Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

"La batalla de la diversidad cultural: una batalla, no de una guerra!"

Sr. Ivan Bernier, Profesor Emérito en la Facultad de Derecho de la Universidad Laval y miembro del Comité de Expertos Independientes de la UNESCO , verano 2004.

¿Debe la diversidad cultural ser objeto de una convención internacional de la UNESCO o seguir siendo de la incumbencia de la OMC? Los retos concretos de esta lucha son explicados por el Profesor Bernier en este número 3 de las separatas de la Sociedad Suiza de Autores (SSA). Partiendo de la génesis y de la naturaleza del conflicto el Sr. Bernier explica por qué hay que propiciar la diversidad cultural, por una parte, describiendo la OMC en el marco de la cual se considera la diversidad cultural como un obstáculo a los intercambios comerciales y, por otra, analizando la UNESCO que considera la diversidad cultural como un fin en sí. Afirma, entre otras cosas, que esta batalla de la diversidad cultural dista mucho de estar ganada. Sin embargo, destaca que se trata de una batalla, y no de una guerra. A este respeto, escribe: “Además del argumento del carácter proteccionista del proyecto de convención que se está discutiendo en la UNESCO, se corre el riesgo de que Estados Unidos haga valer también que el proyecto va en contra del principio de libre circulación de la información (exactamente como lo hizo en los años 1970-1980 para desacreditar el proyecto de nuevo orden mundial de la información y la comunicación preconizado entonces por la UNESCO). Pues bien, el objetivo de la convención contemplada no es limitar la circulación de la información sino, por el contrario, permitir que cada individuo participe de la vida cultural de su comunidad, un derecho fundamental reconocido en el artículo 27 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Si el proyecto de convención sobre la diversidad cultural fracasara, en lo sucesivo el derecho a la expresión cultural debería discutirse exclusivamente en las instancias con vocación comercial. Los primeros afectados serían los creadores y los autores, que verían la intervención del Estado a favor del desarrollo cultural cada vez más restringida, debido a consideraciones estrictamente comerciales”. En estas circunstancias, recalca que no sorprende saber que, en estos últimos años, se ha constituido un gran número de coaliciones nacionales por la diversidad cultural, que reúnen a profesionales de la cultura de diversas áreas, con el fin de defender, tanto a escala nacional como internacional, el lugar y el papel de la expresión cultural como lenguaje de comunicación social. Y advierte que, de hecho, sólo el apoyo decidido de los profesionales de la cultura permitirá que se gane la ‘batalla de la diversidad cultural’.

Como complemento de este estudio, la contribución del Sr. Marc Wehrlin, director suplente de la Oficina Federal de Cultura, informa sobre la posición de Suiza en materia de diversidad cultural. (Disponible en francés y alemán)