Diversidad cultural

Boletín informativo
La Diversidad de las Expresiones Culturales

Vol. 5, no 19, lunes, 20 de junio de 2005

Hacia la adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO, en octubre de 2005: ¡Hay que mantener el rumbo y proseguir la movilización!

EN DESTACADO :

Comunicados, discursos, declaraciones

En la agenda



Comunicados, discursos, declaraciones

"Un amplio apoyo internacional se confirma en favor de la diversidad cultural, pero aún queda mucho trabajo por realizar para consolidar los apoyos a este proyecto de Convención"

LineBeauchamp,  ministre de la Culture et des Communications du Québec, le 14 juin 2005 – 2005/06/14

A su regreso de la Cumbre Mundial de Ministros de Cultura que se celebró en Madrid los días 11 y 12 de junio, y en la cual participó,  la Ministra de  Cultura y Comunicación, Sra. Line Beauchamp, estableció un balance positivo de las discusiones en las que se confirmó el amplio apoyo internacional en favor del proyecto de convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales resultante de la tercera sesión de la reunión intergubernamental de expertos de la UNESCO que finalizó sus trabajos el pasado día 3 de junio en París: “Acabamos de superar otra etapa importante. Los 70 Estados presentes, 45 de los cuales estaban representados por autoridades ministeriales, concluyeron, como nosotros, que se trata de un documento valioso y apoyan el trabajo realizado. Este proyecto de Convención propone un compromiso razonable al que se suma una fuerte mayoría de los Estados miembros de la UNESCO. Establece las bases políticas y jurídicas de un instrumento que llenará un vacío”, declaró la ministra en su discurso ante sus homólogos.

Y agregó lo siguiente: “Con este texto, estamos convencidos de haber alcanzado un equilibrio realista. En efecto, se encuentran en el mismo los objetivos esenciales que defiende Québec en lo tocante a los derechos de los Estados y gobiernos a apoyar su cultura y a la confirmación de la índole específica de los bienes y servicios culturales. También se pueden observar la afirmación explícita de que la Convención no estará subordinada a los demás compromisos internacionales y la existencia de los mecanismos de seguimiento y de solución de las controversias que permitirán a la Convención levantar el vuelo y llegar a ser el instrumento internacional de referencia en materia de cultura”. “También hay que alegrarse de que se haya tenido en cuenta la necesaria solidaridad internacional”, afirmó la Ministra, destacando luego que “aún queda mucho trabajo por realizar para consolidar los apoyos a este proyecto de Convención”. Y dirigiéndose a sus homólogos, insistió en que “es importante confirmar nuestros apoyos en nuestras propias filas, entre nuestros colegas ministros y ante nuestros jefes de Estado y de gobierno, a fin de que nuestra posición sea clara y unánime y se vea en todos los niveles (…). Hay que redoblar los esfuerzos para preservar la ventaja estratégica de la cual disponemos. Aún nos falta convencer a algunos Estados indecisos y, sobre todo, conservar los apoyos. En el transcurso de los próximos meses, vamos a proseguir la movilización y mantener el rumbo, a fin que el proyecto de Convención sea adoptado en octubre de 2005 ».

A la vez que encomia el papel de la sociedad civil y, en particular, el de las coaliciones para la diversidad cultural, que “prosiguen su eficaz y constante labor de persuasión”, Sra. Beauchamp afirma también que “el Estado debe garantizar condiciones propicias a la creación y actuar de manera que–dentro del respeto a la libertad artística–se impulsen las expresiones culturales, contribuyendo así al desarrollo de nuestras sociedades”. Según la Ministra, “el hecho de asumir y defender esta responsabilidad no es incompatible con nuestra apertura al libre comercio, sino todo lo contrario, pues Québec, al igual que Canadá, está decididamente a favor de la apertura de los mercados. El matiz estriba simplemente en el hecho de que las expresiones culturales no pueden asimilarse con simples objetos de comercio. Los bienes y servicios culturales son también vehículos de cultura, de identidad y de un imaginario propio”. [05-19]

Arriba de la página

La comunidad internacional acaba de dar otro paso importante hacia la adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales

Liza Frulla, ministre fédérale du Patrimoine canadien, Ottawa, le 14 juin 2005 – 2005/06/14

