Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

European films and the Information Society: Informal Meeting of Ministers for Audiovisual, Europe Day

Viviane Reding, Member of the European Commission responsible for Information Society and Media, Cannes, 16 May 2005 – 2005/05/16

Sra Viviane Reding, comisaria europea en la Sociedad de la Información y Medios de Comunicación, se manifestó en el marco de una reunión informal de los Ministros europeos encargados de la política audiovisual en Cannes el 16 de mayo, que estaba centrada especialmente en el impacto de la Sociedad de la Información sobre la industria cinematográfica europea. En dicha ocasión, Sra. Reding declaró que « las posibilidades, para todos y cada uno, de tener acceso a películas en línea están destinadas a aumentar de forma espectacular, y que Europa debe aprovechar esta oportunidad para explotar nuevos mercados y ofrecer más opciones al público en general ». Sin embargo, destacó que « los derechos de propiedad intelectual representan el corazón económico del sector audiovisual como actividad creativa y desempeñan un papel vital para fomentar las inversiones, el crecimiento, la creación de empleos y la diversidad cultural en la Unión europea ».

Si el advenimiento de las películas en línea brinda oportunidades a la vez a la industria cinematográfica y a los proveedores de servicios Internet en cuanto al acceso a nuevos mercados internacionales y a algunos segmentos, Sra. Reding advirtió, sin embargo, de que ningún modelo comercial viable puede edificarse sobre un sistema ‘clandestino’ de descarga y de compartimiento de archivos: « Los titulares de los derechos deben percibir una parte equitativa de los ingresos », alegó la Comisaria. En la lucha contra este tipo de piratería, elogió la respuesta llamada ‘escalonada’, en vías de implementación en algunos Estados miembros, y preconizó un intercambio de las mejores prácticas en la materia. Asimismo, abogó por la implementación de programas educativos destinados a subrayar la importancia de los derechos ligados a la propiedad intelectual en cuanto a disponibilidad del contenido, manifestando que « hay una necesidad urgente de diálogo constructivo entre la industria cinematográfica y los proveedores de acceso, a fin de lograr que la distribución en línea se lleve a cabo en un marco legal. La inundación del mercado por el compartimiento de archivos videos ilícitos podría traducirse en una pérdida de ingresos desastrosa, como se ha podido observar con la música ». Concluyó prometiendo que la Comisión iba a estudiar las posibilidades de concebir mecanismos de financiamiento para la distribución en línea, a través del programa MEDIA 2007, por ejemplo, y de propiciar la digitalización de las nuevas obras audiovisuales, con miras a su distribución en línea.

En una declaración anterior al periódico Libération, confió que la película en línea es « un medio adicional de consumo cultural, como lo fueron en el pasado siglo la televisión y el video ». Sin embargo, se hace las siguientes preguntas: « ¿Qué política se debe llevar en la UE frente a un mercado suplementario que constituye el cine en Internet? ¿Cuáles son las buenas prácticas identificadas en este sector? ¿Cómo mejorar la cooperación entre las industrias de la creación y los proveedores de acceso? ¿Cómo lograr que la película en línea sea un instrumento de promoción de la diversidad cultural? ¿Permitirían las tecnologías que las películas europeas conquisten nuevos mercados fuera de Europa? Éstas son sólo algunas de las preguntas a las cuales el Día de Europa 2005 al Festival de Cannes trató de contestar », declaró la Sra. Reding, observando que « las películas producidas en los nuevos Estados miembros de Europa encuentran con dificultad una oportunidad, incluso en el país de su producción, ante la apisonadora de los blockbusters de los comandantes americanas »; asimismo, destacó que « las nuevas tecnologías de la información y las telecomunicaciones aportan una respuesta. Está surgiendo un mercado adicional: el de la película ‘en línea’, a través de los servicios de banda ancha y los sitios Internet que proponen filmes a petición del cliente ». Entre otras cosas, afirmó que « la industria audiovisual y la industria de telecomunicaciones europeas, cuyas actividades se aproximan y convergen, deben estar presentes y ser competitivas en este nuevo mercado (…) Su capacidad para encontrar una clientela depende en gran parte de las respuestas que se encuentren a una serie de preguntas: disponibilidad de las obras para una venta en línea, contribución de este nuevo mercado a la creación de obras futuras, prevención de sitios ‘piratas’ que propongan descargas, etc. Contestar a estas preguntas incumbe, en primer lugar, a las industrias mismas. Pero estoy convencida de que una reflexión europea común sobre este tema es útil ».

En una entrevista a Figaro économie, Sra. Reding destacó que, aunque es responsable de una dirección que se ocupa tanto de contenidos como de nuevas tecnologías, « es posible defender durante mucho tiempo los principios de la diversidad cultural ». En su opinión, « estos principios vienen después de todo lo que hace Europa en materia cultural. La diversidad cultural seguirá siendo el alma de Europa, por la sencilla razón de que ésta es un mosaico en sí. En la nueva Constitución, hay dos elementos que protegen estos principios. En primer lugar, las decisiones relativas al sector audiovisual siguen obedeciendo a un voto por mayoría calificada –es una primera garantía. Y luego, en lo tocante al comercio internacional, la Constitución actúa de tal manera que la cultura no pueda servir nunca de moneda de cambio en el marco de una negociación comercial. Seguirá siendo un sector no negociable ». [05-17]