Diversidad cultural

Boletín informativo
La Diversidad de las Expresiones Culturales

Vol. 5, no 30, lunes, 17 de octubre de 2005

Hacia la adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO, en octubre de 2005: ¡Hay que mantener el rumbo y proseguir la movilización!

 

La Ministra de Cultura y Comunicaciones de Quebec, Sra. Line Beauchamp , será la invitada de honor en el almuerzo-conferencia que se celebrará el 7 de noviembre próximo en Montreal. El Consejo de las relaciones internacionales (CORIM) organiza este encuentro de Montreal. La intervención de la ministra Beauchamp estará centrada en el tema: La Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales: lo que está en juego para Quebec.

EN DESTACADO :

Comunicados, discursos, declaraciones

Publicaciones Recientes

En la agenda



Comunicados, discursos, declaraciones

Abdou Diouf, Secrétaire général de l'Organisation internationale de la Francophonie (OIF),Paris, 11 octobre 2005 – 2005/10/11

Abdou Diouf, Secrétaire général de l'Organisation internationale de la Francophonie (OIF),Paris, 11 octobre 2005 – 2005/10/11

En su intervención con motivo del 20 o aniversario de la Association pour la diffusion internationale francophone de livres, ouvrages et revues (ADIFLOR), el 11 de octubre pasado en París, el Secretario General de la Francofonía , Sr. Abdou Diouf, declaró que “ la Francofonía apoya y defiende la idea de que la diversidad cultural –que nadie discute abiertamente– podrá mantenerse a escala mundial sólo a costa de una política voluntarista”.

En efecto, destaca el Sr. Diouf, “observamos que el auge de las industrias de la comunicación, de la información y de lo audiovisual va acompañado de una difusión masiva e ininterrumpida de productos culturales en una dirección ampliamente dominante. Al final, la falta de intervención en comunidades cerradas al resto del mundo nos lleva inevitablemente a la desaparición de numerosas expresiones culturales o a su temeroso repliegue sobre sí mismas, lo cual es potencialmente peligroso. Por ello hemos deseado con tanta fuerza, incluso con terquedad, la adopción de un Convención internacional sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales , que se está estudiando en este mismo momento en la UNESCO. Es lo único que permitirá a los países que lo deseen definir políticas culturales ambiciosas basadas en mecanismos de apoyo a la producción y a la difusión y que regulen los flujos de entradas y salidas de productos culturales. Además, será preciso que la Convención se imponga claramente con relación con los otros compromisos internacionales de los Estados signatarios y sea ratificada rápidamente. Ésta es una de las condiciones para que surjan industrias culturales viables, particularmente en los países del Sur que aún no han utilizado suficientemente los recursos que les brinda la extraordinaria riqueza de su patrimonio y de sus creadores”.

Arriba de la página

La Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales a la UNESCO : " Hoy le corresponde a nuestra generación insertar en el derecho internacional el hecho de que las obras de arte y de la mente no pueden ser consideradas como mercancías "

Renaud Donnedieu de Vabres, ministre de la Culture et de la Communication de France, Paris, 4 octobre 2005 – 2005/10/04

En su discurso pronunciado en el marco de la 33 a Conferencia general de la UNESCO, el 4 de octubre pasado en París, el Ministro francés de Cultura y Comunicación, Sr. Renaud Donnedieu de Vabres, indicó que “ una de las respuestas fundamentales al reto del terrorismo y a la violencia de nuestra época estriba en la cultura y la preservación de la diversidad de las identidades culturales. En efecto, lo que está en juego en el proyecto de convención que se somete a su aprobación, son las condiciones de una relación pacífica y confiada con el otro, es decir el reconocimiento de la alteridad, la conciencia de una profunda igualdad de las culturas en dignidad, la fe en la libertad de los artistas y los creadores, de los pueblos y las sociedades para expresar lo que constituye su ser y su visión del mundo”.

Haciendo hincapié en el sentido de la convención cuya adopción es deseada por Francia, el Ministro de Vabres afirmó: “Hoy le corresponde a nuestra generación insertar en el derecho internacional el hecho de que las obras de arte y de la mente no pueden ser consideradas como mercancías. Hoy le corresponde a nuestra generación decidir que en nuestra época en que todo se intercambia, en que todo puede llegar a ser objeto de comercio, hemos de otorgar a la cultura un lugar particular, conforme con la dignidad del ser humano (…). Este mensaje no es el del repliegue identitario, no es la tentación del cierre y los particularismos que justificarían todo tipo de violencia y de fanatismo (…). Creada para velar por su unidad, la UNESCO debe ahora salvar la diversidad del mundo”, indicó el ministro que, a este respecto, declaró: “Hoy tenemos la responsabilidad de salvar una nueva etapa de nuestra acción común para lograr que esta herencia sea nuestro proyecto. Al adoptar la convención sobre la diversidad cultural, escribamos juntos esta nueva página de la historia de la mente. El reconocimiento de la diversidad no es únicamente un proyecto cultural. Es una ambición política, el fundamento mismo de la paz en el mundo de hoy”.

Arriba de la página

La Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales de la UNESCO en el Encuentro Franco-quebequense sobre Democratización de la Cultura

Line Beauchamp, ministre de la Culture et des Communications du Québec et Renaud Donnedieu de Vabres, ministre de la Culture et de la Communication de France, Montréal, 3 octobre 2005 – 2005/10/03

El Encuentro Franco-quebequense sobre Democratización de la Cultura reunió en la Grande Bibliothèque de Quebec en Montreal, del 3 al 5 de octubre pasado, a unos treinta conferenciantes de Francia y de Québec. En sus ponencias, al igual que en sus intercambios con los participantes, hicieron hincapié en la importancia de compartir experiencias concretas y en algunas medidas preconizadas por los gobiernos francés y quebequense para aproximar la cultura a los ciudadanos. El evento, organizado por el Ministerio de Cultura y Comunicaciones de Quebec y el Ministerio de Cultura y Comunicación de Francia, en colaboración con la Biblioteca nacional de Quebec y con el apoyo del Ministerio de Relaciones internacionales y del Consulado general de Francia en Quebec figuraba en el programa de Montreal, capital mundial del libro .

Durante la ceremonia de inauguración del Encuentro , la Ministra Beauchamp manifestó su satisfacción “al constatar que dicha cita franco-quebequense da lugar a intercambios fructuosos entre prácticos, todos ellos comprometidos para lograr que la cultura sea más asequible a todos los ciudadanos. Todos podemos ganar si ponemos en común nuestras iniciativas y nuestras realizaciones”. Recordando que ese Encuentro era una iniciativa de los primeros ministros de Francia y de Québec, inscrita en un Listado de Decisiones que selló la Nueva Alianza Franco-quebequense ( Ver nuestro Boletín n 16 de 2 de junio de 2003), la Ministra Beauchamp indicó que la cultura no sólo participa del desarrollo de nuestra identidad, sino también del desarrollo económico y social de nuestras sociedades como instrumento de diálogo y de integración. La Sra. Beauchamp puso igualmente de relieve los grandes ejes de la democratización de la cultura que, en Québec, se asientan en los pilares del enfoque del gobierno en materia de cultura, que se expresa en una Política Cultural, en la cual se afirma, entre otras cosas, que: la dimensión cultural constituye uno de los tres pilares de la vida en sociedad, al mismo nivel que el social y el económico; la autonomía de la creación y la libertad de expresión son valores esenciales que se deben proteger; el acceso a la cultura es un derecho, para todos los ciudadanos y ciudadanas, al igual que el acceso a la educación.

La Ministra recordó la importancia de l'adoption de la Convention sur la diversité des expressions culturelles par l'UNESCO. Selon elle, cette Convention debe confirmar el derecho de los Estados a dotarse de politiques culturelles y a que éstas no se vean amenazadas por los acuerdos, entre otros, los de comercio suscritos a escala internacional. “Los temas que se discutirán en el marco del Encuentro están condicionados, a este respecto, por el hecho de que los Estados, como Francia y Québec, que fueron líderes en este debate internacional, puedan seguir apoyando, mediante vigorosas políticas culturales, no sólo la creación y el desarrollo cultural, sino también el acceso a la cultura”, declaró la ministra. “Mi deseo es que prosiga y se renueve la colaboración entre nuestros dos gobiernos, teniendo en cuenta los retos actuales que plantean el impacto de las nuevas tecnologías y los cambios demográficos”, a conclu la ministre.

En su mensaje, transmitido por video, Sr. Renaud Donnedieu de Vabres indicó que “Québec y Francia, con un amplio apoyo internacional, están implicados desde hace varios años en un projecto de convención a la UNESCO que debe legitimar una de las principales misiones de nuestros ministerios: apoyar la creación y propiciar su difusión dentro y fuera del país. La “Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales” fue inicialmente nuestra lucha común. Esperamos que sea adoptada en los próximos días, para permitir que se tenga en cuenta la especificidad de los bienes y servicios culturales en el derecho internacional, y que así se salvaguarden y promuevan mejor nuestras identidades. Este tema es primordial, pues nuestro idioma y nuestra cultura no se reducen a un ocio inteligente, al adorno de la formación ni al suplemento del alma. En lo sucesivo, es un tema de primera importancia que condicionará nuestro futuro, nuestra economía y, en gran parte, los empleos del mañana”.

Por otra arte, destacó que, “en efecto, nuestra época se caracteriza por el terrorismo y la violencia, la propagación de los odios étnicos o religiosos y la tentación de replegarse sobre uno mismo. En semejante contexto, la política cultural ya no puede limitarse únicamente a fomentar los intercambios de obras de arte y la apertura a otros aportes culturales. Debe tratarse también, de forma más general, de promover prácticas culturales que permitan que progresen la tolerancia, el diálogo dentro del respeto a las diferencias, la lucha contra todas las formas de exclusión o incluso de segregación, y que, en fin, susciten el deseo de vivir y crear juntos. En esta necesaria movilización de los operadores de la cultura, de las instituciones artísticas, de nuestras administraciones, en todos los niveles, deben tenerse más en cuenta los públicos menos familiarizados con las instituciones, en particular aquéllos que proceden de los medios menos favorecidos”.

El Ministro de Vabres afirmó, asimismo, que “la educación artística y cultural debe permitir que los niños y los jóvenes se orienten mejor en la enorme oferta de producciones culturales que ofrece el desarrollo, a escala mundial, de las industrias culturales y permitir que lleguen a tener una mirada crítica ante los riesgos de uniformización y de estandarización de los gustos y las prácticas culturales. Esta política debe integrar la educación ante el respeto a los derechos de autor, principalmente en materia de producción musical y de imágenes”.

Arriba de la página

La Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales : unos artistas y creadores se implican en la defensa de las políticas culturales

Coalition française pour la diversité culturelle, Paris, 11 octobre 2005 – 2005/10/11

“Porque los Estados tienen el derecho legítimo de adoptar e implementar las políticas culturales que consideren apropiadas para la preservación y el desarrollo de todas las culturas; porque los países en desarrollo necesitan ayuda para apoyar el desarrollo de sus industrias culturales; porque las producciones culturales no son simples mercancías y no deberían ser tratadas como tales, en virtud de los acuerdos internacionales de comercio, pese a la presión que sienten numerosos Estados para liberalizar los bienes y servicios culturales; y porque debe mantenerse a toda costa la diversidad de la cultura y de las culturas”, unos artistas y creadores se implican en la defensa de las políticas culturales en el marco de un coloquio que organizó, el pasado día 10 de octubre, la Coalición francesa para la diversidad cultural , y reunió a 51 organizaciones profesionales de cultura.

A este respecto, expresaron su ardiente deseo de que la UNESCO adopte, al finalizar su 33 a Conferencia general, la futura Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales, que reconocerá explícitamente, a escala internacional, el derecho legítimo y soberano de los Estados a adoptar e implementar las políticas culturales. Asimismo, elogiaron la iniciativa de la UNESCO relativa a la futura convención y “afirmaron que la cultura debe escapar al liberalismo y a las leyes del mercado”. Algunos de ellos recordaron la importancia de la ‘política de las cuotas de pantalla’ para la industria cinematográfica coreana y las amenazas que pesan sobre ella, debido a presiones ejercidas por Estados Unidos durante las negociaciones comerciales bilaterales con Corea. En su opinión, “el objetivo de la Convención sobre la diversidad cultural es velar por un intercambio equilibrado entre las culturas”. Otros destacaron que “ la Convención de la UNESCO representa una ocasión extraordinaria para adoptar un instrumento jurídico internacional que legitime la acción de los poderes públicos en el sector cultural”. Según la Coalición francesa, la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales trata sobre el futuro de la cultura por todo el mundo y los artistas son los primeros beneficiados por los principios que la misma defiende.

Arriba de la página

Publicaciones Recientes

"OMC-UNESCO : ¿Qué complementariedad y para qué diversidad cultural? ”

Service Études de l’ARP (Auteur, réalisateur, producteur), Paris, 10 octobre 2005- 2005/10/10

 «OMC-UNESCO: ¿Qué complementariedad y para qué diversidad cultural?” Éste es el tema del debate organizado en el marco de los Encuentros Cinematográficos de Beaune, que se celebrarán del 21 al 23 de octubre en Francia. Dicho debate, que será animado por el presidente de la Coalición francesa para la diversidad cultural, Sr. Pascal Rogard, y contará con la participación, entre otros, del Ministro francés de Cultura, Sr. Renaud Donnedieu de Vabres, del Director Gerente de la Motion Picture Association of America-MPAA, Sr. Dan Glickman, del Negociador para la Unión Europea a la UNESCO y la OMC, M. Julien Guerrier, del Sr. Jean Musitelli, uno, en particular, de los expertos independientes designados por el Director General de la UNESCO para elaborar el anteproyecto de convención sobre la diversidad cultural, del cineasta y miembro fundador de la Coalición Marroquípara la diversidad cultural, Sr. Nabil Ayouch.

“En un mundo cada día más globalizado, conviene proteger la especificidad de las políticas culturales. Pues bien, hasta la fecha, el único foro de debate, la OMC, era poco propenso a afirmar la especificidad de los bienes culturales, puesto que su lógica de fundación es la de liberalizar el comercio de los bienes y servicios (que incluyen, por lo tanto, los servicios audiovisuales). Las recientes negociaciones en el seno de la UNESCO sobre el A nteproyecto de Convención sobre la protección de los contenidos culturales y las expresiones artísticas dejan presagiar un enfoque voluntarista y más positivo en favor de la índole específica de los bienes y servicios culturales , de su protección y su promoción en el derecho internacional. ¿Cómo se van a articular estas dos instancias? ¿Cómo garantizar su complementariedad? ¿Cuáles serán los puntos de fricción? Éstas son preguntas que permiten diseñar los contornos de un mundo global en la vía encaminada a regular los intercambios culturales” que tratan de hacer los autores de una Nota preparatoria elaborada para estos fines.

De hecho, resumiendo el contexto del debate, estos autores afirman que las medidas de subvenciones son toleradas en la medida en que suelen ser poco eficaces, sobre todo cuando el presupuesto del Estado dedicado a la cultura es limitado, En cambio, Estados Unidos denunció las reglamentaciones (cuotas de difusión, por ejemplo), mucho más eficaces en la promoción de las industrias culturales locales. Además, conservó para sí importantes prerrogativas en materia de comercio electrónico, sector en el cual ya goza de un innegable adelanto y cuyo impacto está en aumento en el área cultural.

En este contexto, Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales llega a ser un nuevo instrumento para promover la diversidad cultural. En efecto Estados Unidos afirma que la cultura goza actualmente de un estatus híbrido en la OMC, puesto que no existe, en lo que concierne a las reglas comerciales, ni referente (valores, principios, objetivos), ni texto normativo, y que incluso la cultura entra en el campo de aplicación de la OMC (como bien o servicio que se puede comercializar). Para superar el actual statu quo, poco a poco se ha ido imponiendo, a escala internacional, un proyecto de Convención internacional sobre la diversidad cultural en el marco de la UNESCO. Así pues, por primera vez, la cultura ya no sería considerada de forma defensiva, como una ‘excepción’, una ‘exención’, sino de forma ofensiva, con la idea de ‘promoverla’. También por primera vez, un texto jurídico internacional le sería totalmente dedicado, a fin de que sea algo más que un apéndice de las negociaciones comerciales. Asimismo, se discutiría en un foro que se dedica a ella, la UNESCO, sin que por ello se le niegue su dimensión comercial.

Pero ¿qué articulaciones puede haber entre la OMC y la UNESCO?, preguntan los autores. En efecto, afirman que el reconocimiento jurídico de la diversidad cultural perdería una gran parte de su eficacia si tuviera que inclinarse ante otras convenciones internacionales. Por esta razón, Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales está dotada de la misma fuerza que otros tratados internacionales. Según los autores, la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales tendrá un verdadero valor añadido tan sólo en la medida en que se implante una política activa de promoción de la diversidad cultural(y no sólo la prerrogativa de protección de la diversidad cultural otorgada a los Estados Partes) cuando se ratifique la Convención. Sólo en la medida en que la Convención haya incorporado verdaderamente su ‘objeto social’ en las relaciones internacionales, la promoción urbi et orbi de la diversidad cultural, se equilibrarán los dos platillos de la balanza –comercio por una parte, y cultura, por otra.

Por lo tanto, para los autores, hasta ahora no está terminada la partida: queda claro que la regulación y la liberalización del comercio constituyen la piedra angular del proceso de regulación mundial, haciendo prevalecer así una visión exclusivamente comercial de las relaciones entre los Estados. Los autores concluyen que lo que está en juego es el reequilibrio de esta perspectiva, introduciéndose en lo sucesivo una dinámica de desarrollo y de intercambio cultural.

Arriba de la página

En la agenda

Los Estados Unidos preconiza la revisión del proyecto de convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales

Département d'État des États-Unis, Washington, 12 octobre 2005 – 2005/10/12

El Departamento de Estado americano difundió, el pasado día 11 de octubre, una ficha analítica sobre las preocupaciones de Estados Unidos en lo que se refiere al proyecto de la Convención de la UNESCO sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales, en la cual considera que este proyecto de convención, sometido en la Conferencia General, “fue redactado de prisa y corriendo y su estudio definitivo es inútilmente precipitado”.

En efecto, Estados Unidos teme que los Estados miembros puedan interpretar mal la convención, de manera que se levanten nuevos obstáculos inadmisibles en los intercambios de bienes, de servicios o de productos agrícolas susceptibles de ser considerados como ligados a expresiones culturales”. Por consiguiente, preconiza la revisión de este proyecto de convención. Según Estados Unidos , “conviene preparar un nuevo proyecto de convención de manera que no se la pueda interpretar erróneamente para decir que los Estados están habilitados para tomar medidas comerciales proteccionistas, con el pretexto de proteger la cultura”.

Arriba de la página

La convención sobre la diversidad de las expresiones culturales a la 33 a Conferencia general de la UNESCO : " Next lone U.S. dissent is the cultural diversity pact"

International Herald Tribune, Wednesday, October 12, 2005 – 2005/10/12

En el momento en que Estados Unidos comienza a rehacer su imagen a escala internacional intensificando su diplomacia pública en el extranjero, ¿está dispuesto a correr el riesgo de verse totalmente aislado en la UNESCO, luchando contra la amenaza que se percibe en la libertad que tiene Hollywood para mostrar sus películas por todo el planeta?, se pregunta Alan Riding, quien firma este artículo en InternationalHerald Tribune. Según del periodista, la respuesta final se verá después de la 33 a Conferencia general de la UNESCO , pero los resultados parecen previsibles: “todo indica que Estados Unidos sería el único entre los 191 países miembros de la UNESCO en votar contra la nueva convención sobre la diversidad de las expresiones culturales . De hecho, en las tres votaciones de procedimiento relativas al proyecto de convención, Estados Unidos se encontró solo, al ser derrotada su posición por 54 votos contra 1, por 53 votos contra 1 y por 158 votos contra 1”.

Por lo demás, este periodista refiere también que la Secretaria de Estado de Estados Unidos Condoleezza Rice, escribió a los gobiernos de los países miembros de la UNESCO expresando ‘profundas inquietudes’ relativas a la convención, incitando a que se pospusiese su adopción y advirtiendo de que “sólo minaría la imagen de la UNESCO y sembraría la confusión y el conflicto en lugar de la cooperación. Por el periodista , el voto negativo de los Estados Unidos no cambiará el resultado de la Conferencia general : “La convención será adoptada y, una vez ratificada por 30 países, será efectiva en el orden jurídico internacional. Estados Unidos no la firmará y hará obstrucción, al igual que hizo con el tratado sobre los cambios climáticos – Protocolo de Kyoto– y el tratado por el que se creó el Tribunal Penal Internacional”.

Arriba de la página

" Le projet de Convention sur la diversité des expressions culturelles suscite un trop grand consensus pour que le blocus américain fasse son effet à l'UNESCO"

Le Devoir, édition du 12 octobre 2005 – 2005/10/12

En el editorial firmado por Josée Boileau en la edición de 12 de octubre del Devoir, el periodista afirma que la Secretaria de Estado de Estados Unidos, la Sra. Condoleezza Rice, “por mucho use su poder y su prestigio, el proyecto de Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales suscita un consenso demasiado importante para que el bloqueo estadounidense haga efecto en la UNESCO. No obstante, el activismo de Estados Unidos ilustra, por el contrario, la importancia de este convention”. Según la periodista, la Sra. Rice denuncia las ‘formulaciones ambiguas’ del proyecto de Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales : “Si la Sra. Rice se tomase el trabajo de echar una mirada al sitio Internet del organismo, tendría acceso a los informes de expertos y a los balances de los debates que, lejos de haberse hecho de prisa y corriendo, delimitan su aplicación”.

Por lo tanto, destaca la periodista, lo que se contempla no es la cultura en su sentido amplio –por ejemplo, el vino–, como lo comentan los delegados estadounidenses, sino más bien lo que depende de la ‘expresión cultural’: la edición, la música, los medios de comunicación, la artesanía, las artes visuales, etc. El título mismo de la convención fue modificado a fin de evitar que todo pudiera caer bajo el vocablo ‘cultura’. Según la periodista, “hay que ser osado para erigirse en defensor de los derechos de las minorías, supuestamente amenazadas por la convención, como lo hizo la Sra. Rice en una carta personal a todos los Ministros de Asuntos Exteriores de Países miembros de la UNESCO ( personal a todos los Ministros de Asuntos Exteriores de Países miembros de la UNESCO (ver Le Devoir del 11 de octubre) . Al contrario, en el preámbulo de la Convención, se insiste en la necesaria protección de las expresiones culturales autóctonas y de las minorías. Y aún más, las discusiones preparatorias del pasado mes de mayo permitieron agregar al preámbulo algunas palabras sobre la importancia de la ‘diversidad de los medios de comunicación’. Esto basta para atajar los temores estadounidenses, según los cuales los gobiernos podrían utilizar la convención para restringir ‘la libre circulación de la información’ y ‘la libertad de expresión’. Dado que 550 personas participaron en los trabajos de mayo, se puede creer que este añadido fue muy bien comprendido. Pero la ira de los estadounidenses era tal en la primavera (…) que es posible que se les escapase esta mejora en la convención (…). De hecho, nadie se ha dejado engañar: no son ni los principios ni las (…) minorías lo que preocupa a la Sra. Rice y a su entorno, sino exactamente lo contrario: hay demasiados principios en este convención. Para los estadounidenses, cultura y economía son sinónimos y no pueden soportar que la convención enuncie específicamente que “las actividades, los bienes y los servicios culturales tienen una doble naturaleza, económica y cultural, porque son portadores de identidades, de valores y de significado y, por tanto, no deben ser tratados como si tuvieran un valor exclusivamente comercial”. Pues bien, si en mayo algunos países expresaron reservas acerca de determinados artículos de la convención, los estadounidenses fueron los únicos en denunciar el enfoque de la ‘doble naturaleza’.

Pero, concluye la periodista, “esta posición aislada desacredita el concepto mismo de la convención en lugar de poner simplemente en tela de juicio algunas de sus modalidades y, por lo tanto, es muy improbable que triunfe en estos próximos días, máxime cuando la actual ofensiva de Estados Unidos, por muy violenta que sea, no sorprende a nadie, pues cada uno sabe desde hace mucho tiempo que los estadounidenses harían lo posible para retrasar la votación de este otoño. De hecho, la verdadera batalla ya está en otra parte. La adopción de la convención, gesto que procederá de un movimiento colectivo en la UNESCO, es inevitable. Pero su ratificación por cada uno de los Estados será complicada por el cabildeo individual que llevarán a cabo los estadounidenses. Québec y Canadá, ardientes partidarios de la convención, no están dispuestos a permanecer cruzados de brazos”.

Arriba de la página

La Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales a la 33 a Conferencia general de l'UNESCO : "¿Pasará, no pasará?"

Cineuropa - Le Cinéma européen, 14 octobre 2005 – 2005/10/14

Cineuropa , el portal del cine europeo, acaba de publicar un artículo en el cual Chantal Gras informe que la OMC decidió prolongar por 5 años la exención en favor del Audiovisual europeo, mientras que en la Conferencia general de la UNESCO, que se está celebrando en París, Estados Unidos ‘se encarniza’ con el proyecto de Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales tan anhelado por los países europeos; un “texto que permitiría políticas nacionales de apoyo al Audiovisual de forma permanente y ya no en función de las derogaciones siempre provisionales de la OMC”. Según el autor, “este texto –que, si es adoptado, tendrá ipso facto valor jurídico internacional– es capital para mantener una política de apoyo al Audiovisual europeo a largo plazo. Debería de ser propuesto a votación de la sesión plenaria, el próximo día 20 de octubre. Si todo marcha como está previsto… pues no hay nada seguro”.

A este respecto, el autor destaca que “el documento ya ha sido aprobado previamente en el Consejo Ejecutivo de la UNESCO por 53 votos contre uno (Estados Unidos) y una abstención (Australia). Pero Estados Unidos se muestra decidido a oponerse hasta el final. Ya en la inauguración de la Conferencia de París, planteó la cuestión de la legitimidad del mandato de la Comisión Europea para representar válidamente a los 25: fueron los únicos en votar en contra. Ahora juegan sobre cuestiones de procedimiento interno, pues se estipula en los estatutos que sólo pueden votar los miembros que hayan abonado su cuota. Zafarrancho de combate: numerosos países se están activando para ‘ponerse en regla’… Pues si no se alcanzan los 2/3 necesarios de miembros votantes, la decisión podría posponerse. Estados Unidos va a llegar a amenazar con abandonar la Conferencia. Algunos países podrían unirse al campo estadounidense por miedo a las represalias comerciales en otros sectores (…). Existe el riesgo de desembocar en una especie de ‘Kioto cultural’.

El autor recuerda, en efecto, que la idea de insertar la noción de diversidad cultural en una Convención de la UNESCO surgió cuando la OMC, en 1999 en Seattle, se negó a tener en cuenta el principio de excepción cultural propuesto por los Estados europeos (en nombre de la doble naturaleza, comercial y cultural, del Audiovisual/Cine, así como de la ‘vulnerabilidad’ intrínseca de este sector preciso). Pues, en la OMC, el primer objetivo es alcanzar un mercado planetario ‘liberalizado’, en el cual todas las mercancías, bienes y servicios circulen libremente sin ‘trato preferente’: subsidios, imposición de cuotas, incentivos directos a escala local pueden considerarse como una competencia desleal con respecto a otros países. Es cierto que se otorgan ‘exenciones’ con arreglo a la coyuntura económica, pero sólo pueden ser provisionales.

Durante una reunión anterior, la de Marrakech en 1994, los ministros de la OMC otorgaron una exención por 10 años al Audiovisual europeo. Esto permitió verdaderamente que los países miembros de la Unión Europea practicasen, durante ese período, políticas voluntaristas autónomas para su cine y su sector audiovisual. Desde 2004 pues, existía un vacío jurídico que la OMC acaba de llenar, durante su última reunión, en Suiza, prolongando la medida hasta el año 2010: “Por supuesto que es una buena noticia para el sector audiovisual europeo, pero sólo a corto plazo”, concluye el autor.

Arriba de la página