Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

Les récents accords de libre-échange conclus par les États-Unis : une menace à la diversité culturelle

Centre études internationales et mondialisation / Institut d’études internationales de Montréal, Université du Québec à Montréal, le 18 juin 2004 - 2004/06/18

En este informe presentado a la Agencia Intergubernamental de la Francofonía (AIF), los autores, el señor Gilbert Gagné, profesor del Departamento de Estudios Políticos de la Universidad Bishop's, director del Grupo de Investigación sobre la Integración Continental, el señor René Côté, profesor del Departamento de Ciencias Jurídicas y Vicedecano de la Facultad de Ciencias Políticas y Derecho de la Universidad de Quebec en Montreal, el señor Christian Deblock, profesor del Departamento de Ciencias Políticas y Director del Centro de Estudios Internacionales y Mundialización de la Universidad de Quebec en Montreal, evalúan en qué medida los recientes tratados de libre comercio (TLC) que Estados Unidos de América concluyó con Singapur, Chile, Australia, América Central y Marruecos afectan la posibilidad para esos países de proseguir con sus políticas culturales. Más allá de estos tratados, el primer objetivo del informe consiste en determinar en qué medida los tratados podían poner en cortocircuito los esfuerzos desplegados por la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) con el fin de favorecer la diversidad cultural y, en particular, las negociaciones llevadas a cabo bajo los auspicios de la UNESCO, destinadas a lograr una convención internacional sobre la protección del contenido cultural y expresiones artísticas.

Las principales conclusiones que los autores sacan de los cinco recientes TLC, analizados desde el punto de vista de su impacto en la capacidad de los Estados en cuestión, y, por extensión, de la comunidad internacional, para favorecer la diversidad cultural, se basan en un estudio de las principales disposiciones pertinentes que se encuentran en esos tratados referidos a la inversión, la propiedad intelectual, el comercio electrónico y los servicios. Los autores se indagan especialmente sobre las disposiciones que corren el riesgo de obstaculizar la capacidad de los Estados de proseguir con sus políticas culturales. Lo que resulta claro del estudio, dicen, “es la propia idea de excepción cultural que es atacada severamente”. Por eso sostienen: “Si las medidas financieras de apoyo a las políticas culturales fueron exceptuadas de los tratados, también es el caso de las medidas de subvención en general. Por su parte, la posibilidad de tomar medidas reglamentarias se encuentra muy circunscrita. Ahora bien, los esfuerzos perseguidos a nivel internacional en favor de la diversidad cultural tienen por objeto, entre otras cosas, garantizar que los Estados puedan recurrir a una amplia variedad de instrumentos, tanto financieros como reglamentarios, con el fin de responder a los retos que representa la mundialización para las culturas nacionales”.

En la conclusión del informe, los autores destacan que la principal consecuencia de los recientes TLC firmados por Estados Unidos es limitar de manera acentuada el abanico de medidas que un Estado puede adoptar con el fin de preservar su cultura nacional: “Para los Estados en cuestión y, por extensión, para la comunidad internacional, esto equivale a estar obligados a pagar para preservar la diversidad cultural. Ahora bien, se sabe que la mayoría de los países del mundo cuentan con medios financieros limitados para promover y defender su cultura en el marco de la mundialización. Tales conclusiones no auguran nada bueno en cuanto a los esfuerzos actuales destinados a lograr una convención internacional sobre la diversidad cultural. Por lo tanto, resulta esencial en primer lugar que, en sus esfuerzos en favor de la diversidad cultural, la OIF haga más hincapié en la importancia de la preservación, incluso del refuerzo, de las medidas nacionales de reglamentación en beneficio de la cultura”. (Disponible en francés) [70]