Diversidad cultural

Comunicados / discursos / declaraciones

Futuro Acuerdo Canadá/Unión Europea: el Gobierno de Canadá insiste en aplicar la exención cultural pero la UE exigiría aperturas en el sector de la edición

Ante el Comité Permanente del Patrimonio Canadiense, el pasado día 31 de enero, el Ministro de Comercio Internacional, Sr. Peter Van Loan, reiteró la voluntad del gobierno canadiense de obtener una exención general para las industrias culturales en el marco de las negociaciones entre Canadá y la Unión Europea, a fin de llegar a un Acuerdo Económico y Comercial Global (AECG). De entrada, el Ministro hizo un paralelo entre el compromiso de Canadá a favor de la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales de la UNESCO y su posición para una exención cultural en el marco de las negociaciones de acuerdos de comercio. Más adelante, contestó a numerosas preguntas. De aquellos intercambios resaltaron particularmente dos temas: por supuesto, la exención cultural solicitada por Canadá en el marco del AECG y la posición de la Unión Europea, que pediría más bien aperturas de mercado en el sector de la edición. Les presentamos aquí algunos extractos significativos de las palabras pronunciadas por el Ministro Van Loan y los invitamos a consultar la integralidad de los intercambios que están ya disponibles en línea en francés y en inglés.

  • En cuanto a la exención cultural solicitada por Canadá

“[…], hemos sido un líder mundial en lo que se refiere a la elaboración y a la aplicación de políticas y de convenciones en las Naciones Unidas, en particular la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Como ustedes ya lo sabrán, la Convención reconoce la importancia de la diversidad cultural para el desarrollo económico y social internacional. Dicha convención reconoce a los países como Canadá el derecho de adoptar medidas y políticas para proteger y promover la diversidad de sus expresiones culturales.”

“Puedo asegurar a los miembros de este Comité, así como a todos los canadienses, que conservaremos intacta nuestra capacidad respectiva de proseguir nuestros objetivos nacionales en materia de política cultural en todos los tratados comerciales que concluyamos en la Unión Europea. Nuestro gobierno se mantiene firmemente empeñado en la defensa de nuestros intereses culturales, incluso en el marco de nuestros tratados comerciales.” […]

“Queremos una exención completa, y no creo que este tema esté en juego. En teoría, todo está en juego, pues se trata de una amplia negociación, pero queremos una exención cultural total, y estamos bastante seguros de obtener la plena protección de las industrias culturales canadienses.” […]

  • En cuanto a las exigencias de la UE en el sector de la edición

“El único punto que se planteó concierne al apoyo del cual se beneficia el sector de la edición, gracias a diversos programas. Lo que desea la Unión Europea es poder beneficiarse del mismo tipo de ayuda o que dejemos de brindar dicho apoyo a este sector. Hemos alegado que deseamos mantener estos programas y queremos que formen parte de la exención, de modo que podamos ayudar a nuestra industria de la edición y la cultura canadiense.” […]

“ […], es decir que hay un solo punto en el plano del fondo relativo al cual la Unión Europea ha fijado una exigencia, a saber, la cuestión de las subvenciones o los programas cuyo objetivo sea respaldar el sector de la edición.” […]

“ […], opinamos, como lo demuestra la posición que hemos adoptado, que todo lo que ponga en peligro estos programas o apunte a su eliminación tendría consecuencias negativas sobre nuestra industria de la edición. Esta es la razón por la cual alegamos, en el marco de las negociaciones, que deseamos mantener estos programas.”

Por otra parte el pasado día 7 de febrero, le tocaba al Director General de la Coalición para la Diversidad Cultural y Secretario General de la Federación Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural, Sr. Charles Vallerand, presentarse ante el Comité Permanente del Patrimonio Canadiense para discutir sobre el trato que se da a la cultura en el marco de las negociaciones para un AECG Canadá - UE. De entrada, el Sr. Vallerand estableció un vínculo entre la Convención de la UNESCO sobre la Diversidad Cultural y las negociaciones en curso entre Canadá y la UE, haciendo hincapié en lo siguiente:

“Lo que nos interesa hoy día es sobre todo que esta Convención de la UNESCO tenga todo su peso jurídico y político con relación a los demás instrumentos internacionales. En su origen, la idea misma de la Convención era desarrollar un instrumento jurídico totalmente nuevo para hacer contrapeso y enmarcar el carácter específico y particular de la cultura, que es un bien, un servicio cuyo valor comercial se reconoce, pero también y sobre todo el valor cultural. Hoy se trata de establecer este valor jurídico, de establecer una jurisprudencia. Por ello es tan importante esta negociación comercial, puesto que el Gobierno Canadiense ha fijado, de entrada, su deseo de ver de forma moderna, amplia y extensa esta relación comercial con un socio económico muy importante. […]

Ustedes comprenderán que estamos siguiendo el caso con gran interés, porque sería una pena que lo que se ganó con la Convención se perdiese o quedase debilitado por lo que pudiera negociarse con el tratado de libre comercio.”

En su introducción, también destacó que el destino de la cultura no parecía estar sellado todavía en estas negociaciones:

“Por desgracia, hay que constatar que prosigue la negociación y que las discusiones están entrando en lo que se llama ‘los momentos más difíciles’ sobre los temas que quedan por solucionar. El expediente de la cultura está aún sobre la mesa. Es evidente que no era tan fácil como nos lo hubiéramos podido imaginar entendernos con la Unión Europea sobre el tema de la exención cultural. […]

[…], comprendemos que la Unión Europea y los negociadores tengan otra manera de entender la exención cultural y hagan preguntas, que traten de captar cómo podemos ver dicha exención y cómo se aplicaría en el conjunto del acuerdo. Es evidente que son preguntas algo sorprendentes, puesto que la Unión Europea ratificó la Convención de la UNESCO y que 26 de los 27 Estados miembros lo hicieron también. Se trata de un socio que toma muy a pecho la diversidad de las expresiones. ¿Por qué se hacen estas preguntas sobre la exención cultural cuando hace ya veinte años que se conocen perfectamente la práctica y el enfoque de Canadá? Se piden aclaraciones. Habremos de dar esclarecimientos y, esperémoslo, tranquilizar a los europeos para llegar a un acuerdo. Estamos dispuestos y hemos ofrecido nuestra colaboración y nuestra experiencia para llegar al fondo de estas cuestiones que se plantean nuestros amigos europeos.

En nuestra opinión, no es porque la Unión Europea hace preguntas que tengamos que cambiar de actitud o tener deseos de concluir un acuerdo a cualquier precio. Bien al contrario, hasta la fecha, Canadá ha dado verdaderamente pruebas de liderazgo y debe seguir actuando de la misma forma.”

Invitamos a nuestros lectores a consultar el acta íntegra de los intercambios entre el Sr. Vallerand y los miembros del Comité.

Fuentes: