Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

Stratégie en faveur de la dynamique du libre-échange : "M. Zoellick présente son plan de relance des négociations commerciales"

M. Robert Zoellick, United States Trade Representative, Washington, DC, 14 mai 2004 - 2004/05/14

En el marco de la reunión ministerial de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) que se celebró en París, el representante de Estados Unidos para Comercio Exterior, Sr. Robert Zoellick, pronunció, el 13 de mayo de 2004, con motivo de una visita al Senado francés, un importante discurso en el cual aboga a favor de la reanudación de las negociaciones en el seno de la OMC, conocidas con el nombre de Programa de Doha para el desarrollo, e invita a los Estados miembros de la OMC a aprovechar el actual mejoramiento de la economía mundial para reactivar las negociaciones comerciales internacionales, paralizadas desde hace varios meses. En su discurso, presenta una amplia visión de conjunto de este asunto, destacando el restablecimiento de un clima propicio para las negociaciones, pero describiendo también los serios obstáculos que aún se plantean en la vía de un acuerdo y proponiendo una estrategia destinada a propiciar el rápido avance por este camino.
El Sr. Zoellick hace hincapié en que, en los seis meses que siguieron a Cancún, Estados Unidos hizo “avanzar paralelamente las negociaciones con todos los países dispuestos a hacer verdaderos compromisos”: así, los estadounidenses suscribieron nuevos tratados de libre comercio con ocho países, se aproximaron a otros seis y anunciaron proyectos de negociaciones con seis países más. Como lo afirma el Sr. Zoellick, “nuestra estrategia en favor de la dinámica de libre comercio nos permitió resistir a las fuerzas proteccionistas”. Aunque afirma que “ya volvió el impulso”, reconoce que “nuestra capacidad para progresar de forma notable de aquí al próximo verano depende de dos avances”: resolver las cuestiones identificadas en Singapur, decidiendo concentrarnos exclusivamente en la simplificación de los intercambios comerciales y la refundición de las reglas arancelarias; centrar nuestra atención en el proyecto de texto sobre la agricultura, a fin de tratar de convenir de un marco específico de reforma. El Sr. Zoellick afirma, entre otras cosas, que la solución de estas cuestiones ocasionaría rápidamente otros progresos: un acuerdo marco para la reducción de los derechos arancelarios en el sector industrial y la supresión de las barreras que no sean arancelarias en el sector de los intercambios de mercancías; nuevos esfuerzos destinados a abrir el mercado de los servicios y un acuerdo sobre la mejor forma de una eventual participación de los países en desarrollo más pequeños y más pobres en el comercio mundial. Para ello, el Sr. Zoellick piensa que “otros países deberán poner fin a los monopolios exportadores que tenga el Estado, así como al recurso a impuestos diferenciales sobre la exportación”. Asimismo, afirma: “También tendremos que realizar importantes reducciones de subvenciones que falsean las reglas del comercio interno, a fin de reducir considerablemente las desigualdades y el monto global autorizado –hasta la eliminación total de estas subvenciones”.
El Sr. Zoellick afirma que en el importante sector de los servicios, Estados Unidos incita a la mayoría de los países miembros de la OMC a presentar ofertas significativas: “En el marco de este proceso, estamos dispuestos a brindar a los países en desarrollo una asistencia técnica para permitirles presentar ofertas. Asimismo, hemos pedido al Banco Mundial que ayude a los países en vías de desarrollo a evaluar las ventajas potenciales y a preparar las propuestas que impliquen varios ministerios”. En efecto, el Sr. Zoellick invita a estos países a ser socios, pues pueden ser importantes beneficiarios de la liberalización del comercio mundial, dado que “el comercio ofrece oportunidades, pero no garantías”. Declara que, por lo tanto, “en África, debemos cerciorarnos de que los más pobres tengan acceso a los beneficios vinculados al crecimiento y a la apertura de los mercados”. Así pues, la AGOA (African Growth and Opportunity Act – Ley de crecimiento y posibilidades económicas en África), implantada por Estados Unidos, crea incentivos en materia económica en favor de los 37 países del África Subsahariana elegibles. Para confirmar este éxito, declara el Sr. Zoellick, Estados Unidos lanzó negociaciones de tratados de libre comercio con los cinco países de la Unión Aduanera de los Países del África Austral: Botswana, Lesotho, Namibia, África del Sur y Swazilandia; asimismo, prosigue en Oriente Medio una iniciativa de apertura comercial adaptada a las especificidades de cada país y, a la vez, contempla el objetivo de un acuerdo global de libre comercio con Estados Unidos. Además de ayudar a los países a hacerse miembros de la OMC, afirma el Sr. Zoellick, desarrollamos la red de tratados de libre comercio que ya hemos negociado con Jordania, Israel, Marruecos y, en fecha próxima, con Bahrein. Asimismo, brindamos ayuda para construir capacidades comerciales y ampliar las posibilidades, de forma que los países de Oriente Medio puedan beneficiarse de su integración en el sistema mercantil mundial. Para los países pobres en vías de desarrollo que quieran aprovechar nuevas oportunidades para combinar la apertura comercial con reformas nacionales, el Sr. Zoellick declara: “Nos alegraría trabajar con ellos para ampliar su ambición -por ejemplo, a través de la liberalización de los servicios o de las negociaciones sectoriales relativas a las mercancías o a la agricultura, o también a través de la aplicación de las reglas comerciales en direcciones que confirmen o fomenten sus propios programas internos de reforma”.
El Sr. Zoellick reafirma el compromiso de su presidente, para quien “las negociaciones de Doha siguen siendo el objetivo más importante de la estrategia comercial estadounidense”, y que afirma que “un mayor libre comercio es indispensable para dar a los países en desarrollo la oportunidad de liberarse de las dependencias del pasado”. Por lo tanto, declara lo siguiente: “El importante compromiso del Presidente a favor del libre comercio (…) debería de reforzar las implicaciones de aquéllos que se preguntan si América es seria en sus propuestas de eliminar las subvenciones de exportación agrícolas (…), de reducir de forma drástica los derechos sobre las mercancías y la agricultura y de aumentar el comercio de los servicios. Pensamos lo que afirmamos”. [62] (Publié en français sur le Web de AllAfrica Global Media)