Diversidad cultural

Boletín informativo
La Diversidad de las Expresiones Culturales

Vol. 5, no 32, domingo, 30 de octubre de 2005

La UNESCO adopta la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales durante la la Plenaria de la 33a Conferencia general:

"¡La victoria nunca viene sola.!"

Discours de la Ministre Mme Line Beauchamp à l'Unesco octobre 2005 Sra. Line Beauchamp, Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec e Sra Liza Frulla, Ministra del Patrimonio Canadiense, a la 33a Conferencia general de la UNESCO

EN DESTACADO :

Comunicados, discursos, declaraciones

En la agenda



Comunicados, discursos, declaraciones

Coaliciones por la Diversidad Cultural aplauden adopción de la Convención de la UNESCO para la Diversidad Cultural instan a los países a que la ratifiquen de inmediato

Comité de Enlace Internacional de las Coaliciones para la Diversidad Cultural
(CIL), París, 21 de octubre de 2005 – 2005/10/21

Las Coaliciones por la Diversidad Cultural celebraron hoy el contundente voto de mayoría con que los países miembros de la UNESCO adoptaron la Convención Internacional por la Diversidad Cultural, calificando la ocasión de “hito histórico en la lucha por el derecho de los países a tener políticas culturales propias”. Al mismo tiempo, instaron a los países que promovieron el acuerdo a dar inicio inmediato a una campaña orientada a lograr su pronta ratificación y entrada en vigor.

Según estas Coaliciones, presentes hasta ahora en 31 países, « El abrumador voto a favor de la adopción demuestra que el derecho a las políticas culturales (contenidos nacionales mínimos, subsidios, franquicias tributarias, normas sobre propiedad extranjera, etc.) ha sido estimado prioritario por países del mundo entero. El motivo es claro: con muy pocas excepciones, los países requieren de políticas que permitan cautelar que la ciudadanía no pierda el acceso a su propia cultura. Un nivel adecuado de producción cultural nacional es requisito fundamental para que el intercambio de bienes y servicios culturales entre países sea un proceso equilibrado ».

Además las coaliciones mantienen que en un momento en que las negociaciones comerciales someten a los países a fuertes presiones para renunciar a sus políticas culturales, adoptar la Convención de la UNESCO a la brevedad posible se hacía indispensable. Aunque votaron en contra únicamente Estados Unidos e Israel, mientras que Australia, Honduras, Liberia y Nicaragua se abstuvieron, este Convención:

  • Consagra en el derecho internacional el carácter distintivo de los bienes y servicios culturales en tanto que medios de transmisión de valores, identidades y significados;
  • Reafirma con claridad el derecho de los países a darse políticas culturales que garanticen la diversidad de las expresiones culturales a nivel nacional;
  • Integra disposiciones que comprometen a los países desarrollados a prestar apoyo a los países en vías de desarrollo que deseen fortalecer industrias culturales emergentes;
  • Reivindica el principio de la no subordinación; es decir, que la Convención tenga en el derecho internacional un rango igual al de otros instrumentos internacionales, en especial los tratados de comercio;
  • Compromete a los países a tomar en consideración lo dispuesto en la convención no sólo al suscribir acuerdos internacionales, sino también en la aplicación e interpretación de los instrumentos de los cuales sean signatarios; e
  • Incorpora un mecanismo básico de solución de controversias, abriendo así las puertas a que a partir de ahora se empiece a reunir un conjunto de resoluciones sobre política cultural que permita influir sobre el tratamiento que se da al tema en los acuerdos comerciales.

Alcanzar, las coaliciones comprometieron el respaldo de las organizaciones de profesionales de la cultura de todo el mundo en el esfuerzo por lograr que la Convención se convierta en un auténtico pilar del ordenamiento jurídico internacional. Junto con destacar el gran avance logrado con esta votación, las coaliciones hicieron hincapié en que la tarea no ha concluido sino que entra a una nueva etapa: la ratificación.

Las coaliciones, que durante seis años han venido trabajando arduamente para generar un apoyo internacional amplio a la idea de adoptar una Convención Internacional por la Diversidad Cultural, exhortaron a los países que apoyaron la idea hasta su adopción a abocarse de inmediato a una campaña concertada en pro de su ratificación. En su llamado destacaron que ello se advierte claramente indispensable en vista de la fuerte oposición manifestada por Estados Unidos durante todo el proceso; postura que hoy sin duda se canalizará a través de fuertes presiones a los demás países para que se resten a la ratificación.

Además, las coaliciones se comprometieron a instar a los gobiernos de sus respectivos países a ratificar de forma urgente la convención y a seguir movilizados en la construcción de un respaldo internacional amplio hacia el derecho soberano de todos los países de tener sus propias políticas culturales.

Las Coaliciones para la diversidad cultural reunidas en el seno del Comité Internacional de Enlace de las Coaliciones para la Diversidad Cultural compuestas por autores, artistas y profesionales de la cultura de 31 países: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Benín, Brasil, Burkina Faso, Canadá, Camerún, Chile, Colombia, Congo, Corea, Costa de Marfil, Ecuador, España, Francia, Guinea, Hungría, Irlanda, Italia, Malí, Marruecos, México, Nueva Zelanda, Perú, Senegal, Eslovaquia, Suiza, Togo, Uruguay

Arriba de la página

La Red Internacional para la Diversidad Cultural (RIDC) celebra la adopción de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO

RIDC, Ottawa , 21 octobre 2005 – 2005/10/21

En este comunicado de prensa publicado el 21 de octubre pasado, la Red Internacional para la Diversidad Cultural (RIDC) destaca que, desde 2000, ha estado entre los primeros en la campaña por la defensa de un convención sobre la diversidad cultural legalmente ‘apremiante’ para frenar las presiones crecientes sobre las políticas culturales que están en juego en los acuerdos bilaterales y multilaterales de comercio. A este respecto, felicita a la UNESCO y a sus miembros por la adopción de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO .

La RIDC y sus miembros organizacionales de todas las partes del mundo –más de 400 organizaciones culturales no gubernamentales de 71 países– se alegran del impresionante apoyo de los 148 países que votaron a favor del texto final. Este nuevo instrumento jurídico reconoce el valor de la diversidad cultural para el bienestar de las naciones por todo el mundo, admitiendo también que los bienes y servicios culturales tienen más que un valor económico. Pero la RIDC afirma que la Convención no es más que un primer paso en una larga campaña para alcanzar la diversidad cultural y evitar la erosión continua, en los tratados de comercio y de inversiones, del derecho de los Estados a apoyar a sus propios artistas y productores.

A este respecto, el Director General de la RIDC, Sr. Garry Neil, declara que “el sólido apoyo a la Convención constituye un hito en la historia del movimiento sobre la diversidad cultural, y nos sentimos orgullosos del papel que desempeñaron la RIDC y los otros grupos de la sociedad civil para llegar a esta etapa. Pero aún queda mucho por realizar. La sociedad civil debe seguir jugando un papel activo durante la próxima fase y hacemos hoy un llamamiento a todos los Estados que votaron a favor de la ratificación de la Convención para lograr que sea lo más eficaz posible y se comprometan a sostener la diversidad cultural , ya sea en su propio territorio o en otros lugares del mundo”.

De hecho, la RIDC insta a los gobiernos para que colaboren unos con otros, con la sociedad civil, las instituciones intergubernamentales y sus propios artistas y productores culturales para realizar la verdadera promesa de dicha Convención. “Al fin y al cabo, hemos de colaborar para luchar contra las presiones continuas de los que quieren que los bienes y servicios culturales permanezcan únicamente bajo la égida de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y bajo la jurisdicción de los tratados regionales y bilaterales de comercio. Hemos de velar para que los países en desarrollo dispongan de los recursos necesarios para dar a conocer su historia, sus músicas y sus otras obras artísticas a sus públicos locales y a escala mundial”. Asimismo, la RIDC incita a los gobiernos a incluir disposiciones de la nueva Convención en sus acuerdos culturales bilaterales y multilaterales. “La Convención establece únicamente normas mínimas y queremos que los países más ricos del Norte se comprometan específica y concretamente para con los países del Sur, a fin de ayudarlos a desarrollar industrias creativas y a dotarse de instrumentos culturales eficaces”, prosigue el Sr. Neil.

Por otra parte, la RIDC exhorta a los ministros de Cultura, reunidos en la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC), a seguir implicados en esta labor. La cultura se encuentra en todas las dimensiones de la gobernabilidad, incluyendo el comercio, la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos, y sólo empezamos a entender todas estas ramificaciones. La RIPC debe reforzar su voluntad de seguir adelante. Debe incrementar la adhesión de sus miembros y prepararse para la próxima etapa del trabajo sobre la diversidad cultural en la UNESCO, así como para el importante trabajo que se ha de llevar a cabo entre los ministros de Finanzas y de Comercio y los jefes de gobierno.

Arriba de la página

La adopción de la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales: " La Francofonía entra en acción"

Francoffonies , no 16, 27 octobre 2005 – 2005/10/27

En esta Carta de información, el equipo del Festival francófono en Francia, Francoffonies, declara: “Tras cuatro años de maduración, reuniones de expertos, negociaciones y compromisos, pero también de movilización y pedagogía destinadas a los indecisos, un voto sin apelación (…) ha dotado a la comunidad internacional del instrumento político y jurídico que deseaba, echando así los primeros fundamentos de un derecho supranacional en el sector de la cultura”.

Según el equipo del Festival, “este nuevo escudo legal permite a los Estados proteger sus bienes y servicios culturales , portadores de identidades singulares, de valores y de sentido, contra la dominación uniforme impuesta por el poder del dinero. Ahora se reconoce oficialmente que las películas, los libros, las obras de la imaginación y de la mente no son ‘productos como los demás’ y, por ello, no deben ser tratados de la misma manera que las mercancías cuyo intercambio es objeto de las reglas dictadas por la OMC. Ayudas a la creación y a la difusión, bonificaciones fiscales, cuotas o facilidades particulares –sobre todo en beneficio de los países en desarrollo–, Fondo internacional para la diversidad cultural , etc., vendrán, entre otras medidas, a contrarrestar los efectos devastadores que la ley de rentabilidad y una liberalización sin trabas ejercen sobre la cultura”.

No obstante, declara el equipo del Festival, “la discreción manifestada por la Francia y la Organización Internacional de la Francofonía para lograr este proyecto de Convención no debe hacernos olvidar que ambas tomaron juntas la iniciativa del mismo, ni que desempeñaron un papel de primera importancia –junto con Québec, la Unión Europea, algunos copartícipes de las áreas de habla portuguesa, española y árabe, así como las coaliciones y redes de la sociedad civil– a todo lo largo de esta lucha. Será preciso que mantengan su esfuerzo para dar vida, mañana, a un proceso al cual ni un solo miembro de la Francofonía negó su total apoyo. En efecto, aún hace falta, para que la Convención entre en vigor, que sea ratificada, dentro de los próximos dos años, por un mínimo de 30 países. También queda por actuar de manera tal que no sea ‘roída’ aquí y allí por tratados bilaterales –y desiguales– de liberalización, es decir negociaciones en las cuales un país debería, ante todo, abrirse a las películas y emisiones televisivas de su cliente para esperar venderle sus bananas o su madera”.

Arriba de la página

Adopción de una Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la Unesco: " una primicia histórica en las relaciones internacionales , y base de un nuevo pilar de la gobernanza mundial en materia de cultura "

Unión Europea , Bruselas, 20 de octubre de 2005 - 2005/10/21

El 20 de octubre de 2005, la 33 a Conferencia General de la Unesco adoptó la Convención sobre la protección y la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Dicha Convención, negociada de manera conjunta por la Comisión Europea en nombre de la Comunidad y por la Presidencia del Consejo en nombre de los Estados miembros, constituye una primicia histórica en las relaciones internacionales, ya que consagra un consenso hasta ahora nunca alcanzado por la comunidad internacional en torno a una serie de principios rectores y de conceptos vinculados a la diversidad cultural, y constituye la base de un nuevo pilar de la gobernanza mundial en materia de cultura, declaró la Unión Europea en un Memo hecho público el 21 de octubre pasado.

La Comunidad Europea , por medio de la Comisión y en virtud del mandato que le confirió el Consejo en noviembre de 2004 , ha negociado en la Unesco junto con los Estados miembros, representados por la Presidencia del Consejo en ejercicio (tres presidencias sucesivas: Países Bajos, Luxemburgo y Reino Unido), a lo largo de todo el proceso. Se trata del modus operandi clásico cada vez que las competencias que requiere una negociación internacional están divididas entre la Comunidad y sus Estados miembros. Las posturas comunes manifestadas por la Comisión o por la Presidencia, en función de la materia, han estado plenamente coordinadas a lo largo de toda la negociación.

Para la Comunidad Europea ha supuesto una primicia, ya que nunca antes había participado en la negociación de un texto normativo en la Unesco . Por primera vez, la Unión Europea, con una sola voz, ha podido intervenir como actor principal en una negociación en el seno de la Unesco . El Parlamento Europeo —y, en particular, su Comisión de Cultura— ha seguido con atención dichas negociaciones y ha respaldado la acción comunitaria a lo largo de todo el proceso .

Según la UE, para que la conservación y el fomento de la diversidad cultural figuran entre los principios fundadores de la Comunidad , la Convención de la Unesco consagra reglas, principios y referentes comunes en materia de diversidad cultural a escala mundial. Es la primera vez que la comunidad internacional consigue llegar a un nivel de consenso semejante en torno a estas cuestiones . Este texto contribuye, entre otras cosas, a reconocer el papel y la legitimidad de las políticas públicas para la protección y la promoción de la diversidad cultural, a reconocer la importancia de la cooperación internacional y promoverla para hacer frente a las situaciones de vulnerabilidad cultural, en particular en el caso de los países en desarrollo, y a definir una articulación adecuada con los demás instrumentos internacionales que permita aplicar la Convención de manera eficaz . Asimismo, la Convención constituye una nueva plataforma para abordar la cultura en el contexto más amplio del desarrollo sostenible .

Por otro lado, la UE sostiene que la Convención adoptó constituye un nuevo pilar de la gobernanza mundial, en la medida en que este Convención permite colmar un vacío jurídico en la gobernanza mundial, al establecer una serie de derechos y obligaciones, tanto a escala nacional como internacional, con vistas a la protección y la promoción de la diversidad cultural. De cara a la diversidad cultural, este instrumento debería desempeñar un papel comparable —y tener el mismo nivel normativo— al que, en sus ámbitos respectivos, desempeñan las convenciones de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), los acuerdos de la Organización Mundial del Comercio (OMC) y de la Organización Mundial de la Salud (OMS), así como los acuerdos multilaterales sobre el medio ambiente . Además, la Convención de la Unesco constituye una plataforma de debate e intercambio sobre la diversidad cultural a escala internacional que permitirá observar y realizar un seguimiento preciso de la realidad de dicha diversidad en el mundo, así como de los intercambios de opinión, de información y de buenas prácticas entre las partes. Esta Convención será también el lugar para la coordinación y la concertación de las partes en la difusión de sus objetivos en otros foros internacionales, así como en el fortalecimiento de la cooperación internacional .

La UE mantiene, en particular, que la Convención no pone en tela de juicio los compromisos suscritos en la OMC. No tiene por objeto ni efecto la extracción o la exclusión de los bienes y servicios culturales de los acuerdos de la OMC . La Convención reconoce la particularidad de los bienes y servicios culturales y legitima las políticas culturales tanto internas como internacionales

En cuanto a la interacción tiene este Convención con los compromisos suscritos en la OMC, la UE precisa: « Esta Convención no está subordinada a otros tratados, sino que se sitúa al mismo nivel que, por ejemplo, los acuerdos de la OMC. No entra en conflicto con esos otros acuerdos internacionales; al contrario, los complementa . La Convención de la Unesco no modificará los acuerdos de la OMC (entre otras cosas, porque no puede; únicamente pueden hacerlo los miembros de la organización, en el marco de los procedimientos previstos al efecto), pero obligará a las partes a tener en cuenta los objetivos de diversidad cultural y las disposiciones de la Convención a la hora de aplicar y de interpretar sus obligaciones comerciales, así como en el momento de negociar sus compromisos comerciales. Por tanto, la Convención representa un paso hacia delante considerable para la protección y la promoción de la diversidad cultural a escala internacional, incluso en las negociaciones comerciales ».

Así, la UE declara: « Nada en la Convención anuncia la postura que adoptarán las partes en los foros comerciales. La Comunidad y sus Estados miembros, por su parte, mantienen una postura clara en la OMC en cuanto a los servicios culturales y audiovisuales, que consiste en preservar su capacidad para mantener y elaborar políticas en dichos ámbitos. De este modo, la Comisión, en el marco de la ronda de negociaciones de Doha, ya señaló que no presentaría ninguna petición ni oferta de compromiso comercial en relación con los servicios audiovisuales y culturales ».

En conclusión, en lo que se refiere a la ratificación por parte de la Comunidad (a quien se le reconoce en el texto la posibilidad de convertirse en parte contratante), la Comisión tiene previsto adoptar este mismo otoño una propuesta de decisión del Consejo de cara a dicha ratificación. Por otra parte, con la puesta en marcha del proceso destinado a la aplicación de la Convención de la Unesco, la Comunidad y los Estados miembros enviarán una clara señal de su compromiso a favor de la diversidad cultural, como continuación lógica de su fuerte implicación en las negociaciones y la voluntad de trabajar con sus socios para difundir este principio a escala internacional .

