Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

"Il faut dans l’immédiat améliorer ce qui existe et compléter notre cadre normatif commun sur les Droits de l’Homme et la diversité culturelle" - Entretien avec Dominique de Villepin

Revue Politique Internationale, numéro 102, 55 p., 13 février 2004 - 2004/02/13

“¿Será el mundo el de simples relaciones de fuerza o el del respeto a los marcos multilaterales y las responsabilidades colectivas? ¿Será el de una cultura aseptizada y nivelada o el de la diversidad? ¿Será el del respeto a los demás o el de la confrontación violenta basada en el extremismo religioso o nacionalista? ¿Será el de un desarrollo dominado o el de una globalización desenfrenada?” En una entrevista realizada por el Sr. Patrick Wajsman, director de la revista Politique Internationale, el Sr. Dominique de Villepin, Ministro de Asuntos Exteriores de Francia, destaca que estas preguntas ocupan el centro de la diplomacia francesa y se hacen en numerosos lugares del globo. Declara, entre otras cosas, que existe un consenso en torno a los “objetivos del milenio” y que la diversidad cultural figura entre las prioridades de las que se ha de dotar la comunidad internacional. Afirmando que la globalización revela un aspecto positivo, “el de la búsqueda de la unidad y el reparto, de una conciencia de lo que une a los hombres, de una mayor comprensión entre los pueblos”, pone de relieve un aspecto oscuro de la globalización, que entraña también “un riesgo de de uniformización y de empobrecimiento cultural del mundo”. Por esta razón la globalización llega a ser “un verdadero reto político” pues, según afirma el Sr. de Villepin, “existen ahora intereses colectivos que se han de defender y que superan las capacidades de los Estados, desde el reto de la educación y el conocimiento hasta el reto de la salud o el de la preservación de los bienes públicos mundiales”. Y afirma que, para enfrentar estos retos, “es preciso que nos dotemos de una gobernabilidad mundial capaz de dictar y hacer respetar las normas que el mundo global necesita, y el político tiene hoy día la misión de permitir la llegada de dicha gobernabilidad al servicio del interés colectivo del mundo”. Para ello, «por el momento, hay que mejorar lo existente y, en particular, finalizar nuestro marco normativo común sobre los Derechos Humanos, la diversidad cultural, las ciencias y técnicas de lo viviente y la buena gobernabilidad. Luego, desarrollar un nuevo enfoque en el tratamiento de las amenazas y las crisis”. Sobre el tema de la diversidad cultural, el Sr. de Villepin destaca que numerosos países comparten las mismas interrogaciones que Francia: “¿Cómo conciliar el apego a culturas e identidades milenarias y el deseo de modernidad y apertura al mundo?” En su opinión, la ambición de Francia es estar presente al lado de estos países para enfrentar estos retos, ser, en Europa, su socio privilegiado y, de las afinidades históricas y humanas que nos unen, sacar las capacidades para labrar juntos un mundo mejor. (Disponible únicamente en francés)