Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

Le cinéma ibérique entre espoir et promesses – Enquête

Le Film français , 24 septembre 2004 - 2004/09/24

En esta encuesta que llevó a cabo para Le Film français, la Sra. Hélène Cobo, destaca que en vísperas de la inauguración del 52º Festival Internacional de San Sebastián, que se celebró del 16 al 25 de septiembre de 2004, las expectativas de los productores españoles están a la altura de las esperanzas que ponen en un nuevo gobierno, particularmente preocupado por la excepción cultural. En su opinión, todo comenzó durante la ceremonia de entrega, en enero de 2003, de los premios Goya (equivalentes de los ‘César’ en Francia), punto de arranque de una movilización sin precedente del medio del cine contra la implicación de España en la guerra de Irak. Ese movimiento de protesta se ampliaría a lo largo de los meses para desembocar en la creación de una plataforma por la defensa del cine español, que reunió a una veintena de entidades profesionales, denunciaba la competencia desleal del cine estadounidense y proponía unas quince medidas de urgencia destinadas a ayudar a la cinematografía local.

Ante la ausencia de respuesta a estas reivindicaciones, la Sra. Cobo declara que el sector recibió con esperanza el cambio de gobierno que sucedió en el pasado mes de marzo. En cuanto llegó al poder, el nuevo equipo gubernamental multiplicó las declaraciones en favor de la defensa de la excepción cultural. La nueva Ministra de Cultura, Sra. Carmen Calvo, logró que el consejo de ministros adoptase, a principios de julio, un decreto sobre la aplicación de una ley de 1999 que obliga a las cadenas de televisión a invertir el 5% de su volumen de negocios en la producción de filmes europeos. El 60% de dicha suma deberá destinarse a la producción nacional, en uno de los cuatro idiomas oficiales de España. Según la Sra. Cobo, si bien esta obligación provocó la ira de los operadores de televisiones privadas, fue recibida con particular satisfacción por los productores independientes, como lo afirma la FAPAE (Federación de Productores Españoles): “Este decreto debería de ayudar al cine español a desarrollar proyectos más ambiciosos y a consolidar una base industrial para la producción cinematográfica y audiovisual”.

No obstante, si bien les productores más fuertes logran ser distribuidos por los estadounidenses con considerables presupuestos de mercadotecnia, los más débiles no resisten a la competencia impuesta por los estudios de Estados Unidos en el mercado español. La falta de medios económicos en un mercado estrecho es uno de los mayores problemas del cine español, agravado por una atomización de la producción. Desde hace algunos años, la insuficiencia de recursos lleva al cine español a internacionalizarse y a desarrollar la coproducción que le permite, además, acceder a los programas Eurimages e Ibermedia. Quedan las ayudas públicas que han ocupado el centro de los debates políticos en España en los últimos meses. Pese a que el monto global de estas ayudas ha progresado regularmente desde hace unos años, los atrasos de pagos acumulados por el anterior gobierno han contribuido a fragilizar la industria española. Mientras los profesionales piden que se revisen totalmente los mecanismos de apoyo a la cinematografía local, debería de adoptarse una nueva ley sobre la industria audiovisual. La Sra. Cobo concluye que, si bien el conjunto de la profesión concuerda en que el cine español está atravesando por un período de transición, todos esperan con impaciencia los primeros indicios de cambio. (Disponible en francés)