Arriba de la página

La Francofonía se congratula de la adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales a la UNESCO y hace un llamamiento para su rápida ratificación

Abdou Diouf, Secrétaire général de l’Organisation internationale de la Francophonie (OIF), Paris, le 21 octobre 2005 – 2005/10/21

El Secretario General de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), Sr. Abdou Diouf, manifestó su satisfacción por la adoption, por la Plenaria de la 33 a Conferencia general de la Unesco, de la Convención internacional sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, para la cual la Comunidad francófona se movilizó enérgicamente. A este respecto declaró: “Esta adopción es la prueba de que la cultura no es una mercancía como las demás. La Convención debe incitar a los países signatarios a definir e implementar políticas culturales ambiciosas. Me alegra observar que este texto contiene disposiciones concretas que deberían de propiciar el desarrollo cultural de los países del Sur”. Acto seguido, el Sr. Diouf hizo un llamamiento a todos los miembros de la OIF para que ratifiquen amplia y rápidamente el texto de la Convención: “ La Francofonía proseguirá su movilización al servicio de la diversidad cultural en el transcurso de los próximos años. Es una de las condiciones para que surjan industrias culturales viables, particularmente en los países del Sur que aún no hayan valorizado su patrimonio y sus creadores”, declaró.

El comunicado de la OIF, publicado con este motivo, hace especial hincapié en que la diversidad cultural ha sido una prioridad estratégica de la acción de la Francofonía, que ha desempeñado un papel de precursor en este asunto: “Ya en 1993, durante la Cumbre de Mauricio, la Francofonía se pronunció a favor de la excepción cultural. En 1999, en Moncton, los jefes de Estado y de gobierno afirmaron el derecho, para cada Estado y gobierno, a definir libremente sus políticas culturales. El 15 de junio de 2001, al final de la 3ª Conferencia Ministerial sobre Cultura, organizada en Cotonou, los ministros de la OIF lanzaron, por primera vez, un llamamiento para la creación de un instrumento jurídico sobre la diversidad cultural. En Beirut, en 2002, y luego en Ouagadougou, en 2004, los jefes de Estado y de gobierno de la Francofonía decidieron implicarse activamente en favor de la adopción por la Unesco de un convención internacional sobre la Diversidad cultural. Desde entonces, la Francofonía ha llevado a cabo su acción, en colaboración con sus copartícipes de los demás grandes espacios lingüísticos y los foros y ámbitos internacionales de la sociedad civil, como la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC). Asimismo, ha cooperado estrechamente con las coaliciones para la diversidad cultural, que reúnen al conjunto de los actores del mundo cultural en 31 países”.

Arriba de la página

Adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: " Esta Convención tendrá un impacto sobre la protección de la diversidad cultural "

Line Beauchamp, ministre de la Culture et des Communications du Québec, Montréal, le 22 octobre 2005 – 2005/10/22

“El rechazo de Estados Unidos a adoptar la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales de la UNESCOno impedirá que los otros países signatarios del acuerdo protejan sus culturas nacionales”, declaró la Ministra de Cultura y Comunicaciones de Québec, Sra. Line Beauchamp, que estaba de paso en Montréal. Citando el ejemplo del Protocolo de Kioto, que Estados Unidos se negó a ratificar, la ministra afirmó que la adopción de la convención por más de un centenar de países, la semana pasada, ejercerá una presión moral sobre los estadounidenses. Según Sra. Beauchamp, el hecho de que Washington se opuso con tanta energía al proyecto es la prueba de que esta Convención tendrá un impacto sobre la protección de la diversidad cultural. No obstante, la ministra considera que Estados Unidos podrá también sacar provecho de la misma. En su opinión, el surgimiento de varias industrias culturales nacionales permite, entre otras cosas, sensibilizar a un mayor número de países ante las consecuencias de la piratería, tema que preocupa a los estadounidenses.

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO : " Esta convención muy importante no es una culminación. No hay que arriar bandera"

Communauté française de Belgique, Bruxelles, le 21 octobre 2005 – 2005/1021

 Al día siguiente a la votación ‘histórica’, en la UNESCO, de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, tres ministras de la Comunidad francófona de Bélgica invitaron a la prensa a congratularse de esta adopción: son las Sras. Marie Arena, Ministra-Presidenta, Fadila Laanan, Ministra de Cultura, e Marie-Dominique Simonet, Ministra de Relaciones exteriores. Pusieron de relieve el papel importante de la Comunidad en la adopción de este texto, pese al intenso cabildeo estadounidense, y elogiaron el trabajo de ‘hormigas’ de sus expertos. “Pero, declararon, esta convención defensiva, muy importante, que permite seguir otorgando subsidios para nuestra identidad cultural, no es una culminación”: “No hay que arriar bandera” pues, para que la Convención llegue a la vigencia, será menester que la ratifiquen por lo menos 30 países. Esto parece caer por su propio peso , pero el cabildeo estadounidense podría continuar hasta el final y hacer tambalear a algunos parlamentos nacionales.

En efecto, no se ha fijado ningún límite de tiempo, pero el año 2010 es la fecha tope, con la finalización de la exención cultural otorgada por la OMC. Entre tanto, las mayorías parlamentarias pueden cambiar. Es probable que se logren 30 ratificaciones, pero es preciso que emanen de países ‘significativos’: “En Bélgica, donde los partidos de todas las tendencias se muestran favorables a ello, el calendario será de un año, afirman. En la Unión, ¿es seguro que la ratificarán los 25? En algunos, como el Reino Unido, Alemania y los países del Este, son numerosas las incertidumbres. Mientras que Condoleeza Rice toca una cuerda sensible al escribir que “la Convención atenta contra los derechos humanos”, Estados Unidos no repara en medios y mantendrá su boicot para salvar los beneficios de Hollywood”.

Por lo tanto, hay que tomar medidas ‘ofensivas’ para apoyar las culturas, pues ¿para qué serviría una convención que preservase la diversidad cultural si un país no puede proponer producciones culturales? , se preguntan las ministras. Esto concierne, en primer lugar, al apoyo a las culturas de los países más pobres y más amenazados por la globalización de la cultura. A este respecto, Bélgica aceptó, en París, participar en un Fondo internacional para la diversidad cultural para los países del Sur: “La participación en este fondo se llevará a cabo sobre una base voluntaria, explica la Sra. Simonet. Pero considero que, pese a nuestras dificultades presupuestarias, habremos de ser coherentes y contribuir al mismo”. Por otra parte, el otro reto consiste en “proseguir el trabajo a escala europea, para evitar que una nueva versión de la directiva Bolkenstein reduzca, en Europa, la cultura a la esfera mercantil. También aquí se tratará de ser coherentes y lograr que los 25 europeos comprendan que si votan una Convención en la UNESCO, deberán aplicar la misma política a escala europea”.

Pues bien, recuerda la Sra. Fadila Laanan, “no se trata de estar opuestos al cine estadounidense que a todos nos gusta, sino de permitir que también los creadores de nuestro país –y de otros países– se den a conocer”. La diversidad de las culturas es un enriquecimiento de la mente”. Haciendo hincapié en el fruto de una política pública que permitió propulsar las artes belgas a escala internacional (…), las tres ministras reiteraron su deseo de continuar practicando sin descanso un intenso lobbying internacional. Y la Ministra-Presidenta, Sra. Marie Arena destacó: “Aunque Bélgica es un país pequeño a escala internacional, su influencia es considerable: nuestros expertos son escuchados, nuestra proyección cultural se va afirmando. Permaneceremos a la cabeza de la lucha por la diversidad cultural (…). La Comunidad pretende jugar un papel de acicate para los otros Estados miembros”, indica.

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO : "El convenio valoriza nuestra cultura y protege a sus actores "

Safiatou Ndiaye Diop, ambassadrice du Sénégal à l'Unesco, Dakar, le 22 octobre 2005 – 2005/10/22

En una entrevista otorgada al diario Wal Fadjri, Sra. Safiatou Ndiaye Diop, ex Ministra de Cultura y embajadora de Senegal en la UNESCO, afirma que la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales, adoptado en la Plenaria de la 33 a Conferencia general de la Unesco “puede ser beneficiosa para Senegal”. En su opinión, “esta Convención nos permitirá proteger mejor nuestra cultura y a sus actores. Asimismo, permitirá salvaguardar mejor y valorizar nuestro acervo cultural, lo cual es sumamente importante. Este convención da una gran importancia al patrimonio inmaterial, que es lo fundamental para pueblos de cultura oral, como Senegal. Creo que ya era hora de que llegase esta Convención”.

Por otra parte, destacando que, durante las negociaciones, se pasó de la excepción a la diversidad cultural, explica que la evolución misma del mundo impone esta noción de diversidad cultural: “No podemos contentarnos con una excepción. Lo que aparece es la diversidad. Se da uno cuenta de que, en esta diversidad hay cierta armonía, y es el objetivo que se estaba buscando. Que el asiático, el africano, el europeo y el americano puedan encontrarse en torno a una cultura diversa, pero simbólica en más de un aspecto. Así podremos aceptarnos, respetarnos y dialogar, a fin de alcanzar una cierta paz en el mundo”.

Respondiendo a la pregunta, a saber si la Convención, al fomentar la diversidad, no conduciría más bien a la compartimentación de las culturas, lo cual puede conducir a extremismos, la Embajadora afirma: “Es posible que algunos Estados tengan este tipo de política, pero los pueblos no se dejarán manejar. Lo importante es que los pueblos tomarán a su cargo esta expresión de su diversidad cultural. Y a través del texto, ningún Estado podrá imponer esta compartimentación al pueblo. El futuro nos dirá qué sucede”.

Evocando las consecuencias de la oposición de Estados Unidos a la Convención, la embajadora declara que este país “tiene su posición y la defendió con argumentos. Ahora, el problema se sitúa a nivel de la ratificación de este convención. Senegal pide a todos los países que la ratifiquen. Asimismo, insta a los otros países que no la votaron o se abstuvieron, a unirse al grupo de países que la votaron, dado que este texto es bastante consensual. Y todos podemos reconocernos en esta convención. No siempre resulta fácil, puesto que cada uno tiene su punto de vista. Respetamos el punto de vista de unos y otros, pero nuestro país es coautor de dicho texto y asumimos su contenido”.

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO : " La diversidad cultural impone su ley"

Ernst Iten, ambassadeur de Suisse à l'Unesco, Berne, le 25 octobre 2005 – 2005/10/25

Dans une entrevue accordée à Swissinfo, l’ambassadeur de Suisse à l'Unesco, M. Ernst Iten, revient sur la 33 e session de la Conférence générale de l’Unesco où la Convention sur la protection et la promotion de la diversité des expressions culturelles a été plébiscitée lors d'un vote en séance plénière par "l'écrasante majorité des délégués", "en dépit de la farouche opposition des États-Unis". Selon l’ambassadeur Iten, ce document, promu par la France et le Canada, "qui vise à protéger la diversité culturelle", « reconnaît la nature spécifique des biens culturels, donne le droit aux signataires de prendre des mesures en faveur de la diversité culturelle, et concrétise l'importance de la culture pour le développement ».

En outre, l’ambassadeur déplore que les États-Unis et Israël se soient opposés à la Convention à laquelle tous les États membres ont finalement abouti, puisqu’ils la considèrent comme le résultat d’un "compromis équilibré" : « Aux yeux des États-Unis, cette convention "rédigée à la hâte" pourrait mener à l'établissement d'entraves commerciales contre les biens culturels d'exportation (films et pop music, par exemple) et indirectement restreindre la liberté d'expression ». Évoquant les attentes de la Suisse par rapport aux résultats de cet accord, l’ambassadeur déclare : « Le concept de " diversité culturelle" entre maintenant dans le droit international. Il aura donc désormais une dimension obligatoire pour ceux qui adhèrent à la convention comme pour ceux qui n'y adhèrent pas. Pour la première fois, la diversité culturelle devient un sujet du droit international, comme par exemple la biodiversité. Nous verrons maintenant quels États le ratifient, et avec quelle rapidité. La Suisse souhaite le faire aussi rapidement que possible  ».

