Diversidad cultural

Publicaciones y Estudios

Reflexión Preliminar acerca de la Aplicación de la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales en la Era Digital

El estudio "Reflexión Preliminar acerca de la Aplicación de la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales en la Era Digital" fue producido en fecha reciente por Véronique Guèvremont, Profesora en la Facultad de Derecho en el Instituto de Estudios Internacionales Superiores de la Universidad Laval (Ciudad de Québec) y cofundadora de la Red Internacional de Juristas para la Diversidad de las Expresiones Culturales (RIJDEC).

El resumen ejecutivo se lee así:

"Este estudio se interesa por la influencia que ejercen las tecnologías digitales sobre la evolución de la diversidad de las expresiones culturales y propone vías de reflexión con el objeto de adaptar la aplicación de la Convención de 2005 sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales a las especificidades del entorno digital.

Las tecnologías digitales ofrecen extraordinarias posibilidades de enriquecimiento de la diversidad de las expresiones culturales, a la vez que entrañan un riesgo de marginación de algunas culturas. Al liberarse de las obligaciones espaciales y temporales propias del mundo ‘material’, estas tecnologías permiten que una masa creciente de expresiones culturales ‘desmaterializadas’ circule con mayor libertad y sea accesible para un público más amplio. Con ello, el surgimiento de la era digital plantea nuevos retos para los Estados deseosos de adoptar y llevar a cabo políticas y medidas culturales efectivas, con miras a proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales en su propio territorio, así como a escala internacional.

Semejante metamorfosis del paisaje, dentro del cual se manifiesta ahora la diversidad de las expresiones culturales, plantea entonces interrogantes sobre las adaptaciones necesarias para una aplicación adecuada de la Convención de 2005 en la actualidad. No obstante, el presente estudio excluye la hipótesis de una modificación del instrumento, y no parece que enmiendas en el texto sean esenciales para la persecución de los objetivos de protección y promoción de la diversidad cultural en el seno del universo digital. En efecto, aunque no hay ninguna disposición de la Convención que apunte explícitamente a las tecnologías digitales, dicho instrumento se conforma implícitamente al principio de neutralidad de las tecnologías y se pueden llevar a la práctica los compromisos de las Partes, cualquiera que sea el entorno, bien material o virtual, en el seno del cual se producen o difunden las expresiones culturales. El estudio de su campo de aplicación y de las definiciones pertinentes llega a la misma conclusión: la Convención de 2005 autoriza a la Partes a tener en cuenta las particularidades del ecosistema cultural digital cuando adopten políticas y medidas de protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales.

Sin embargo, el silencio del texto y de las directrices operativas sobre los retos propios del sector digital incita a estudiar la forma de adaptar u orientar la aplicación de las disposiciones pertinentes de la Convención, a fin de que los objetivos que se fijaron las Partes puedan alcanzarse también en el entorno digital. Dicho estudio agrupa estas disposiciones en cuatro temas de reflexión en los cuales se ha de profundizar: 1) adaptar las políticas culturales nacionales a las especificidades del entorno digital; 2) tener en cuenta la realidad digital en el despliegue de medidas en materia de educación y sensibilización del público, de participación de la sociedad civil y de integración de la cultura en el desarrollo sostenible; 3) cooperar, con el objeto de acelerar el viraje digital de los países en vías de desarrollo gracias, en particular, a una transferencia de las tecnologías digitales, al aumento de las capacidades en materia de utilización de dichas tecnologías y a la bonificación de la oferta de expresiones culturales digitales provenientes de estos países; 4) promover los objetivos de la Convención de 2005 en otros foros de negociaciones pertinentes, sobre todo en las negociaciones de tratados comerciales bilaterales, regionales y multilaterales cuyo campo de aplicación se extienda a los productos digitales.

El estudio concluye con la necesidad de reaccionar rápidamente ante los nuevos retos que plantea la realidad digital para la aplicación de la Convención de 2005. Asimismo, invita a las Partes a renunciar a cualquier forma de reflexión compartimentada y a privilegiar un enfoque abierto, apto para tener en cuenta la manera en que lo digital influye también en la evolución de otros instrumentos jurídicos, en particular los tratados comerciales cuyas disposiciones sobre el comercio electrónico sean susceptibles de repercutir en la diversidad de las expresiones culturales digitales."

Para descargar dicho estudio, sírvanse consultar el sitio Internet de la Coalición Canadiense para la Diversidad Cultural.

Fuente: