Diversidad cultural

Boletín informativo
La Diversidad de las Expresiones Culturales

Vol. 5, no 35, viernes, 25 de noviembre de 2005

La UNESCO adoptó la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales durante la Plenaria de su 33a Conferencia general

¡Ya comenzó la campaña de ratificación!
33 días después de la adopción de la Convención por la UNESCO, Canadá es el primer Estado del mundo en ratificarla

El Gobernó de Québec la aprobó el pasado día 10 de noviembre por el voto unánime de los miembros de la Asamblea Nacional

 


Photo : Paul Ducharme

Ceremonia de ratificación de la Convencion de la UNESCO para Canadá – 23 de noviembre de 2005
de un lado a otro: Primer Ministro de Canadá Paul Martin; Ministra del Patrimonio Canadiense Liza Frulla; Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec Line Beauchamp; copresidentes de la Coalición canadiense Pierre Curzi y Scott McIntyre

 


Photo : Paul Ducharme

Firma del instrumento de ratificación de la Convención
por el Primer Ministro de Canadá Paul Martin y la Ministra del Patrimonio Canadiense Liza Frulla, en presencia de la Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec Line Beauchamp y de los copresidentes de la Coalición canadiense Pierre Curzi y Scott McIntyre.


Discours de la Ministre Mme Line Beauchamp à l'Unesco octobre 2005

Line Beauchamp, Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec
Liza Frulla, Ministra del Patrimonio Canadiense, a la 33a Conferencia general de la UNESCO

 

Nota de la redacción:

En este Boletín, hay una noticia importante: Canadá ratifica la Convención de la UNESCO sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Asimismo, a fin de dar otros enfoques, volvemos sobre dos eventos de interés que ocurrieron en fecha reciente, a saber, la 2ª fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI-II) de Túnez y las negociaciones comerciales en la Cumbre de la APEC. Por otra parte, también anunciamos a nuestros lectores la celebración de un Coloquio, cuyo tema es “La lucha por la diversidad cultural” y que tendrá lugar en Lyon el próximo día 5 de diciembre, recordándoles que están cordialmente invitados al mismo. Para ello, se pueden descargar de nuestro sitio Internet la invitación, el programa del coloquio y el plano para llegar al lugar del evento.

EN DESTACADO :

Comunicados, discursos, declaraciones

Publicaciones Recientes

En la agenda



Comunicados, discursos, declaraciones

Canadá ratifica la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales, transformándose así en líder, con Québec, de la campaña de ratificación de la misma

Gouvernement du Canada, le 23 novembre 2005 – 2005/11/23

33 días después de su adopción por una mayoría aplastante de Estados miembros de la UNESCO (148 votos a favor, dos en contra y cuatro abstenciones), con motivo de su Conferencia general de octubre de 2005 en París, Canadá ratificó, el día 23 de noviembre de 2005, la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales siendo así el primer Estado del mundo en ratificarla. Cabe recalcar que menos de un mes después de su adopción, esto es, el pasado día 10 de noviembre, el Gobierno de Québec inició este movimiento hacia la ratificación después de un voto unánime de los miembros de la Asamblea Nacional sobre una moción de aprobación de la Convención. Así pues, Canadá y Québec son los líderes en la campaña de ratificación de la Convención. Y como lo subraya un observador, “al ratificar este Convención, Canadá afirma que los bienes culturales no son únicamente productos económicos, sino que son también un valor social. Por lo tanto, los Estados tienen el derecho de tomar medidas para proteger la cultura y su diversidad. La Convención pretende ser una muralla contra la uniformización de la cultura que amenaza el planeta a la hora de la globalización”.

El Primer Ministro de Canadá, Sr. Paul Martin y la Ministra del Patrimonio Canadiense, Sra. Liza Frulla, firmaron el instrumento de ratificación, así como la carta de transmisión a la UNESCO, en presencia de la Sra. Line Beauchamp, Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec, y de los copresidentes de la Coalición canadiense para la diversidad cultural, Srs. Pierre Curzi y Scott McIntyre. Una tras otra, estas cinco personas intervinieron ante la tribuna para hacer hincapié en este gran evento, que confirma el papel de líder histórico que desempeña Canadá. En efecto, el instrumento de ratificación fue presentado oficialmente en París este viernes, 25 de noviembre, ante el Director General de la UNESCO, como lo estipula la Convención, por el Embajador de Canadá ante la UNESCO, Sr. Yvon Charbonneau.

Durante la ceremonia de ratificación, el Primer Ministro Paul Martin proclamó que “el mundo de la diversidad prima sobre la uniformidad”. A este respecto, declaró: “El Gobierno de Canadá se había comprometido a ratificar la Convención antes de finalizar el año. Hoy, cumplimos con este compromiso. Canadá tenía que ratificar la Convención, que permitirá preservar las culturas y las identidades, pues éstas constituyen y enriquecen la humanidad entera, y transmitirlas a las generaciones futuras. Hago un llamamiento a todos los estados miembros de la UNESCO para que sigan el ejemplo de Canadá y ratifiquen la Convención”.

A su vez, la Ministra Frulla insistió: “Al ratificar rápidamente la Convención, Canadá confirma su sólido liderazgo en este asunto y demuestra su firme compromiso para con la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Deseo agradecer a los representantes de los gobiernos provinciales, particularmente a Québec, y territoriales, y a la comunidad artística y cultural, así como a todos los canadienses que han trabajado sin descanso desde 1998 para lograr el apoyo de la comunidad internacional a la Convención. Cada cultura debe tener los medios para promover sus ideas, sus valores, sus puntos de vista sobre el mundo y sus esperanzas. Esto es lo que la Convención nos permitirá realizar”.

Esta ratificación, destaca un observador, “es también crucial para Québec, que fue fundamental en la evolución de esta idea. Por cierto, hay que recordar que el Estado quebequense fue el primero en pronunciarse oficialmente sobre la necesidad de un instrumento apremiante en materia de cultura –en junio de 1999, esto es, unos meses antes de que lo hiciera el gobierno federal. (…). Por lo tanto, era perfectamente indicado que la Ministra Line Beauchamp se encontrase junto a Paul Martin y Liza Frulla para celebrar esta ratificación”. En efecto, haciendo también hincapié en el papel de líder que Québec y Canadá desempeñaron en la adopción de este Convención, la Ministra Beauchamp destacó que “ahora hay que lograr que los países se adhieran a la misma y trabajar para su implementación armoniosa”.

Los copresidentes de la Coalición canadiense para la Diversidad Cultural, Srs Pierre Curzi y Scott McIntyre manifestaron su satisfacción por la iniciativa del Gobierno de Canadá, que no tardó en encabezar una campaña internacional destinada a dar, a la mayor brevedad, fuerza de ley a la Convención. Para Sr. Scott McIntyre, también presidente y editor de Douglas & McIntyre y representante de la ACP (Association of Canadian Publishers) en el seno de la Coalición, es totalmente lógico que Canadá sea el primer país en ratificar la Convención: “Canadá lanzó el movimiento proponiendo la idea de un tratado internacional sobre la diversidad cultural, y tomó la delantera a nivel diplomático para reunir apoyos internacionales en todas las etapas del proceso de la elaboración y la adopción de la Convención a la UNESCO. La ratificación es crucial para que la Convención pueda realmente tener fuerza de ley”.

Para Sr. Pierre Curzi, la rápida ratificación de Canadá sitúa a éste en una posición de llevar el liderazgo en la campaña de ratificación destinada a que la Convención adquiera el mayor peso jurídico y político posible en los años venideros. Asimismo, aprovechó la ocasión para agradecer al Gobierno de Québec su acción determinada en la campaña de promoción de la Convención, así como su apoyo decisivo al trabajo de la Coalición desde 1999. Insistió en destacar, con gran satisfacción, que el pasado día 10 de noviembre, la Asamblea Nacional de Québec dio por unanimidad su aprobación a la Convención. En su calidad de portavoz de la UDA (Unión de Artistas), de la que es igualmente presidente, declaró: “No dudo en afirmar que quienes ganaron esta Convención son ante todo las asociaciones profesionales de la cultura y, en gran parte, los artistas. El respeto y la cooperación entre todos los miembros del medio cultural acaban de ganar definitivamente sus credenciales”. No obstante, destacó que el trabajo por realizar es considerable: “Para que este Convención llegue a ser activa, la habrán de ratificar treinta países. Por otra parte, para cumplir con la intención de la Convención, nuestros gobiernos deberían seguir invirtiendo e implantando políticas y programas en materia de cultura. Los tratados sobre comercio y el desarrollo del universo digital ejercen numerosas presiones sobre nuestras industrias culturales y plantean serios retos a la capacidad de los artistas para vivir de su arte. Por lo tanto, es primordial que los gobiernos incrementen el financiamiento, refuercen los reglamentos en materia de contenido y de propiedad nacionales y consideren esencial el apoyo a los artistas y creadores”.

Para la Coalición canadiense, la Convención reconoce, en derecho internacional, la índole diferente de los bienes y servicios culturales, y afirma el derecho soberano de los países de implantar políticas culturales que permitan desarrollar sectores culturales fuertes, aptos para contribuir a una verdadera diversidad cultural, tanto a escala nacional como internacional. Así pues, está concebida para hacer contrapeso a las presiones que ejercen las negociaciones comerciales sobre los países para que contraigan compromisos de liberalización sobre la cultura, renunciando así a su derecho a establecer políticas culturales. Por lo tanto, sostiene al Sr. Curzi, “el número de 30 ratificaciones es tan sólo un mínimo para que la Convención tenga un verdadero alcance, pues será preciso que dichas ratificaciones provengan de un gran número de países situados en todas las regiones del mundo: Asia, Europa, África y las Américas. En el transcurso de los meses y los años venideros, contamos con que Canadá continúe aprovechando todas las ocasiones diplomáticas en los foros internacionales para incitar a otros países a ratificar la Convención”.

Arriba de la página

La Organización Internacional de la Francofonía (OIF) pide que se ratifique la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales

Organisation internationale de la Francophonie (OIF), Antananarivo, Madagascar, le 23 novembre 2005 – 2005/11/23

Al finalizar sus trabajos, la 21ª sesión de la Conferencia Ministerial de la Francofonía (CMF), que se celebró en Madagascar los días 22 y 23 de noviembre pasado, pidió encarecidamente a los Estados miembros de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF) que ratificasen lo antes posible la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales adoptado el pasado día 20 de octubre a la Plenaria de la 33a Conferencia general de la UNESCO. Durante la conferencia de prensa de clausura, el Ministro de Asuntos Exteriores de Burkina Faso, Sr. Youssouf Ouédraogo, indicó que el deseo de la OIF es que se permita la rápida entrada en vigor de la Convención: “La CMF demostró su interés por este Convención al adoptar una resolución específica que incita a los estados miembros de la OIF a ratificarla con celeridad. Nuestra preocupación es llegar rápidamente a la cuota de 30 ratificaciones necesaria para que la Convención tenga vigencia. La Francofonía otorga una importancia capital a la diversidad cultural. Se ha involucrado en la adopción de dicho texto que ha defendido con ardor en varias instancias”.

Por su parte, el Secretario General de la Francofonía, Sr. Abdou Diouf, insistió para que las ratificaciones legislativas se verifiquen antes de la celebración de la próxima Cumbre de la Francofonía, que tendrá lugar en Bucarest (Rumania) en septiembre de 2006.

La Ministra de Relaciones internacionales de Québec y Ministra responsable de la Francofonía, Sra. Monique Gagnon-Tremblay, que participó en la CMF, animó a sus homólogos francófonos a no escatimar esfuerzas para obtener la ratificación de la Convención por el mayor número posible de países. Recordó que, el pasado día 10 de noviembre, la Asamblea nacional de Québec fue la primera en aprobar, por unanimidad, una moción sobre la Convención de la UNESCO. Por lo tanto, destacó, “un mínimo de 30 países deben ratificar la Convención para que entre en vigor, pero la ratificación por unos 60 Estados miembros de la Francofonía puede representar toda la diferencia en cuanto a la autoridad de la Convención.”

Cabe recordar que la Francofonía reúne a 53 Estados y gobiernos, siendo 29 los países africanos y 11 los miembros de la Unión Europea. Los 10 países ‘observadores’ son, en su mayoría, países de Europa del Este.

Arriba de la página

La Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC) se moviliza para la ratificación de la Convención de la UNESCO sobre la Diversidad de las Expresiones Culturales

Mame Birame Diouf, ministre sénégalais de la Culture et du Patrimoine historique classé, Dakar, le 22 novembre 2005 – 2005/11/22

La VIII Reunión Anual de Ministros de la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC), que reunió, del 21 al 23 de noviembre en Dakar, a actores culturales de todo el mundo, permitió a los miembros de la RIPC darse cuenta de la urgencia de ratificar la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Fue así como el ministro senegalés de Cultura y del Patrimonio Histórico Clasificado, Sr. Mame Birame Diouf, Presidenta de este VIII Reunión de la RIPC, invitó a los países a “adoptar lo antes posible esta Convención”: “Es el único medio para acelerar su entrada en vigor y cerciorarnos de que la nueva gobernabilidad cultural del mundo tenga verdaderamente lugar. Se tratará de un logro inestimable que los países deben aprovechar para iniciar y ganar la batalla de la ratificación”. Durante los trabajos de este VIII Reunión, se hizo particular hincapié en que “la Convención es un instrumento magnífico que no tiene la vocación de excluir, sino de unir y congregar. Tampoco tiene como segunda intención el poner en cuarentena cualquier bien y servicio de ningún país”. El objetivo contemplado, precisa el Ministro de Cultura, es velar por la cohesión social en el seno de las naciones y entre éstas, dando a la globalización las armas para su éxito.

Para la representante de la UNESCO a la VIII Reunión de la RIPC, Sra. Katerina Stenou, conviene posicionar claramente la Convención con relación a los instrumentos internacionales adoptados en otros foros. Hace particular hincapié en que, “en ningún caso esta Convención debe transformarse en rehén de una constitución que oponga la economía a la cultura (…). La Convención está concebida como un núcleo que enlace la cultura y el desarrollo. Es un medio para relacionar la cultura con la solidaridad internacional y con la comprensión mutua”.

Arriba de la página

"Labrar el futuro mediante el saber": La UNESCO se alegra de que la CMSI haya recuperado por su cuenta los principios de libertad de expresión, diversidad cultural y acceso universal a la información

Koïchiro Matsuura, Directeur général de l’UNESCO, 21 novembre 2005 – 2005/11/21

El día 18 de noviembre en Túnez, el Director general de la UNESCO, Sr. Koïchiro Matsuura se alegró de que los 176 Estados que participaban en la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI-II) en Túnez, del 16 al 18 de noviembre 2005, se hubieran adherido a la visión de la UNESCO de las sociedades del saber, basada en cuatro principios: libertad de expresión, educación de calidad para todos, acceso universal a la información y a los conocimientos, respeto de la diversidad cultural y lingüística.

Estos principios figuran en el Compromiso de Túnez y el Programa de acción de Túnez para la sociedad de la información, adoptados el día 21 de noviembre por la CMSI. El Compromiso de Túnez reconoce que la libertad de expresión y la libre circulación de información, conocimientos e ideas son esenciales para la sociedad de la información y benefician el desarrollo. Asimismo, reconoce la importancia capital del acceso universal a la información y del respeto a la diversidad cultural y lingüística, así como al papel de los medios de información "para garantizar que todos se beneficien de las oportunidades que puedan brindar las TIC". Estipula que las TIC poseen enormes posibilidades para acrecentar el acceso a una educación de calidad, favorecer la alfabetización y la educación primaria universal así como para facilitar el proceso mismo de aprendizaje, que sentará de esa forma las bases para la creación de una sociedad de la información abierta a todos y orientada al desarrollo y de una economía del conocimiento que respete la diversidad cultural y lingüística.

Por otra parte, el Programa de acción de Túnez para la sociedad de la información recomienda que la UNESCO siga desempeñando un papel director en la implementación del Plan de acción adoptado en la primera fase del CMSI en Ginebra en diciembre de 2003. A este respecto, el Programa de acción de Túnez contempla la contribución de la UNESCO en ocho sectores: acceso a la información y al saber; refuerzo de las capacidades; teleenseñanza; ciberciencia; diversidad e identidad culturales, diversidad lingüística y contenidos locales; medios de comunicación; dimensiones éticas de la sociedad de la información; cooperación internacional y regional.

En sesión plenaria, el Director general abogó en favor de “sociedades del saber equitativas e inclusivas que exploten el potencial de los conocimientos y los pongan al servicio del desarrollo sostenible. Para la UNESCO, construir sociedades del saber equivale a construir un futuro mejor para todas las naciones y todos los individuos”. Sr. Matsuura también destacó la importancia de un enfoque que tenga en cuenta las diversas partes involucradas, en particular la sociedad civil y el sector privado, en la aplicación del Programa de acción de la CMSI.

Por otra parte, basándose en los resultados de la Mesa Redonda que se celebró durante la CMSI-I en Ginebra en diciembre de 2003, una Mesa Redonda de alto nivel se organizó en Túnez el día 17 de noviembre, en el marco de la CMSI-II, presidida por el Director general Sr. Matsuura, y que reunió a jefes de Estado y de gobierno, eminentes científicos, dirigentes de la sociedad civil y del sector privado para compartir la experiencia y las visiones sobre la manera en que el saber puede influir en el desarrollo humano y social, e incluso conducirlo a un futuro justo, equitativo e integrador. Este Mesa Redonda, sobre el tema: "Labrar el futuro mediante el saber", sirvió de tribuna para discutir sobre la necesidad de edificar sociedades del saber equitativas e integradoras, y en particular, cómo el potencial del saber puede ser explotado y puesto al alcance de los pueblos del mundo para su desarrollo sostenible. Estuvo centrada en las siguientes cuestiones: poner de relieve las condiciones y los enfoques para tener un mayor acceso a la información y al saber, la función de un entorno favorable, la importancia de las innovaciones técnicas y sociales y la necesidad de invertir en los recursos humanos e institucionales, así como en las infraestructuras; identificar procesos, marcos y enfoques para facilitar la creación y las aplicaciones del conocimiento para fines de desarrollo y progresos económicos para todos los países, apropiándose socialmente de las TIC y teniendo en cuenta la igualdad de géneros, la concentración en el poder de los conocimientos locales y autóctonos, en su mecanismo y su preservación e integración en las redes de intercambios mundiales y contemporáneos.

A fin de preparar esta CMSI-II, la UNESCO había organizado anteriormente reuniones temáticas relativas a los cuatro principios sobre los que se basa su visión de la sociedad de los conocimientos, a saber, la libertad de expresión en el ciberespacio; las TIC para la formación al servicio del desarrollo: los factores claves de éxito ; el plurilingüismo para la diversidad cultural y la participación de todos en el ciberespacio; y la diversidad cultural.

Para memoria:

Arriba de la página

CMSI-II: "Por una sociedad del saber equilibrada, solidaria et tolerante"

Zine El Abidine Ben Ali, Président de la République Tunisienne et président du Sommet mondial sur la société de l'information (CMSI-II), Tunis, le 17 novembre 2005 – 2005/11/17

“Al igual que tenemos un gran interés por la edificación de una sociedad de la información que garantice al individuo el derecho a la información y vele por la fluidez de la circulación de los datos sin obstáculos y sin trabas, ponemos de relieve lo imperativo de definir normas éticas universales (…). Se impone el ansia de preservar las especificidades culturales y garantizar su comunicación fecunda como responsabilidad moral colectiva”. Con estas palabras, el Sr. Zine El Abidine Ben Ali, Presidente de la República Tunecina, inauguró los trabajos de la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI-II), en Túnez del 16 al 18 de noviembre de 2005. El Presidente Ben Ali, también Presidente de la CMSI-II, declaró que tenía “mucha esperanza en que la Cumbre de Túnez representase una etapa determinante en la identificación de soluciones adecuadas a los problemas que se plantean en el sector de la información y comunicación, gracias a la cooperación de todos los participantes y a su deseo de llegar a resultados que estén a la medida de los retos y los importantes temas que caracterizan nuestra época”.

Por lo demás, haciendo hincapié en la necesidad de lograr un acuerdo sobre el tema de Internet que pueda servir los intereses de toda la humanidad, el Sr. Ben Ali destacó la necesidad imperiosa de definir una visión prospectiva clara de una sociedad equilibrada del conocimiento que garantice a todos los pueblos la oportunidad de acceder a las tecnologías de la comunicación, indicando que los efectos del abismo numérico van más allá de los aspectos económicos y sociales para cubrir otros aspectos mucho más peligrosos para el futuro de la humanidad, tales como la diversidad cultural, que constituye el fundamento de la herencia de la humanidad y representa su verdadera riqueza, en toda su fecundidad y su perennidad.

La ceremonia de apertura tuvo lugar en presencia de los jefes de Estado y de gobierno, los jefes de delegaciones y los representaciones de las organizaciones internacionales, del sector privado y de la sociedad civil. Según la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), la Cumbre reunió en Túnez a 17.500 delegados de 176 Estados, entre ellos 5.600 representantes de los gobiernos, 1.340 de organizaciones internacionales, 5.640 de las ONG, 3.670 del sector privado, así como un millar de periodistas.

Arriba de la página

CMSI-II: "La identidad cultural y la libertad de expresión son valores fundamentales"

Moritz Leuenberger, Conseiller fédéral suisse, Tunis le 17 novembre 2005 – 2005/11/17

El Consejero Federal y Jefe del Departamento Federal de Transportes y Comunicación de Suiza, Sr. Moritz Leuenberger, reafirmó la importancia de la libertad de la información, el pasado día 17 de noviembre, en Túnez, con motivo de la inauguración de la CMSI-II. A este respecto, declaró: “La identidad cultural y la libertad de expresión son valores fundamentales. Por ello hemos de aprovechar la CMSI para destacar enérgicamente la importancia del derecho a la libertad de información”. El Consejero indicó, en particular, que “la calidad de la información y de la sociedad de la información no está determinada por la tecnología o la infraestructura utilizada, sino por la libertad y la apertura de espíritu. Sin infraestructuras de telecomunicación, no puede haber libertad, independencia o democracia”, declaró. No obstante, agregó: “También se utilizan con fines de opresión, de manipulación, de imperialismo, de colonialismo o de destrucción”.

Asimismo, el Sr. Leuenberger criticó “una cultura mundial y uniforme cuyo idioma de comunicación sea el inglés”, así como “la dominación anglosajona sobre Internet y en los medios de comunicación”. Destacó que “las producciones provenientes de numerosos países y culturas permanecen confinadas en determinadas áreas”: “Mientras que las tecnologías de la información podrían contribuir de forma importante a la pluralidad cultural, hay que reconocer que conducen a la uniformidad –a la globalización en el sentido negativo de la palabra–, es decir al empobrecimiento de los contenidos y de la diversidad cultural”, lamentó el Consejero Federal. A este respecto, declaró que “las tecnologías de la comunicación, Internet, radio y televisión, deben ponerse al servicio de la identidad cultural de los hombres y las mujeres, de manera que los conduzcan a la independencia y a la libertad de decisión, y no para manipularlos o ponerlos bajo tutela”.

Con ello, el Sr. Leuenberger afirmó que la reciente adopción, por la UNESCO, de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales “es un paso en la buena dirección”, pero hay que proseguir los esfuerzos. Hizo hincapié en el hecho de que “los contenidos culturales no son simples mercancías”. En su opinión, las tecnologías de la comunicación deben estar “al servicio de la libertad de opción de los ciudadanos, con un espíritu de apertura y de libertad. Tal proceso sólo se puede llevar a cabo en una sociedad libre y democrática que permita que sus ciudadanos accedan libremente a la información (…). Los Estados en los cuales un ministerio decide cuál es la información asequible y reprime la libertad de expresión están aún muy lejos de una verdadera sociedad de la información”, concluyó.

Arriba de la página

Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC) se moviliza para la OMC: "Reactivar las negociaciones sobre la liberalización del comercio"

Commerce international Canada, Ottawa, le 21 novembre 2005 – 2005/11/21

La cumbre de dirigentes de Asia-Pacífico, comúnmente denominada Foro de Cooperación Asia-Pacífico (APEC), que se inauguró el pasado día 18 de noviembre en Pusan (Corea del Sur), duró dos días y fue dedicada a la reactivación de las negociaciones sobre la liberalización del comercio mundial. Corea, en su calidad de anfitriona de la APEC, eligió el siguiente tema para orientar las discusiones de todo el año: “Hacia una comunidad: Acepta el desafío – Enfrenta el cambio”. En dicha oportunidad, Canadá dio a conocer sus prioridades con respecto a la APEC.

Los 21 miembros de la APEC, que representan el 45% de la población, cerca del 50% del comercio mundial y casi el 60% de la economía del planeta (producto interior bruto mundial), aún esperan salvar la Conferencia Ministerial de la OMC, que se celebrará en Hong Kong del 13 al 18 de diciembre próxima; se afirma que dicha Conferencia constituye un momento decisivo en la terminación del ciclo de negociaciones de Doha (Qatar) en 2006. Asimismo, la APEC finalizó su Cumbre incitando a que se abandonara el actual callejón sin salida en que se encuentran las negociaciones para movilizarse y abrirse al comercio mundial: “Todos los miembros de la OMC deben alcanzar un resultado ambicioso y equilibrado al final del ciclo de Doha, lanzado en 2001 con miras a la liberalización del comercio (…). El ciclo de Doha es esencial para la APEC, pero también para todos los miembros de la OMC”. Los dirigentes de la APEC afirman haber reducido las dos terceras partes de barreras arancelarias en estos últimos 15 años y ven en ello el motivo de un crecimiento económico rápido. En dicha oportunidad, el Presidente de China, Hu Jintao, lanzó una propuesta en tres puntos para la cooperación de los miembros de la APEC, incitándolos a contribuir al crecimiento estable de la economía mundial y regional, otorgando un papel total a su propia fuerza e implementando medidas políticas.

Sin embargo, conviene recordar lo que se juega en estas negociaciones comerciales sobre el sector cultural. A este respecto, se suele admitir que “los acuerdos comerciales ejercen una presión cada vez mayor sobre los países para que renuncien a su derecho a adoptar políticas culturales a fin de cerciorarse de que podamos tener acceso a nuestra propia cultura, así como a la cultura de otros países”. Y ésta es la razón por la que la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales, adoptada por la Conferencia General de la UNESCO el 20 de octubre pasado, es tan importante, ya que consagra en el derecho internacional el carácter distintivo de los bienes y servicios culturales en tanto que medios de transmisión de valores, identidades y significados que transcienden su valor comercial.

De hecho, el Comité de Enlace Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural –que agrupa 31 coaliciones en otros tantos países–, así como la Unión Europea, la Organización Internacional de la Francofonía y los otros Espacios lingüísticos (de habla portuguesa, hispana y árabe), siempre recordaron a los países la importancia, a todo lo largo del período que cubren la negociación, la adopción y la ratificación de esta Convención, que debían abstenerse de contraer cualquier compromiso de liberalización del sector cultural en las negociaciones comerciales que limitasen la aplicación de la Convención. Asimismo, varios gobiernos, entre ellos los de Canadá y de Québec, decidieron no asumir compromisos de liberalización y recurrir a las reservas necesarias para preservar sus políticas, cada vez que ciertas cuestiones en particular, aquéllas relativas a los bienes, servicios, inversiones, normas de competencia y propiedad intelectual, pudieran tener una incidencia sobre su capacidad para adoptar medidas de apoyo a la cultura.

La APEC cuenta hoy con 21 miembros: Australia, Brunei, Canadá, Chile, China, Hong Kong (China), Taiwán (China), Corea del Sur, Estados Unidos, Filipinas, Indonesia, Japón, Malasia, México, Nueva Zelanda, Papua–Nueva Guinea, Perú, Rusia, Singapur, Tailandia y Vietnam.

Arriba de la página

Publicaciones Recientes

Hacia las sociedades del saber - Informe Mundial de la UNESCO

UNESCO, Éditions UNESCO, Paris-France, 232 pages, 3 novembre 2005 – 2005/11/03

Con motivo de la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI-II) en Túnez del 16 al 18 de noviembre de 2005, el Director general de la UNESCO, Sr. Koïchiro Matsuura hizo público, el pasado día 3 de noviembre, el Informe Mundial de la UNESCO titulado Hacia las sociedades del saber.

Este Informe Mundial, fruto del trabajo de un equipo internacional de expertos e intelectuales de renombre, es un alegato a favor de sociedades capaces de incluir a todos sus miembros y promover nuevas formas de solidaridad que impliquen a las generaciones actuales y a las generaciones futuras. Establece claramente la diferencia entre la sociedad de la información, basada en adelantos tecnológicos, y las sociedades del saber, que tienen en cuenta dimensiones sociales, éticas y políticas más amplias. Asimismo, pone de relieve la diversidad cultural y el desarrollo sostenible.

El informe se basa en 10 temáticas que cubren desde la sociedad de la información hasta las sociedades del saber, las sociedades en forma de red, los conocimientos y las nuevas tecnologías, los riesgos y la seguridad humana en las sociedades del saber, el acceso a la participación, etc. El informe concluye que la comunidad internacional –ya se trate de los gobiernos, las organizaciones internacionales, tanto gubernamentales como no gubernamentales, o del sector privado– debería privilegiar tres series de iniciativas, que serán otros tantos pilares sobre los cuales se pudieran edificar verdaderas sociedades del saber para todos: una mayor valorización de los conocimientos existentes para luchar contra la fractura cognoscitiva, un enfoque más participativo del acceso al conocimiento y una mayor integración de las políticas del saber.

A la luz de las observaciones que contiene el Informe y de las pistas de reflexión y de acción que se exploran en el mismo, la UNESCO reclama la atención de la comunidad internacional sobre la necesidad de implementar 10 recomendaciones que pongan de relieve la dimensión ética de las sociedades del saber y propongan iniciativas concretas para propiciar su desarrollo:

  • Invertir más en una educación de calidad para todos, a fin de garantizar la igualdad de oportunidades;
  • Multiplicar los lugares de acceso comunitario a las tecnologías de la información y la comunicación;
  • Fomentar el acceso universal al saber, gracias al incremento de los contenidos disponibles;
  • Trabajar en un ‘laboratorio común’ para que el saber científico esté mejor repartido, es decir, crear redes e infraestructuras de colaboración científica accesibles a los investigadores de varios países y regiones, incluyendo a aquéllos que trabajan en países en desarrollo, y administrados de forma colectiva;
  • Compartir el saber ambiental para lograr un desarrollo sostenible;
  • Otorgar prioridad a la diversidad lingüística: los retos del plurilingüismo;
  • Progresar hacia una certificación de los conocimientos en Internet, creando marcas de calidad;
  • Intensificar la creación de coparticipación para la solidaridad numérica;
  • Incrementar la contribución de las mujeres a las sociedades del saber;
  • Establecer indicadores sobre las sociedades del saber, a fin de medir el conocimiento estudiando la factibilidad de indicadores de las sociedades del saber, capaces de ayudar a definir mejor las prioridades para reducir, a escala nacional e internacional, la fractura cognoscitiva.
  • Le texte du Rapport (232 pages) (francés | inglés)
  • Communiqué de l'UNESCO
  • Observatoire de l'UNESCO sur la société de l'information

Arriba de la página

Palabras en juego: Enfoques multiculturales sobre las sociedades de la información

Alain Ambrosi et Valérie Peugeot (sous la direction de), C&F éditions, Caen-France, 656 p., 28 octobre 2005 – 2005/10/28

Acaba de publicarse, sobre una idea de Alain Ambrosi, una obra cooperativa coordinada por Valérie Peugeot (Vecam) y Alain Ambrosi (CMIC) con la colaboración de Daniel Pimienta (Funredes), y titulada: Palabras en juego, redactada por unos treinta autores provenientes de la sociedad civil y de cuatro continentes y que propone descifrar las grandes nociones de la "sociedad de la información".

En el momento en que se desarrolla la segunda fase de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI-II) en Túnez, este libro propone una visión crítica sobre los conceptos de la era de la información; dicha mirada, que procede de sensibilidades y de culturas diferentes, abre visiones alternativas. Parte del postulado que “las técnicas no son nunca neutrales: tienen consecuencias sociales, económicas y culturales. Lo mismo sucede con las tecnologías de la información y la comunicación (TIC). Los términos utilizados en las negociaciones internacionales, en las cuales las legislaciones toman difícilmente la medida de estas consecuencias y vehiculan percepciones que raras veces son objeto de un debate democrático, condición previa e indispensable para una decisión política”.

Esta obra plurilingüe (francés, inglés, español y portugués) constituye una referencia para los lectores deseosos de descifrar estos temas claves a través de 24 conceptos de la sociedad de la información, a saber: Gobernabilidad de Internet; Fractura digital; Medios de comunicación; Programa informático libre; Piratería; Expresión ciudadana; Accesibilidad; Inteligencia cooperativa; Comunidades virtuales; Gestión de los conocimientos; Cibercriminalidad. Entre los que contribuyen a la misma, cabe citar a Carlos Afonso, Alan Alegre, Subbiah Arunachalam, Michel Briand, Sally Burch, Mavic Cabrera, Kemly Camacho, Dominique Cardon, Sasha Costanza-Chock, Marcelo d’Elia Branco, Luis Angel Fernandez Hermana, Rikke Frank Joergensen, Alain Kiyindou, Hervé Le Crosnier, Mouhamadou Lo, Raphael Ntambue, Sean o’Siochru, Stephanie Perrin, Marc Raboy, Pascal Renaud, Catherine Roy, Partha Pratim Sarker, Christine Schweidler, Marcelo Solevicens, Felix Stalder, Rosa Maria Torres, Roberto Verzola.

Arriba de la página

En la agenda

"Los aspectos jurídicos de la diversidad cultural"

Agence Vietnamienne d'Information(AVI), Hanoi, 14 novembre 2005 – 2005/11/14

Los días 14 y 15 de noviembre, se celebró en Hanoi (Vietnam), un coloquio internacional sobre ‘Los aspectos jurídicos de la diversidad cultural”. Dicho coloquio reunió a unos 200 delegados del sector de la cultura provenientes de Francia, Canadá, Laos, Camboya, Indonesia, Japón, China y Tailandia, así como a expertos de la UNESCO, de la Agencia Intergubernamental de la Francofonía y de la Unión Europea.

Con dicho motivo, los participantes estudiaron las cuestiones de la liberalización comercial, la preservación de la diversidad cultural y el tratamiento de estos informes bajo el aspecto jurídico. Las diferentes intervenciones permitieron analizar el contenido de la Convention de l'UNESCO, adoptado por los miembros de la UNESCO en su Conferencia general el pasado día 20 de octubre. Los delegados abordaron también la esencia misma de los documentos relativos a las leyes nacionales e internacionales expresadas por la OMC y la UNESCO, con una particular atención a los tratados comerciales bilaterales relativos a los productos culturales, así como a las experiencias de varios países en la preservación de la diversidad cultural.

 

La CMSI-II en los medios de comunicación …

Agence Vietnamienne d'Information(AVI), Hanoi, 14 novembre 2005 – 2005/11/14

Los días 14 y 15 de noviembre, se celebró en Hanoi (Vietnam), un coloquio internacional sobre ‘Los aspectos jurídicos de la diversidad cultural”. Dicho coloquio reunió a unos 200 delegados del sector de la cultura provenientes de Francia, Canadá, Laos, Camboya, Indonesia, Japón, China y Tailandia, así como a expertos de la UNESCO, de la Agencia Intergubernamental de la Francofonía y de la Unión Europea.

Con dicho motivo, los participantes estudiaron las cuestiones de la liberalización comercial, la preservación de la diversidad cultural y el tratamiento de estos informes bajo el aspecto jurídico. Las diferentes intervenciones permitieron analizar el contenido de la Convention de l'UNESCO, adoptado por los miembros de la UNESCO en su Conferencia general el pasado día 20 de octubre. Los delegados abordaron también la esencia misma de los documentos relativos a las leyes nacionales e internacionales expresadas por la OMC y la UNESCO, con una particular atención a los tratados comerciales bilaterales relativos a los productos culturales, así como a las experiencias de varios países en la preservación de la diversidad cultural.

BBC


L'Express


Inter Press Service


Cultura e Mercado


Le FIGARO


TV5


AFP


TAGEBLATT-Luxembourg


Mondialisations (GERM)

Arriba de la página