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: “ Permitir que los Estados apoyen su cine ”

Bernard Gournay, membre de la commission française à l'Unesco, Paris, le 21 octobre 2005 – 2005/10/21

En una entrevista otorgada al LeNouvel Observateur, Sr. B ernard Gournay, miembro de la Comisión francesa en la UNESCO, autor de "Exception culturelle et mondialisation" - Presses de Sciences Po, 2002 (Coll. La bibliothèque du citoyen) , destaca los objetivos de la Convención sobre la diversidad de las expresionesculturales adoptado a la Unesco. Según el Sr Gournay, el primer objetivo de la misma es “dar a todos los Estados la posibilidad de mantener su cine, su televisión y su radio frente a la OMC. Pero no basta con reconocer este derecho; hace falta que los Estados puedan producir películas o posean cadenas televisivas o estaciones de radio públicas. Es el derecho, para la televisión o la radio, de ser apoyada por los poderes públicos, lo cual es una enorme batalla a escala internacional. Murdoch, cuyo gran mérito es ser franco, ya declaró: “¡Muerte a la BBC !”, explicando que hacía falta que se pusiera fin a las subvenciones públicas a la cadena británica o, de no ser así, que también se las otorgaran a él. La ambición de la Convención es permitir que todos los países utilicen los medios modernos para el desarrollo de su cultura y que todos los artistas puedan producir. También es preciso que se mantengan los sistemas de ayudas internacionales. Se sabe que la Unión Europea financia el cine africano, que el Consejo de Europa ayuda a los países del Este a reanudar su producción cinematográfica, y la Convención permite mantener estas ayudas y crear otras nuevas”.

Asimismo, agrega, “es frecuente que el problema de la diversidad cultural no esté bien percibido. Este Convención aborda ‘la diversidad cultural y la expresión artística’, por lo tanto seguramente el teatro, la pintura, la danza, es decir la expresión artística, pero también la diversidad cultural en un sentido amplio que engloba las tradiciones nacionales. Acerca de este punto, los estadounidenses afirmaron inmediatamente que la UNESCO deseaba fomentar tradiciones heredadas de un pasado contrarias a los derechos humanos, haciendo alusión a la excisión, que todavía se practica en algunos países africanos, o el hecho de quemar a mujeres en la India. Pero la UNESCO contestó con mucha claridad que nunca contribuiría a perpetuar tradiciones contrarias a los derechos humanos. El objetivo de la Convención es permitir que todas las comunidades humanas se expresen e intercambien, considerando cada uno al otro como su igual. Esto es de lo que, según parece, los estadounidenses no quieren ni oír hablar”.

Por otra parte, el Sr. Gournay encuentra ‘ridículo’ el argumento invocado por Estados Unidos para votar contra la Convención, y según el cual la Convención, al elogiar el particularismo, puede desembocar en una especie de empobrecimiento cultural. Para él, “ la Convención no cambiará nada en la circulación de la cultura, y en particular de las películas, lo cual es el gran temor estadounidense. Las cadenas televisivas privadas y las salas de cine seguirán difundiendo filmes estadounidenses; también se podrán encontrar los DVD que se deseen en los comercios. Esto no cambia nada. Tal vez se impongan cuotas de pantalla para las películas europeas, pero se pregunta dónde está el freno para la difusión de filmes estadounidenses.

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: “Un primer triunfo importante para la diplomacia quebequense”

Christian Rioux, correspondant du Devoir à Paris, le 22 octobre 2005 – 2005/10/22

En la edición del Le Devoir publicada el 22 de octubre pasado, el periodista Christian Rioux afirma: “ Con prolongados y jubilosos aplausos se adoptó por fin, el jueves, en París, la convención internacional sobre la diversidad cultural. Sin embargo, son raras las ocasiones en que hay tales manifestaciones de alegría en el gran salón, sin brillo, del Palacio de la UNESCO. Es que la adopcion de este convencion por 148 votos a favor, dos en contra y cuatro abstenciones constituye una primicia. Cuando haya sido ratificada por un mínimo de 30 países , será el primer tratado internacional que garantice a los pueblos el derecho a subvencionar y proteger a sus creadores contra el dumping cultural internacional. Eso es lo que llevó al diario Le Monde a decir que, “por una vez, la mayor potencia cultural mundial, Estados Unidos, se ha visto sola y desnuda”.

El periodista afirma, entre otras cosas, que esta convención “podría también figurar algún día en los libros de historia como la primera victoria diplomática de Québec a escala internacional (…). Tanto por su diplomacia como por los esfuerzos de sus expertos, de sus artistas o de simples militantes, Québec ha sido una fuerza determinante sin la cual probablemente la adopción de dicha convención nunca hubiera sido posible. Québec empujó constantemente a Canadá y a Francia para que fueran más allá de las simples declaraciones de principio”. A este respecto, destaca que uno de los primeros comités internacionales dedicados verdaderamente a discutir sobre un tratado fue creado conjuntamente en 1998 por los Primeros Ministros quebequense y francés, a propuesta del ministro de Relations internationales du Québec. Dicho comité contribuyó también a sensibilizar a Francia y elaboró el primer documento consistente que justificaba la necesidad de un tratado internacional: Evaluación de la factibilidad juridica de un instrumento internacional sobre la diversidad cultural, estudio preparado por cuenta del Grupo de Trabajo Franco-quebequense sobre la diversidad cultural y firmado conjuntamente por Ivan Bernier de Québec e Hélène Ruiz-Fabri de Francie.

Paralelamente, afirma el periodista, el gobierno canadiense realizó también esfuerzos considerables. Ya en julio de 1998, Ministra del Patrimonio Canadiense reunió a los ministros de Cultura de 22 paises en la Red Internacional de Políticas Culturales (RIPC). Con ello, la ministra, que acababa de ser derrotada estrepitosamente por Estados Unidos en el asunto de las revistas canadienses, se situaba en la prolongación de la estrategia de Québec, donde una primera coalicion para la diversidad cultural reunía a una docena de organismos que representaban a más de 15.000 miembros. Por lo tanto, declara el periodista, “se dirá, con razón, que esta victoria diplomática es el fruto de una colaboración fructuosa entre Québec y Ottawa. El gobierno de Canadá no escatimó esfuerzos, y hay que atribuir el mérito que les corresponde a los ministros del Patrimonio Canadiense ».

En este registro cronológico, el periodista destaca también que , por primera vez en la Cumbre de la Francofonía de Beirut, en 2002, la diversidad cultural ya no se limitaba a los gobiernos nacionales de Québec, de Canadá y de Francia, sino que hacía su entrada en una organización internacional, la OIF en este caso . Ante semejante movilización –sin olvidar la de Europa, a la que Francia se había encargado de convencer– era difícil que escapase la UNESCO. Ésta encontró también que era una oportunidad única para asumir un nuevo papel en un momento en que Estados Unidos reintegraba la organización. Además, agrega, este tratado no habría nacido sin las presiones de los organismos culturales y los artistas de numerosos países. Pues bien, si hoy día existen coaliciones para la diversidad cultural en 31 países, es también gracias a los esfuerzos de dos quebequenses, Pierre Curzi y Robert Pilon, quienes no sólo fundaron la Coalición quebequense (que se transformaría luego en canadiense), sino que también se pasaron los últimos tres años recorriendo el planeta. Tampoco se extrañará uno de que los dos embajadores canadienses en la UNESCO que lograron que avanzara el asunto, Yvon Charbonneau y Louis Hamel, como por casualidad, eran también quebequenses.

En conclusión, el periodista mantiene que “si bien la diplomacia quebequense logró este éxito impulsando a Canadá y a Francia, el papel de Québec podría ser tan crucial en los próximos años. En efecto, el tratado deberá ser ratificado por un mínimo de 30 países para entrar en vigor. Pero para que tenga realmente peso, deberá serlo por un número mucho mayor de países. Luego, la eficacia de la Convención dependerá totalmente de la iniciativa de los países signatarios. Sin liderazgo, no sucederá absolutamente nada”.

Arriba de la página

La Adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO: El ‘ingenio’ francés en tela de juicio

 Jean-Paul Mulot, éditorialiste du Figaro, Paris, le 22 octobre 2005 – 2005/10/22

En el editorial que firma en esta edición de Figaro del 22 de octubre, Jean-Paul Mulot afirma: “No estropeemos nuestro júbilo. La adopción de la convención sobre la diversidad cultural por la Unesco es un gran triunfo para Francia. Pero demos al César lo que es del César (…). Si bien debemos la aplastante victoria del jueves al talento de Renaud Donnedieu de Vabres, el dirigente francés, se trata más que nada de una victoria de equipo. Nada habría sido posible sin una dirección francófona y sin un equipo europeo. La excepción cultural, concepto defendido sin descanso por Jacques Chirac, no habría podido imponerse en Hollywood si Canadá no nos hubiera seguido y si Europa, arrastrada por la presidencia británica, no hubiera prestado un oído favorable a nuestra lucha. Pese a nuestras disidencias (…), el ganador es el eje París-Londres”.

Por otra parte, Sr. Mulot destaca que “las presiones de América no tuvieron efecto sobre el gobierno Blair. Por una vez, la Unión Europea habló con una sola voz. Sin embargo, la Administración estadounidense forcejeó tremendamente para impedir la adopción del texto. Incluso Condoleezza Rice tomó la pluma para sermonear a sus aliados, multiplicando las presiones amistosas sobre los ‘pequeños’ países. Pero no importa. Al constatar su aislamiento, lo único que le quedaba al Departamento de Estado era manifestar (…) su ‘decepción ’ . Esperemos que este fracaso estadounidense no sea un motivo para que Washington ponga en tela de juicio su contribución –cerca de la cuarta parte del presupuesto– a la UNESCO”.

Sr. Mulot concluye que sólo se puede compartir el optimismo del Presidente francés Jacques Chirac, quien ve en este convención “un importante progreso en un mundo que necesita proteger la diversidad cultural y organizar el diálogo de las culturas, dentro del respeto a todos ”.

Arriba de la página

Adopción de la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales: " Los Estados Unidos podrá tratar de impedir que los Estados ratifiquen la Convención o de aleccionar a los Estados para que no abusen de ella "

Dan Glickman, président de la Motion Picture Association of America (MPAA), le 24 octobre 2005 – 2005/10/24

La adopcion por casi todos los países miembros de la UNESCO, el jueves 20 de octubre, contra la voluntad de Estados Unidos, de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales, ocupó el centro de una mesa redonda en los Encuentros Cinematográficos de Beaune (Côte-d'Or), viernes 21 de octubre, en el tema " OMC-UNESCO: ¿Qué complementariedad y para qué diversidad cultural?”, que aborda e l tema central de las relaciones de la Convención UNESCO con la OMC. Ante un numeroso público de profesionales del cine, estos Encuentros   estaban presididos por la cineasta Jeanne Labrune, y participaron en los mismos numerosas personalidades, entre ellas el Ministro francés de Cultura, Sr. Renaud Donnedieu de Vabres , Sr. Dan Glickman , presidente del sindicato de las más importantes empresas cinematográficas estadounidenses (Motion Picture Association of America), Sr. Pascal Rogard , presidente de la Coalición francesa para la diversidad cultural , Jack Ralite, senador.

En su edición de 24 de octubre, Le Monde informa de que Dan Glickman, solamente representante americano en estos Encuentros, y que defiende los intereses de los estudios hollywoodianos, se declaró "de acuerdo con el proyecto de convención" pero ‘preocupado’ por las ‘ambigüedades’ y el aspecto demasiado ‘vago’ del texto. “El diablo está en los detalles”, indicó Sr. Glickman, para quien “todos los países que negocien tratados comerciales siempre podrán encontrar que existe un punto de vista cultural en el café, la banana, el algodón o el queso...”. Invitó a los profesionales del cine europeo a “trabajar para cerciorarse de que la Convención no pueda contribuir a cerrar las fronteras, restringir los flujos de información o reducir la libertad de expresión”, citando Irán, que decidió limitar la difusión de las películas estadounidenses.

Lanzando los primeros cohetes de advertencia como reacción a la adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales, Sr. Glickman declaró a este respecto que ningún Estado tenía derecho a utilizar el nuevo convención para bloquear productos (filmes estadounidenses). Si las acciones de los países vulneran las reglas de la OMC, agregó, “habrá conflictos” . En sustancia, indicó que la UNESCO no debe meterse en asuntos de comercio.

