Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

Le libre-échange et les accords de commerce dans la politique commerciale des États-Unis - Cahiers de recherche - CEIM 04-03

M. Christian Deblock, Centre Études internationales et Mondialisation (CEIM), Université du Québec à Montréal, 16 avril 2004 - 2004/04/16

“Estados Unidos no ha esperado las reformas, constantemente retrasadas, del sistema comercial multilateral para tratar, por otras vías, de remediar a estas lagunas y lograr que avance su agenda comercial, su visión del orden internacional y sus intereses geoestratégicos. Ha multiplicado las iniciativas comerciales en las dos últimas décadas y, además, cada vez está más profundamente involucrado en una vía paralela, la del bilateralismo”.  Ésta es la conclusión que saca el Sr. Deblock en este estudio, en el cual reconstituye y propone, en un primer tiempo, una interpretación de estas evoluciones, seleccionando tres variables: los intereses comerciales, los intereses geoestratégicos y los valores. En un segundo tiempo, muestra cómo, privilegiando las alianzas comerciales y la puesta en competencia de los acuerdos comerciales, por una parte, y utilizando los acuerdos comerciales con fines diplomáticos y geoestratégicos, por otra, la administración Bush ha dado un nuevo giro a la política comercial estadounidense. Por otra parte, el Sr. Deblock afirma que, en la categoría de arreglos ligados al comercio, los cuales califica de ad hoc, han empezado a perfilarse dos nuevas tendencias, una de las cuales es la vía bilateral, que permite a Estados Unidos “evitar algunas disposiciones o excepciones generales contenidas en los acuerdos multilaterales, sobre la diversidad cultural o los OGM, por ejemplo”.
En un anexo en el que el Sr. Deblock analiza los objetivos buscados en el tratado de libre comercio con Marruecos, el autor destaca que dicho tratado debe situarse en el marco de la Iniciativa Comercial para Oriente Medio, lanzada en mayo de 2003. A este respecto, la estrategia estadounidense consiste en “apoyarse en los logros de los acuerdos suscritos [en particular con Singapur y Chile] para alzar constantemente la barra”. Estados Unidos procede apuntando “los sectores portadores para sus exportaciones”, a saber, los mercados públicos y los servicios, incluyendo las telecomunicaciones y las tecnologías de la información, entre otros. El Sr. Deblock recalca que Robert Zoellick, el negociador estadounidense, “se ha transformado en uno de los más ardientes defensores de los tratados de libre comercio, tanto por convicción como por razones estratégicas”. Desde este punto de vista, indica que, “en el caso de países en desarrollo en general y países emergentes, como Marruecos, en particular, los tratados de libre comercio presentan la doble ventaja, según el argumentario oficial, de consolidar la apertura económica y las reformas en curso, por una parte, y de crear un entorno económico y social favorable al desarrollo, por otra”. En resumidas cuentas, se trata de “demostrar las ventajas que estos países puedan sacar del comercio y de las inversiones desde el punto de vista de su desarrollo y, luego, de cerrar, mediante un tratado de libre comercio, las reformas y las políticas económicas de liberalización”. Así pues, el Sr. Deblock sitúa el proyecto de libre comercio con Marruecos en el marco de la “nueva estrategia de alianzas estratégicas”. En su opinión, dicho tratado presentaría innegables ventajas: “podría constituir un precedente para otros tratados y, a la vez, vendría a interferir seriamente en el proyecto europeo, consistente en implantar eventualmente una zona de libre comercio en la región. Además, y de forma más inmediata, permitiría eliminar la desventaja competitiva que padecen actualmente las empresas estadounidenses y, con ello, recuperar el terreno perdido”. (Disponible únicamente en francés)