de acción. Afirmó que una de las primeras funciones que se le reconocen a la UNESCO es la de “laboratorio de ideas”. Sobre este tema, el Director General declaró: “Con ello se entiende la capacidad de la Organización para iniciar, en sus diferentes campos de competencia, debates en el seno de la comunidad internacional sobre temas globales de forma informada, crítica y reflexiva. Y a este respecto, las comisiones nacionales, las cátedras, los centros e institutos son copartícipes insustituibles. (…) La manera en que podemos integrar los principios de la diversidad cultural y del diálogo intercultural en las políticas del desarrollo sostenible es otro ejemplo de ello. Se trata de un verdadero reto para nuestra Organización, que ha iniciado una importante labor de reflexión y esclarecimiento de los conceptos sobre la dinámica de las culturas. Este trabajo continúa hoy día en el marco de la preparación del próximo Informe Mundial sobre la Diversidad Cultural y de todos nuestros trabajos sobre el diálogo intercultural”, afirmó el Sr. Matsuura.

El Director General puso luego de relieve que otra de las cinco funciones que cumple la UNESCO desde su creación es la “función normativa”. Sobre este tema, declaró: “El área de la cultura ha estado particularmente implicada, con la Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural, en 2001, la Convención sobre el Patrimonio Cultural Subacuático en ese mismo año, y luego, en 2003 aquélla sobre el patrimonio inmaterial, así como la Declaración relativa a la destrucción intencional del patrimonio cultural, y por último la Convención sobre la Diversidad de las Expresiones Culturales, en 2005. Estas dos últimas convenciones han obtenido un éxito excepcional, tanto por la rapidez de su entrada en vigor como por el número de sus ratificaciones –con 82 Estados Partes para la Convención de 2003 y 70 para la de 2005, respectivamente. Los trabajos de elaboración de sus directivas operacionales van por buen camino y ambas deberían de empezar pronto a cumplir sus promesas, precisó el Sr. Matsuura.

El Director General recordó luego que, en cambio, la Convención de 2001 no tiene más que 15 Estados Partes hasta la fecha, y por ello aún no ha entrado en vigor. “Es para mí, pues, la ocasión de apelar a ustedes para que ratifiquen cuanto antes dicha Convención, que no merece el desafecto del cual es objeto”, recalcó. Recordando que, de las 35 Convenciones adoptadas desde la creación de la Organización, 22 conciernen al área de la cultura, el Sr. Matsuura declaró: “Así pues, la UNESCO está dotada de una base normativa exhaustiva, apta para proteger y promover, de forma complementaria, los múltiples aspectos de la diversidad cultural.”

Fuente: