Diversidad cultural

Boletín informativo
La Diversidad de las Expresiones Culturales

Vol. 5, no 33, lunes, 7 de noviembre de 2005

La UNESCO adoptó la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales durante la Plenaria de su 33a Conferencia general:

" Parte campaña de ratificación ! "

Discours de la Ministre Mme Line Beauchamp à l'Unesco octobre 2005 Sra. Line Beauchamp, Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec e Sra Liza Frulla, Ministra del Patrimonio Canadiense, a la 33a Conferencia general de la UNESCO

EN DESTACADO :

Comunicados, discursos, declaraciones

En la agenda



Comunicados, discursos, declaraciones

La Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales se adopta: " La batalla en pro de la Convención no ha terminado. La campaña de la ratificación propias recién comienza! "

Secretaría del Comité de Enlace Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural (CIL), octubre de 2005 – 2005/10

El Comité de Enlace Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural(CIL), en la reciente edición de su Boletín – Coaliciones en Movimiento –, vuelve sobre el significado del voto que condujo a la adopción de la Convención en la UNESCO y sus implicaciones sobre la continuación del proceso. He aquí un resumen :

Por el CIL, abrumador margen de 148 contra 2 de los Estados Miembros en favor de la Convención, significa que por primera vez en la historia del derecho internacional se reconoce el carácter singular de los bienes y servicios culturales en una convención. Es decir, en un tratado que además confirma formalmente el derecho soberano de los países a darse políticas culturales en pro de la diversidad. El resultado fue un voto con fuerza suficiente para impulsar una gran campaña destinada a que los gobiernos ratifiquen la Convención lo antes posible. Al reconocer en la legislación internacional el derecho de los países a darse sus propias políticas culturales, la Convención aporta una base sólida a aquellas naciones que no desean entregar la cultura a los acuerdos comerciales y prefieren no asumir compromisos de liberalización cultural ante la OMC o en sus acuerdos de comercio a nivel regional. Asimismo, afirma el CIL, Los países impulsores de la idea -Francia y demás miembros de la Unión Europea; Canadá, Brasil, China, Sudáfrica y tantos otros- pueden enorgullecerse con justa razón de esta conquista. Otro tanto pueden decir las más de 30 coaliciones por la diversidad cultural y centenares de organizaciones de profesionales de la cultura del mundo entero que durante los últimos seis años se movilizaron a favor de la Convención.

En cambio, el CIL destaca que la fuerte oposición de Estados Unidos -la que se intensificó durante el último año a medida que avanzaban las negociaciones- entregó una clara señal de que el proceso de ratificación pondrá a prueba la determinación de los países. Su decisión, sin embargo, será clave para garantizar que la Convención entre en vigor y asuma su papel en el ordenamiento jurídico mundial. Según el CIL, la abrumadora votación en favor de la Convención se hace todavía más impactante cuando se considera que Estados Unidos lanzó en su contra una ofensiva generalizada que en los días previos a la votación se intensificó hasta alcanzar niveles inéditos. La determinación de Estados Unidos de oponerse a la Convención hasta el último día quedó en evidencia en la multiplicidad de ámbitos en que se desarrolló su contraofensiva: A finales de agosto EE.UU. intentó que la Organización Mundial de Comercio interviniera directamente en el proceso que se llevaba a cabo en la UNESCO. La estratagema fue enfáticamente rechazada por los países miembros de la OMC a favor de la Convención; Al inicio de la Conferencia General de la UNESCO, la Secretaria de Estado Condoleeza Rice dirigió una nota a los cancilleres de todos los países miembros expresando “honda preocupación” de su gobierno en torno al proyecto de Convención, proponiendo “posponer toda medida relativa a esta convención hasta que hayamos tenido más tiempo para abordar sus multiples fallos”; En vísperas de la votación, Estados Unidos orquestó una ofensiva mediática que se tradujo en burlas y denuncias en contra de la UNESCO en importantes medios de prensa, incluyendo The Wall Street Journal, The Washington Post y The New York Times.

Al interior de la UNESCO, prosigue el CIL, la embajadora norteamericana Louise Oliver siguió haciendo discursos a favor de la diversidad cultural en términos generales, pero haciendo todo lo posible por desvirtuar o dilatar la Convención. Caracterizando el texto como “apresurado” y “sujeto a interpretación”, la embajadora se concentró en argumentar que la Convención entorpecería el libre flujo de palabras e imágenes, pondría en riesgo la libertad de expresión y tendría efectos negativos sobre los tratados de libre comercio. Luego de ello procedió a proponer cerca de 28 enmiendas expresamente calculadas para diluir los efectos de la Convención, insistiendo en que se votaran todas y cada una a pesar de no contar con el más mínimo apoyo de la Conferencia. El resultado fue un ejercicio de 45 minutos de duración en que cada propuesta se rechazó sistemáticamente por un margen similar al del voto de adopción. Los argumentos de Estados Unidos claramente no lograron persuadir a los demás Estados Miembros. En efecto, varios señalaron que el primer principio de la Convención expresa sin ambigüedad que “…nadie podrá invocar lo aquí dispuesto con el objeto de infringir los derechos y libertades fundamentales consagradas en la Declaración Universal de Derechos Humanos o garantizadas en el derecho internacional, ni tampoco limitar su alcance”. No obstante, las fuertes presiones de Estados Unidos surtieron efecto sobre al menos un grupo de pequeñas naciones que optaron por ausentarse de la sala al momento de la votación, mientras que otras se abstuvieron.

Según el CIL, si bien algunos pueden poner de relieve que esta oposición hasta las últimas consecuencias de Estados Unidos tenía por objeto complacer a los grupos de presión internos, en especial la Asociación de la Industria Cinematográfica, las declaraciones de la Representante de Comercio Exterior de Estados Unidos, quien tras la Conferencia dijo que su país llamaría a no ratificar la Convención o al menos intentaría restringir drásticamente el ámbito de su aplicación a fin de que no entre en conflicto con la OMC, permiten otra lectura: que la batalla en pro de la Convención no ha terminado, y que la campaña por garantizar que ésta se convierta en un instrumento real del derecho de los países a tener políticas culturales propias recién comienza.

Para ello, indica el CIL, los desafíos que se abren ante las organizaciones de profesionales de la cultura están meridianamente claros: llamar a los gobiernos a dar inicio de forma inmediata a una campaña a favor de la ratificación. Dentro de los próximos dos años, alcanzar o superar el mínimo de 30 ratificaciones. Velar por que las ratificaciones provengan de todas partes y que naciones del África, las Américas, Asia Pacífico y Europa se pronuncien a favor. Y por último, seguir alerta y exigiendo a los gobiernos que no acepten compromisos de liberalización de la cultura en las negociaciones comerciales que desarrollen antes de la entrada en vigor de la Convención.

El Comité de Enlace Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural (CIL) reunida en su seno las coaliciones para la diversidad cultural compuestas por autores, artistas y profesionales de la cultura de 31 países: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Benín, Brasil, Burkina Faso, Canadá, Camerún, Chile, Colombia, Congo, Corea, Costa de Marfil, Ecuador, España, Francia, Guinea, Hungría, Irlanda, Italia, Malí, Marruecos, México, Nueva Zelanda, Perú, Senegal, Eslovaquia, Suiza, Togo, Uruguay.

Arriba de la página

Adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: " Ahora empieza la lucha: será preciso que este Convención sea ratificada por el mayor número posible de países "

Nabil Benabdallah, ministre de la Communication et porte-parole du gouvernement marocain, 3 novembre 2005 – 2005/11/03

En esta edición, el Diario marroquí Le Matin destaca que con la adopción de la Convenciónde la UNESCO sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales , resurge la polémica sobre las cuotas audiovisuales. Al establecer un retrato de las porciones de mercado de las películas en Europa en las salas de cine, el periodista Rachid Tarik llega a la conclusión que los filmes estadounidenses son ampliamente dominantes con relación a los nacionales: Reino Unido: 83% de los filmes estadounidenses contra 15% de los filmes nacionales y 2% para las otras filmes. Estas proporciones son las siguientes en los demás países: España : 75%, 14% y 11%; Italia: 63%, 22%, y 15%; Francia: 56%, 34% y 10%. Por eso, destaca: contra la hegemonía cultural estadounidense, donde siete de las grandes empresas del cine dominan el 80% del mercado mundial, había que reaccionar: " La UNESCO lo hizo adoptando, con una mayoría aplastante, la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales ". “Este texto, que libera la cultura de las reglas del comercio internacional, entrará en vigor en cuanto la hayan ratificado 30 países. "Es un importante progreso en un mundo que necesita proteger la diversidad cultural y organizar el diálogo de las culturas" (…). Por su parte, también se alegraron los representantes de los países del Sur, pero al mismo tiempo hicieron hincapié en que no se trataba más que de un principio. “Ahora empieza la lucha: será preciso que este Convención sea ratificada por el mayor número posible de países”, comenta.

Para Marruecos, escribe el periodista, la Convención nació en diciembre de 2003, como respuesta a la opacidad que rodeaba la negociación sobre el acuerdo de libre comercio (ALC) entre Marruecos y los Estados Unidos, particularmente en lo que se refiere a la cultura. Así pues, para eliminar cualquier equívoco relativo al TLC, el Ministro de Asuntos Exteriores y de Cooperación , Taib Fassi Fihri, se apresuró a tranquilizar a la opinión pública tras la firma del TLC. Pese a que éste declaró que, “a fin de preservar todos los componentes culturales nacionales, Marruecos ha mantenido las subvenciones otorgadas por el Estado en el área cultural, ya se trate de la edición, la distribución, la venta de libros y revistas, las grabaciones de películas, de videos y de música, de producción cinematográfica o de difusión radiofónica y televisiva”, según un observador, si bien la excepción cultural es un logro innegable, dicho logro es frágil y se puede esquivar.

A este respecto, destaca el periodista, Estados Unidos ha multiplicado los tratados bilaterales de liberalización que, con la mayor frecuencia posible, integran los servicios audiovisuales. Marruecos , Honduras, Nicaragua ya han hipotecado cualquier posibilidad de construir una política reglamentaria en el área audiovisual: cuotas, acuerdos de coproducción, etc. Es un punto de vista que no comparte el Ministro de Comunicación y portavoz del Gobierno , Sr. Nabil Benabdallah, quien afirma que la nueva reglamentación marroquí relativa a la comunicación audiovisual y a la industria cinematográfica es edificante en cuanto a nivel, calidad y espíritu de apertura y de apoyo establecidos con el fin de garantizar las condiciones óptimas para el desarrollo y la promoción de la creación audiovisual nacional.

Con este fin, si bien la Convención reafirma el derecho soberano de adoptar medidas y políticas para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales, también dicta los derechos y obligaciones de las partes que incluyen una serie de políticas y medidas para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales, a saber, abordar la creatividad con todas las implicaciones que tiene en el contexto de la globalización, donde las diversas expresiones se ponen en circulación y son accesibles para todos a través de los bienes y servicios culturales.

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: " La diversidad cultural está amenazada por la monocultura"

Diego Gradis, Président exécutif de l’association suisse Traditions pour Demain, Rolle, le 31 octobre 2005 2005/10/31

Este artículo , publicado en el diario suizo La Côte, reproduce las palabras de la física india Vandana Shiva, quien afirma que si con el monocultivo de la tierra desaparecerán las especies, también la monocultura de las mentes hará desaparecer las ideas. Por otra parte, demuestra que una tendencia a la globalización de la cultura, acompañada de intereses comerciales, podría ser perjudicial para la diversidad de los bienes culturales de los Estados de todo el mundo. En esta óptica, el Sr. Diego Gradis, Presidente Ejecutivo de la asociación suiza Tradiciones para el Mañana y miembro la delegación suiza en la UNESCO, explica el desarrollo positivo de las negociaciones que rodearon la adopción de la Convención en la 33 a Conferencia general de la UNESCO, pese a la barrera estadounidense. Afirma que las negociaciones no resultaron fáciles, pero sí se solucionaron rápidamente.

En su opinión, “Estados Unidos no tiene política cultural, pues este sector es principalmente privado, y su exportación es vital, sobre todo que se observa, por ejemplo, que el 80% de las entradas de cine en el mundo es para producciones estadounidenses. Por lo tanto, era preciso establecer una base jurídica internacional, a fin de que cada país pueda defender su propia cultura y propiciar la promoción de la misma. Pese a una tendencia de la población a apreciar las grandes producciones estadounidenses, es vital frenar esta globalización y preservar los logros actuales”. Había que darse prisa, recuerda, pues se están negociando 35 tratados bilaterales entre Estados Unidos y otras naciones, a fin de que éstas acepten una entrada más importante de la cultura comercial estadounidense. Esto se puede hacer, pero ya no en detrimento de los bienes culturales y artísticos autóctonos. La ratificación de este convención es la próxima batalla que hemos de ganar. Y concluye diciendo que es esencial para el futuro de la humanidad.

El artículo destaca también que , ante las graves amenazas que el libre comercio hace pesar sobre la diversidad de las expresiones culturales, los profesionales de la cultura en Suiza crearon en fecha reciente la Coalición suiza para la diversidad cultural , cuya misión es lograr que el Parlamento ratifique rápidamente la Convención internacional.

Arriba de la página

Adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: "Defendamos la diversidad cultural!"

Une coalition de cinéastes européens, 25 octobre 2005 – 2005/10/25

Una coalición de cineastas europeos firma esta declaración en la cual invita a la Comisión Europea a revisar la directiva ‘Televisión sin Fronteras’ (TVSF), a fin de adaptar las reglas para incitar al conjunto de operadores que difunden e invierten en obras de creación a respetar la diversidad cultural, a fin de evitar que la uniformización y la homogeneización se impongan en detrimento de la innovación, la audacia y la calidad. Destaca que hace ya 15 años que Europa se dotó de una reglamentación de sus actividades televisivas, con la directiva TVSF, y desde entonces el mundo de la televisión se ha transformado profundamente: la reciente llegada de nuevos servicios y las revoluciones tecnológicas exigen una revisión de esta directiva. De ello depende el futuro del conjunto de la creación cinematográfica y audiovisual europea.

Los cineastas signatarios de la declaración destacan que ya finalizó la Conferencia de Liverpool, que reunió a todos los actores europeos del sector audiovisual para discutir sobre las orientaciones que debería adoptar la nueva reglamentación europea, dejando flotar serias zonas nebulosas sobre la futura política audiovisual de Europa. Y declaran: “En efecto, tenemos profundos temores de que la Comisión revise a la baja sus ambiciones de impulso de la diversidad cultural y, con una visión a corto plazo, ceda a las presiones de algunos industriales preocupados por escapar a toda coacción. Pues bien, la evolución tecnológica no ha logrado que el principio de la diversidad cultural sea anticuado o pasado de moda. Bien al contrario, impedir que una o algunas culturas dominantes impongan a los más débiles sus formas de pensar, de escribir o de vivir es una idea moderna”.

Para ellos, el reto consiste en extender a lo que se llama técnicamente ‘servicios no lineales’ (y que recubren, en particular, los servicios de video a petición del usuario) los compromisos en cuanto a diversidad cultural y promoción de la producción audiovisual europea, que hoy día valen únicamente para los servicios tradicionales de televisión. Asimismo, afirman que “el viraje tecnológico tomado con la exposición de las obras, debe coincidir con un viraje político y estratégico de la Comisión Europea, a falta de lo cual, a lo largo del progreso tecnológico, las regulaciones logradas lentamente estarían condenadas a perder todo su alcance”. Por consiguiente, declaran, la Comisión debe aprovechar la oportunidad que brinda la revisión de la directiva ‘Televisión sin Fronteras’ (TVSF), para hacer extensivas a todos los operadores de contenidos audiovisuales las reglas de apoyo a la diversidad cultural.

En definitiva, los cineastas declaran: “Europa ha sabido hablar con una sola voz para elaborar la Convención internacional sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, que acaba de ser adoptada en la UNESCO. Este convención representa el primer instrumento internacional de apoyo a la diversidad de la creación. Sería paradójico, y finalmente dramático, que Europa deshiciera por un lado lo que, por otro, ha contribuido en gran parte a elaborar. No comprenderíamos que Europa, en su propio territorio, no defendiese con más ambición, sinceridad y fuerza la diversidad cultural entre el conjunto de difusores de obras audiovisuales y cinematográficas. De ello depende el porvenir de la creación, de su pluralismo, de su vitalidad y de su riqueza”.

Arriba de la página

En la agenda

Adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: "¿Hay que temer a Estados Unidos?

La Libre Belgique , édition du 2 novembre 2005 – 2005/11/02

La edición de 2 de noviembre de la Libre Belgique titula: “B ush en América Latina para sostener el comercio. Su sueño de área de libre comercio, que se extienda desde Alaska hasta el Antártico se encuentra en punto muerto”. ¿Hay que preocuparse por ello?

En efecto, destaca Le Nouvel Observateur, la inauguración de la Cumbre de las Américas en Mar del Plata (Argentina), se tornó, el viernes, en enfrentamiento entre partidarios y adversarios del proyecto de área de libre comercio a escala del continente (ALCA), defendido por el presidente estadounidense George W. Bush pero rechazado, en particular por el presidente venezolano Hugo Chávez. La 4ª Cumbre de las Américas, que reunió, hasta el sábado, a los jefes de Estado y de gobierno de 34 países de América, se caracterizó por una lucha de influencia entre ambos presidentes. Según refiere el diario, Estados Unidos, con el apoyo de Canadá, México y Chile, aprovechará la Cumbre para tratar de relanzar las negociaciones sobre la creación del Área de Libre Comercio de las Américas. No obstante, debería de enfrentar la firme oposición de los países del Mercosur, con Brasil y Argentina a la cabeza.

Para los ‘antiALCA’, al igual que para Venezuela y Cuba, la administración Bush sólo trata de abrir los mercados de América Latina a las grandes empresas, lo cual tendrá como consecuencia un empobrecimiento aún mayor para las poblaciones ya exangües. Si bien las palabras de los otros países de la región no son tan extremas, son cada vez más numerosos los que, como Brasil, Argentina, Paraguay y Uruguay, están buscando otras vías para el desarrollo. A este respecto, el presidente mexicano Vicente Fox afirmó que la mayoría de los países del continente son favorables a las negociaciones encaminadas a crear el ALCA y que estas conversaciones deberían de progresar. Según Sr. Fox, de los 34 países presentes en Mar del Plata, 29 apoyan esta iniciativa. Si llega a crearse, esta área de libre comercio sería la más importante en el mundo, por delante de la Unión Europea. Pero hace años que están estancadas las negociaciones tendientes a su creación.

De hecho, el presidente estadounidense George W. Bush que debía de asistir a dicha cumbre y, más adelante, realizar una gira por Brasil y Panamá dedicada al comercio, declaró a los periodistas, antes de iniciar su viaje, que su prioridad había cambiado en materia de liberalización del comercio, dejando de lado, por el momento, sus ambiciones de llegar a un Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA) que, inicialmente, debía finalizarse a principios de 2005, en beneficio de una reactivación de las negociaciones en el seno de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y del ciclo de Doha para el desarrollo. El presidente estadounidense indicó que iba a fomentar, durante su viaje, tratados comerciales bilaterales y multilaterales, como los que vinculan a Estados Unidos y Chile, o con los países de América Central y República Dominicana.

Arriba de la página

Adopción de la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales : "Armar la cultura para hacer frente al comercio"

Le Monde , édition du 18 octobre 2005 - 2005/10/18

En este artículo publicado en Le Monde, Claude Michel, el secretario del CGT-Spectacle, reafirma la urgencia de ratificar la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales adoptada recientemente por la Plenaria de la Conferencia general de la UNESCO. Entre otras cosas, escribe: “L a fuerte movilización de los medios culturales, a partir de 1993, permitió que Europa obtuviese exenciones en las cláusulas de libre comercio de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y rechazase cualquier compromiso de liberalización para los servicios audiovisuales y culturales. La excepción cultural es un logro innegable. Pero, dicho logro es frágil y se puede esquivar . De hecho, Estados Unidos ha multiplicado los tratados bilaterales de liberalización que, con la mayor frecuencia posible, integran los servicios audiovisuales. Marruecos , Honduras, Nicaragua ya han hipotecado cualquier posibilidad de construir una política reglamentaria en el área audiovisual (cuotas, acuerdos de coproducción, etc.) . La ‘estrategia del dominó’ prosigue hoy día con Colombia, Ecuador, Perú y Tailandia. En la OMC, aunque sólo 26 de los 148 países presentaron ofertas de liberalización sobre los servicios audiovisuales, van a continuar las negociaciones comerciales y es posible que algún día los servicios culturales paguen los vidrios rotos de un amplio regateo, pues no debemos olvidar que éstos siguen siendo ‘liberalizables’. Por último, pese a la excepción cultural, progresan la hegemonía estadounidense y la concentración de las industrias culturales”.

Según Sr. Michel, en el campo cultural, no existe el equivalente del protocolo de Kioto para el medio ambiente; ésta es la razón por la que los expertos gubernamentales elaboraron el anteproyecto de Convención, que pretende ser un instrumento jurídico apremiante. En su opinión, el texto actual reconoce la índole específica de los bienes y servicios culturales portadores de identidades, valores y significados ; afirma el derecho soberano de los Estados de adoptar medidas y políticas para proteger y promover la diversidad de las expresiones culturales ; preconiza el intercambio equilibrado de los bienes y servicios culturales entre los países; insiste en el refuerzo de la cooperación cultural con una mayor inversión de los países del Norte en los países del Sur, permitiéndoles así desarrollar su capacidad de creación, de producción y de distribución. Pero también pone de relieve que, “después de una labor de zapa sistemática, Estados Unidos votó en contra del texto de la Convención, pretendiendo que el texto, en lugar de tratar sobre la cultura, trata sobre el comercio y conduce a un aumento del proteccionismo. Tiene la firme intención de hacer todo lo que le sea posible para retrasar la adopción de la Convención hasta octubre de 2007”.

Prosigue diciendo que, una vez adoptada, la Convención deberá luego ser ratificada: “Ya se sabe que Estados Unidos ejercerá todas las presiones posibles sobre los Estados para que no la ratifiquen. Por lo tanto, hemos de proseguir nuestras acciones para contribuir a crear nuevas coaliciones para la diversidad cultural en numerosos países, las cuales harán presiones sobre sus respectivos gobiernos con miras a la ratificación de la misma, velando también para que no haya ningún compromiso de liberalización en la OMC o en otro ámbito. Una vez que se haya ratificado, la utilidad de la Convención tendrá que medirse por su capacidad para ‘morder’ en el derecho de la OMC. Hay que evitar cualquier ingenuidad ‘juridista’ cuando se conocen las dificultades del derecho internacional social, penal, ambiental para afirmarse ante el derecho mercantil internacional, y sobre todo la constancia de la pugnacidad estadounidense para apoyar a sus industrias culturales y lograr la perennidad de su hegemonía. Apostemos por que los debates en torno a la Convención de la UNESCO permitan ampliar el círculo de las fuerzas de resistencia y de proposición, y sensibilizar más a los ciudadanos y a los actores de la vida cultural para evitar que se implante la monocultura planetaria.

Arriba de la página