Los representantes de más de 70 países, reunidos en Madrid en el marco de la Cumbre Mundial de Ministros de Cultura, aprobaron el texto del proyecto de convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales, dando así un nuevo  impulso a esta iniciativa. Según la Ministra Liza Frulla, la comunidad internacional acaba de dar otro paso importante hacia la adopción de esta Convención: Y declaró: “Estoy encantada con el extraordinario apoyo recibido, apenas unos días después de adoptarse el texto definitivo en Paris”. En efecto, fue durante la ‘sesión histórica’ de la la tercera sesión de la reunión intergubernamental de expertos de la UNESCO cuando, de los 130 países presentes, 127 se pusieron de acuerdo sobre el texto definitivo de la Convención. Según la Ministra, “el texto es el fruto de intensas negociaciones, y la amplia mayoría de los países lo consideran como la expresión de un compromiso equilibrado y razonable. De hecho, se puede concluir que si el texto obtuvo la casi unanimidad en París, es porque los autores supieron alcanzar un equilibrio adecuado entre los intereses de todas las partes y, al mismo tiempo, preservar la eficacia y el rigor de la Convención ».

Sra. Frulla destacó, en particular, que “el texto definitivo de la Convención que ha sido adoptado en París, respeta los tres grandes objetivos del Canadá: la Convención reconoce la dualidad de la índole específica de los bienes y servicios culturales, es decir, su valor social y económico; la Convención reafirma el derecho de los Estados a tomar medidas para apoyar sus expresiones culturales; la Convención está en un pie de igualdad con los demás tratados internacionales, los apoya y no está subordinada a ellos”. La ministra agregó que “gracias al apoyo y al liderazgo del Canadá, los esfuerzos internacionales para garantizar la diversidad de las expresiones culturales alcanzarán pronto su objetivo. Durante las próximas semanas, hemos de reunir al mayor número posible de países a fin que la Convención sea adoptado este otoño ».

En un discurso que pronunció con motivo del Festival Internacional de Televisión de Banff, en la provincia de Alberta, declaró que deseaba “que los Estados miembros de la UNESCO adoptasen un convención, a fin de que cada país tenga el derecho de tomar medidas para apoyar y proteger a sus artistas y creadores, y ello en todas las formas de expresión cultural; un convención que ocupe un lugar en el contexto internacional y sirva de documento de referencia en todas las discusiones sobre la diversidad de la expresión cultural”. En efecto, afirmó que “(…) la Convención será lo suficientemente pujante para tener un estatus comparable con el de los demás tratados internacionales, al igual que los de la Organización Mundial del Comercio (OMC). Por lo tanto, no estará subordinada a éstos, lo cual es, en sí, un triunfo. Pese a que los Estados Unidos no dio su apoyo al texto de la convención, de los 130 países que estaban presentes, casi todos lo aprobaron”. Por ello, en el curso de los próximos meses, declara la Ministra, “su misión consistirá en promover los méritos de la Convention, y especialmente ante los países que no apoyaron totalmente el anteproyecto”. [05-19]

Arriba de la página

Cumbre mundial de ministros de Cultura en Madrid – Declaración de Madrid en favor de la diversidad cultural

Ministère de la Culture de l'Espagne, Madrid, le 12 juin 2005 – 2005/06/12

Los delegados en la Cumbre Mundial de Ministros de Cultura en Madrid dieron su apoyo masivo a la Declaración de Madrid en favor de la diversidad cultural e hicieron un llamamiento  para la adopción definitiva del proyecto de convención de la UNESCO sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales a la 33a Conferencia general de la UNESCO que se celebrará en octubre de 2005 según los términos recomendados durante la 3a Sesión de la reunión intergubernamental de expertos.  Por otro lado, manifestaron su apoyo a la UNESCO en el proceso de aprobación de la Convención e invitaron a sus homólogos de los otros países a suscribirse a esta Declaración, en la cual se enuncia que los elementos fundamentales de la futura Convención deben ser los siguientes:

  • El respeto a los derechos humanos y a las libertades fundamentales como base principal de la diversidad cultural.
  • El principio de igualdad de todas las culturas, por cuanto todas las expresiones culturales son parte del patrimonio común de la humanidad.
  • La naturaleza distinta de los bienes y servicios culturales, por lo que deben ser objeto de un tratamiento particular y diferenciado del conjunto de las mercancías.
  • El derecho soberano de los poderes Públicos de establecer y desarrollar políticas culturales que fomenten y protejan la diversidad cultural.
  • El papel fundamental de la cultura como factor de empleo, de crecimiento económico y de desarrollo sostenible, especialmente de los países de menor renta.
  • La necesidad de dotar a esta Convención del mismo rango jurídico que otros acuerdos internacionales

Durante esta reunión que movilizó a los responsables de 71 países, entre los que figuraban 45 ministros de Cultura, los Ministros de Chile, Argentina y México, entre otras cosas, dijeron la importancia de hacer adoptar el convenio en octubre de 2005. Sin embargo, hay otros que, al menos de momento, no están de acuerdo con las propuestas que han presentado, y entre ellos se encuentran Estados Unidos, Japón, Australia e Israel, como lo informa el diario El País. La Ministra español de Cultura, Sra. Carmen Calvo explicó que hasta ahora sólo ha habido "diferencias de matices en los casos de Estados Unidos, Australia, Israel y Japón, pero nos queda de aquí a octubre para trabajar. Habrá que ceder todos un poco", puntualizó. Según la Ministra, esta declaración no constituye un freno a la libre circulación ni un refuerzo de las barreras proteccionistas. Asimismo, la ministra dijo estar convencida de que "el siglo en el que vivimos tiene que ser el de los equilibrios y las armonías, en el que la cultura debe convertirse en un factor de desarrollo humano y de reequilibrio". El Ministro brasileño de cultura, Sr. Gilberto Gil, por su parte, reivindicó la cultura de los pequeños países y explicó que "el concepto de la diversidad cultural llega justo para que nos coloquemos por encima de conceptos como guerra e incomprensión, y para que trabajemos por la posibilidad de avanzar y de que también los económicamente pequeños, pero tan grandes en el biopoder de su gente y de su presencia humana, cuenten cada vez más". [05-19]

Arriba de la página

Un paso decisivo hacia el Convención sobre la diversidad cultural

Commission suisse pour l'UNESCO  – 2005/06

En la edición de junio de 2005 de su Carta de Información, la Comisión suiza para la UNESCO informa de que, aunque subsisten divergencias de visión sobre algunas cláusulas, los 130 Estados que participaron en la 3a sesión de la reunión intergubernamental de expertos de la UNESCO adoptaron, el pasado día 3 de junio en París, un proyecto de convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales, y pidieron el Director general de la UNESCO que transmitiera el documento a la Conferencia general, recomendando a ésta que lo adopte durante esta 33a sesión, en octubre  de 2005. Este boletín destaca, asimismo, que Suiza, que participó activamente en los trabajos, es uno de los artífices de la integración del apoyo a la diversidad de los medios de comunicación, incluso a través del servicio público de radiodifusión, como medida que pueda ser adoptada por las Partes para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales. También se comprometió con una disposición encaminada claramente a reconocer el papel de la sociedad civil y a fomentar su participación activa para alcanzar los objetivos de la convención. Asimismo, propició el consenso al brindar sus ‘buenos oficios’.” [05-19]

Arriba de la página

La futura Convención de la UNESCO: Un éxito en la tercera sesión de la reunión intergubernamental de expertos

Union européenne de radio télévision (UER), le 6 juin 2005 – 2005/06/06

En esta toma de posición relativa al proyecto de Convención de la UNESCO sobre la diversidad cultural que la UER hace pública mediante un comunicado, esclarece su posición sobre este proyecto de Convención haciendo particular hincapié en la necesidad de que el nuevo  instrumento jurídico internacional:  clarifique la legitimidad de las políticas nacionales destinadas por preservar y por promover la diversidad cultural y el pluralismo de los medios de comunicación; reconozca el importante papel de las instituciones de servicio público, especialmente los organismos públicos de radiodifusión; salvaguarde la libertad y el pluralismo de los medios de comunicación; y clarifique la relación con el derecho comercial internacional, a fin de que aumente la coherencia de la gobernabilidad internacional.

Como lo menciona el comunicado, este texto, que fue aprobado por 550 expertos representan 130 Estados miembros de la UNESCO, y al cual se opusieron Estados Unidos e Israel, será transmitido a la Conferencia general de la UNESCO para ser discutido y aprobado eventualmente en octubre de 2005. Según la UER, “esta convención servirá para promover la diversidad en todas las expresiones culturales y proteger las identidades culturales nacionales; por lo tanto, llegará a ser uno de los textos de referencia para los servicios públicos de radiodifusión de todo el mundo”. Entre las modificaciones más importantes que se introdujeron en el texto básico, destaca también el comunicado, se observa el reconocimiento del derecho a la diversidad de los medios de comunicación (preámbulo de la Convención), así como la importancia del papel del servicio público (art.6.2.h) para la afirmación del pluralismo. [05-19]

Arriba de la página

La Coalición francesa para la Diversidad Cultural se alegra de la conclusión de las negociaciones de la UNESCO a pesar la fuerte oposición de los Estados Unidos

Coalition française pour la diversité culturelle, Paris, le 8 juin 2005 – 2005/06/08

En este comunicado, la Coalición francesa declara que los representantes de 120 Estados miembros adoptaron el 3 de junio pasado un proyecto de convención que debe transmitirse para aprobación al 33ª Conferencia general de la UNESCO en octubre de 2005, en un momento en que había mucha inquietud acerca de la capacidad de la 3ª sesión para finalizar un texto, debido sobre todo a la fuerte oposición de Estados Unidos. Según este comunicado, el proyecto de convención reconoce la específica de los bienes y servicios culturales y la legitimidad de las políticas culturales. En este articule 20, relativo a las relaciones con los demás instrumentos internacionales, y que fue objeto de los debates más violentos con los Estados Unidos, el proyecto reafirma el principio de no subordinación de la convención con relación a los demás tratados y obliga a las Partes a tener en cuenta las exigencias de la diversidad cultural cuando interpretan y aplican sus obligaciones internacionales o cuando contraen nuevos compromisos.

Según la Coalición francesa, la negociación de este texto habría sido caracterizada por la reiterada hostilidad de los Estados Unidos en todas las etapas importantes frente a una voluntad internacional en la que estaban unidos los países en desarrollo y los países desarrollados. Por primera vez en esta materia, la Unión Europea negoció en nombre de los 25 Estados miembros al expresarse con una sola voz. La Coalición francesa para la diversidad cultural, miembro del Comite Internacional de Enlace de las Coaliciones para la Diversidad Cultural, junto con las otras 24 Coaliciones, participó como observador en la tercera y última sesión de la reunión intergubernamental de expertos de la UNESCO. Manifiesta su especial satisfacción por la constitución oficial de la Coalición italiana el 22 de junio próximo en Roma, con lo cual ascenderá a 8 el número de Coaliciones creadas en Europa desde principios del año 2004 y reforzará la voz de los profesionales de la cultura con miras a la 33ª  Conferencia general de la UNESCO de octubre próximo. [05-19]

Arriba de la página

En la agenda

Futura proyecto de convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales: "Primera victoria para la excepción cultural a la UNESCO"

Revue de presse du 7 au 13 juin 2005 – 2005/06/7-13

Reunidos en París, los representantes de los Estados miembros de la UNESCO adoptaron el 3 de junio pasado, un anteproyecto de convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Según Myriam Jézéquel, Presidente del Cercle Jean Monnet de la Culture de la Chaire Jean Monnet en intégration européenne de la Universidad de Montreal, se trata de una ‘victoria anunciada’: “Ya tenemos ganada la última ronda”, indicó en su artículo publicado en el diario Le Devoir del 7 de junio. “Es también una victoria para Québec y para Canadá en su deseo de consolidar su identidad sobre esta base de las "expresiones culturales". En esta recta final, a fuerza de argumentos, lograron que retrocediera los Estados Unidos en su intento de debilitar el alcance de la Convención en su relación con los demás tratados comerciales y jurídicos, particularmente los de la Organización Mundial del Comercio (OMC) (…). Implicado en esta lucha desde 1998, Québec ha desempeñado un papel motor en las negociaciones. El apoyo a la diversidad cultural, que se extiende más allá de la Francofonía, reúne hoy día a varios gobiernos en su deseo común de sustraer las producciones culturales de las negociaciones comerciales. Este objetivo moviliza asimismo a los 24 Coaliciones para la diversidad cultural por todo el mundo, que agrupan a las organizaciones profesionales de la cultura en sus respectivos países”.

Por su parte, Libération y La Libre Belgique destacan que este "Accuerdo en la UNESCO para un convención internacional, tendiente a excluir los bienes culturales de los debates de la OMC" es ungolpe maestro de la UNESCO’, y ‘los estadounidenses están furiosos’: “La Francia y Europea han dado un paso decisivo en la lucha encaminada a excluir los bienes y servicios culturales de los debates de la  OMC, al lograr que se reconozca por primera vez su especificad, en el cuerpo de un tratado internacional. A costa de un grave conflicto que ya sacude a la UNESCO, al haber dado los estadounidenses un portazo a la reunión, furiosos de este resultado”. En particular, destacan que “la cultura está saliendo de un vacío jurídico: por primera vez, encuentra un reconocimiento en el derecho internacional, en una convención que reconozca su especificad irreductible (…). En los intercambios internacionales, la industria cultural se encontraba en un no man's land. Era vulnerable porque todo podía ser protestado ante la OMC”. Según  La Libre Belgique, “la Convención otorga a los Estados el total derecho a implementar su propia política cultural de ayuda y protección. Por lo tanto, pueden subvencionar el teatro o el cine, conceder bonificaciones fiscales a aquéllos que donen un cuadro a un museo, dictar leyes y reglamentos para proteger los monumentos históricos o impedir la salida de obras de arte del patrimonio. Toda la gama está explícitamente autorizada”. Libération apunta que “La Francia, no obstante, evita todo triunfalismo a fin de no exacerbar las tensiones con los Estados Unidos”, y concluye diciendo que “sólo está empezando la gran batalla por la excepción cultural”.

Según Le Monde, se trata de una ‘primera victoria para la excepción cultural a la UNESCO’. En efecto, informe esta edición  del 11 de junio de 2005, “Desde hace varios años, la Francia ­ (…) y cierto número de Estados, Canadá entre ellos, llevan el liderazgo de esta lucha que se desarrolla para contrarrestar la apisonadora cultural estadounidense. Se trata de lograr que escapen los productos culturales, entre ellos el cine y la música, al derecho común del comercio internacional, y de reconocer a los Estados Unidos la posibilidad de defender su parcela cultural con todos los medios que considere oportunos”. A este respecto, cita al Ministro francesa de Cultura, quien declara: “¡Es un éxito rotundo! El principio de sacar las obras de la mente de los debates en el seno de la OMC es el resultado de un largo trabajo”. Por el Ministro francesa, informe Le Monde, se ha superado así una etapa determinante: “Ya hemos salido de la fractura entre las bellas artes que merecen la excepción cultural, y el cine o la música, que son de la incumbencia de la industria. Nuestro proyecto de convención concierne a todas las disciplinas artísticas. Ya se ha ganado la batalla del principio de la diversidad”.  No obstante, destaca Le Monde, si bien el Ministro francesa ha ganado una batalla, no ha ganado la guerra, pues la delegación estadounidense en la UNESCO  ‘reaccionó secamente’ con un comunicado : “El anteproyecto de convención elaborado por este grupo de trabajo es altamente defectuoso y fundamentalmente incompatible con la misión estatutaria de la UNESCO de promover la libre circulación de las ideas a través de las palabras y las imágenes”. La embajadora permanente de los Estados Unidos en la UNESCO, Louise V. Oliver, se encuentra en fase de consulta en Washington, y su encargado de negocios, Andrew Koss, conserva una actitud prudente: “No hemos recibido el texto final que se está puliendo. Esperamos poder estudiar el documento para juzgar los puntos jurídicos que ponemos en tela de juicio”, indicando también que “el comercio no está en el mandato de la UNESCO”. Asimismo, recuerda la posición estadounidense: “Esperábamos llegar a un documento que ayudase a los países más desfavorecidos a desarrollar su producción cultural. Teníamos preferencia por un acuerdo que propiciara los intercambios culturales en lugar de edificar fortalezas. La cultura no puede sobrevivir dentro de las fronteras”. Por lo tanto, la adopción de este texto es para él “una decepción, pero no vamos a dar un portazo a la UNESCO. Tenemos interés por la intervención de la institución en las áreas más importantes para nosotros, esto es, la educación, las ciencias, el patrimonio  mundial. Creemos que el texto debe ser enmendado porque contiene demasiadas incertidumbres y ambigüedades. El Director de la UNESCO dio a entender que habría que llegar a un consenso. Vamos a esforzarnos por lograr que se enmienden los documentos de aquí al mes de octubre”.

Con las mismas palabras, Alec Castonguay da la alarma, en Le Devoir: “Se corre el riesgo de que los Estados Unidos haga todo lo que pueda para matar el tratado sobre la diversidad cultural". En efecto,  afirma que “la conclusión de las negociaciones en la UNESCO, el 3 de junio pasado, y la emergencia de un texto final sobre la diversidad cultural que es incisivo suscitó una violenta reacción por parte de los Estados Unidos, que regresó a la UNESCO, tras 19 años de ausencia, precisamente para impedir la creación de un texto tan impactante. Esta agria crítica, no sólo del acuerdo, sino también del organismo de las Naciones Unidas, con sede en París, permite presagiar una ofensiva diplomática de los estadounidenses en todos los frentes de aquí al voto decisivo, que se verificará en octubre”.

Por lo tanto, Josée Boileau en  Le Devoir se pregunta si se trata de una ‘semivictoria’. En efecto, “¿Qué es una victoria en materia de derecho internacional? ¿Hay que alegrarse, como lo hacen Québec y Ottawa, cuando una convención controvertida es aprobada por la casi totalidad de los países que la discuten, con el riesgo, sin embargo, de edulcorar sus más importantes disposiciones? En ello estriba toda la dificultad para analizar la "convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales" de la UNESCO. Sra Boileau destaca que “el reconocimiento de la cultura como un objeto aparte, cargado de valores y que, por eso mismo, puede ser objeto de cuotas o subvenciones, ha puesto furiosos a los estadounidenses. El comunicado de los Estados Unidos, difundido la semana pasada, es un testimonio elocuente de ello, y los que participaron en las negociaciones suponen que los estadounidenses tratarán de posponer la votación del mes de octubre. En esta lucha, Estados Unidos está aislado, pero es potente y, más que nunca, está decidido a ello”. [05-19]

Arriba de la página

Movilización general para la defensa de los bienes culturales: 45 ministros de Cultura reunidos en Madrid bajo los auspicios de la UNESCO

Revue de presse du 11 au 13 juin 2005 – 2005/06/11-13

“Por un trato específico de los bienes y servicios culturales, a más de 70 países adoptan la Declaración de Madrid sobre la diversidad cultural” es el título de La Tribune de Argel publicado en la Web el 13 de junio pasado. En dicha edición, se informa de que la Cumbre Mundial sobre la diversidad cultural en Madrid, y en el cual participaron los ministros de Cultura o sus representantes de más de 70 países, fue marcada por  la adopción, por unanimidad, de la Declaración de Madrid, un texto que apoya el proyecto de Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales que será estudiado en la Conferencia general de la UNESCO, prevista para el próximo mes de octubre. Según esta declaración, es indispensable “frenar la homogeneización y la estandarización actuales que puede suponer la ruptura del equilibrio entre las culturas y comprometerse para con las nuevas generaciones a proteger y promover la rica diversidad cultural existente en nuestro planeta”. Pone de relieve el hecho de que “la diversidad cultural es un factor de pluralismo, de democracia, de cohesión social y de empleo, de crecimiento sostenido, de la propia identidad de las sociedades y los individuos, así como de diálogo”.

Así pues, el Ministro argelino de Cultura, Sra. Khalida Toumi, indicó que los elementos decisivos de la diversidad cultural se plantean a los países potentes en cuanto a competencia y mercado; para los países en desarrollo “son elementos de supervivencia, de permanencia o de desaparición”. Según la Ministra, Argelia aprueba la Declaración de Madrid sobre la diversidad cultural, que contiene una serie de principios pero, al mismo tiempo, reafirma su posición “contra cualquier hegemonía, venga de donde venga”. La Ministra español de Cultura, Sra. Carmen Calvo, expresó el punto de vista de la mayoría de los países participantes, que consideran que los artistas y los bienes culturales no son simples mercancías en el marco de un acuerdo jurídico internacional; también piensan que los bienes y servicios culturales no pueden estar sometidos a las reglas de la OMC, como los productos agrícolas o textiles. En este contexto, Sra. Calvo explicó que la adopción del proyecto de Convención sobre la diversidad cultural implica un trato específico para algunos de los bienes y servicios culturales.

Según Menara International en esta edición del 16 de junio, la reunión de Madrid debería poner de relieve la convergencia de los ministros de Cultura de todo el mundo sobre la necesidad de negociar un tratado internacional sobre la diversidad de las culturas. Además de los Estados Unidos, los países hostiles a la excepción cultural consideran que los bienes culturales deben obedecer, al igual que todos los demás, a las reglas de la OMC: “Sitúan el principio del libre comercio por encima de todo y dicen que los preocupan algunos puntos del tratado, pues pueden ser interpretados desde el punto de vista proteccionista”.

Pour la Agence France presse (AFP), Esta Cumbre Mundial de los ministros de Cultura en Madrid permitió a los 40 ministros y a unos treinta representantes de países de Europa, Asia, África y América afirmar ‘la igualdad de todas las culturas’, pero también permitió a los representantes de países hispanófonos, lusófonos y francófonos reafirmar su determinación a apoyar el proyecto de convención en la UNESCO sobre la diversidad cultural ‘en perjuicio de los Estados Unidos que los acusan de proteccionismo’, destaca Le Nouvel Observateur.

Según Le Monde, se afirma en el entorno del Ministro francesa de Cultura que “la convención no tiene nada de antiamericano ni de anti OMC puesto que consideramos que la OMC es un entorno central del multilateralismo (…). El objetivo de la convención es que las reglas de la competencia y del mercado interno no prohíban a nuestros Estados subvencionar los bienes y servicios culturales. Que los compromisos en la OMC no prohíban estas subvenciones a nuestros Estados”. En efecto, entre los elementos que se deben incluir definitiva y claramente en la futura Convención sobre la diversidad cultural”, figuran “el principio de igualdad de todas las culturas, la índole distinta de la específica de los bienes y servicios culturales, el derecho soberano de los poderes públicos a definir y desarrollar políticas culturales”. Sus defensores luchan también para “otorgar a esta Convención el mismo rango jurídico que otros acuerdos internacionales”. Pero Estados Unidos sigue diciendo que es proteccionismo, tratando, según varios representantes, de lograr que se enmiende la convención o se atenúen sus efectos jurídicos, y refutan sa no subordinación a la OMC. Mientras tanto, debido a la especificidad de cada cultura, sus defensores desean poder subvencionar sus diversas formas: disco, libro, cine y música. De ahí la importancia de que los abogados de la diversidad cultural mantengan la presión.

Por Le Figaro, que cita al Ministro francesa de Cultura, “con este texto, la UNESCO transforma en derecho positivo y activo un principio –el de la diversidad cultural – cuyos detractores consideran como un combate de retaguardia. Con esto ponemos en marcha una dinámica popular, lejos de todo proteccionismo y que se atribuye a la circulación de las obras. Esta entrada en el derecho internacional constituye un adelanto histórico para la cultura”. La Ministra español de Cultura, por su parte, no duda en comparar esta convención “con los textos relativos al desarrollo sostenible o la biodiversidad”, mientras que el Ministro brasileño, considera que “este texto es un instrumento de política cultural, pero es también una defensa del sector de la cultura, de los medios de comunicación y de lo audiovisual contra la globalización y la uniformización” de los contenidos. Pero Le Figaro advierte de que “esto no impide que esta convención aún esté en el limbo. Es en el próximo mes de octubre cuando será sometida a la conferencia general de la UNESCO para su ratificación (…). De aquí a entonces, los defensores de este texto tendrán que trabajar mucho para evitar que se ponga en tela de juicio una parte de los logros presentados en Madrid. En efecto, Estados Unidos, para quien las industrias culturales representan el segundo asiento comercial en el balance de los servicios, se opone ferozmente a este texto y reclama una renegociación. Defiende un libre comercio absoluto que le permita inundar el mercado mundial según le parezca”.

Porque “no se cambian tomates por una película”, según refiere Le Devoir,  los ministros de Cultura y los representantes de los 70 país, reunidos en Madrid, reafirmaron enérgicamente “la específica de los bienes y servicios culturales”. Según algunos periódicos, que en esto reproducen los comunicados de AFP, reafirman que “esta reunión va encaminada a proclamar con fuerza la específica de los bienes y servicios culturales, que no pueden reducirse a simples mercancías. Dicho de otro modo, la cultura –ya se trate de música, audiovisual, cine, obras del pensamiento y de la creación– no puede estar subordinada, como los productos agrícolas o textiles, a las reglas de la OMC”. [05-19]

Arriba de la página