Por su parte, expresándose en Roma, Sr. Kristin Silverberg, alto responsable del Departamento de Estado de Estados Unidos, declaró que su país podrá “tratar de impedir” que los Estados ratifiquen la Convención o "de aleccionar a los Estados para que no abusen de ella”.

Por otra parte, cuando se le preguntó en una emisora de radio argentina, el pasado día 26 de octubre, el embajador estadounidense en Argentina, Sr. Lino Gutiérrez, indicó que Estados Unidos recurrirá a tratados bilaterales en el continente americano en caso de fracaso de su iniciativa destinada a crear el Área de Libre Comercio de las Américas (ALCA). Estados Unidos no tiene intención de renunciar a su proyecto de área de libre comercio en América, “pero si no podemos llegar al libre comercio por la vía multilateral, lo haremos por vía bilateral”, declaró el embajador.

Arriba de la página

La adopción de la Convención sobre la diversidad de las expresiones culturales en la UNESCO : “La soledad estadounidense”

Nicolas Dufour, éditorialiste du Temps, Genève, le 25 octobre 2005 – 2005/10/25

Volviendo sobre la decisión tomada, la semana pasada, por la UNESCO sobre la diversidad cultural, el diario suizo Le Temps publica el siguiente título: “Los miles de millones de la cultura escapan a la competencia” y se alegra de ello. El hecho de que “ los bienes artísticos o las producciones audiovisuales sean excluidos de las negociaciones sobre la liberalización” es, según el periódico de Ginebra, una victoria, particularmente para Suiza, que “ desempeñó un papel importante en los debates” , informa Les Échos. En cambio, Le Temps considera que es un fracaso para Estados Unidos: “Pocas veces se habrá visto una prueba tan patente, incluso patética, de la soledad del imperio, aislado ante 148 países”, apunta Nicolas Dufour en un editorial sobre el tema, en primera página y titulado ‘La soledad estadounidense’. Las amenazas de Condoleezza Rice no hicieron temblar a los representantes de las naciones que, sin embargo, tienen mucho que temer de la ira de Estados Unidos”, agrega el autor. Para Washington, es ‘una bofetada’; en cambio, los defensores de un servicio público mediático y cultural ‘muestran su júbilo’. No obstante, el editorialista se pregunta cuál es la perennidad de la actual unanimidad antiamericana: “Pronto a China, India o Brasil ¿no les parecerán demasiado apremiantes estas reglas que hacen intocables los bienes culturales?”

Les Échos

Arriba de la página

En la agenda

EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN FRANCÓFONOS

La portée de la convention votée à l’UNESCO enflamme le débat
Maurice Ulrich, dans L’Humanité du 27 octobre 2005 – 2005/10/27

" La première fois que la culture est intégrée en tant que telle dans le droit international"
Renaud Donnedieu de Vabres, ministre de la Culture et de la Communication de France, dans L’Humanité du 27 octobre 2005 – 2005/10/27

" Il faut s’interroger sur le contenu réel du texte"
Analyse de Serge Regourd, directeur de l’Institut du droit de la communication à l’Université Toulouse-1, dans L’Humanité du 27 octobre 2005 – 2005/10/27

" Diversité culturelle : une belle victoire de la France à l’Unesco"
Revue Républicaine du lundi 24 octobre 2005 – 2005/10/24

 La protection de la diversité culturelle : La défense d’«un patrimoine commun de l'humanité
Al Bayane , le 24 octobre 2005 – 2005/10/24

UNESCO : les É.-U. sont déçus de l'adoption de la convention sur la diversité culturelle - La vidéoconférence de la représentante des États-Unis auprès de l'UNESCO
Par Jeffrey Thomas, rédacteur du « Washington File »

Washington contre le reste du monde
par Alexandra Singh-Pauliat , dans Jeune Afrique l'Intelligent, le 23 octobre 2005 – 2005/10/23

Unesco : la culture "free of trade"
By AN, dans Cameroon Tribune, le 24 Octobre 2005 – 2005/10/24

L'Unesco consacre l'exception culturelle: L’Europe et le monde applaudissent, les États-Unis se plaignent d'une convention "protectionniste"

La diversité culturelle protégée
RTBF – Belgique, le 21 octobre 2005 – 2005/10/21

Armer la culture face au commerce
par Claude Michel, secrétaire de la CGT-Spectacle, dans Le Monde du 18 octobre 2005/2005/10/18

La bataille diplomatique et les efforts d'obstruction des États-Unis ont amplifié la résonance de la convention
Par Natalie Nougayrède, dans Le Monde du 18 octobre 2005 – 2005/10/18

"En quoi la convention proposée de l'UNESCO ne favorisera pas et ne protégera pas la diversité culturelle"
Par James H. Williams, ministre conseiller des relations publiques, ambassade des États Unis à Ottawa, le 18 octobre 2005 – 2005/10/18

"Une Convention pour résister aux pressions"
Par David Kessler, directeur de France-Culture - entrevue à Radio France internationale, 19 octobre 2005 – 2005/10/19

 L'exception culturelle, une bonne nouvelle pour le monde
Par Mohamed Lotfi M'rini , coordonnateur du groupe de recherche en commerce international à l'Institut des hautes études internationales de l'Université Laval (Canada), dans Le Matin de Casablanca, Maroc, le 19 octobre 2005 – 2005/10/19

Diversité culturelle : Patrimoine de l’humanité et facteur de développement - Reconnaissance par les pays du monde d’un contre-pouvoir au libéralisme
Par Manuel Marchal, dans Témoignages de la Réunion, le 20 octobre 2005 – 2005/10/20

Diversité culturelle : un manifeste pour une autre mondialisation
par Nicole Vulser, dans Le Monde du 21 octobre 2005 – 2005/10/21

Moon Sori, une actrice coréenne mobilisée pour défendre les quotas
Dans Le Monde du 19 octobre 2005 – 2005/10/19

Arriba de la página

EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN ANGLÓFONOS

Will U.S. go into culture shock? UNESCO walls off Hollywood fare
By Liza Klaussmann, October 20, 2005 - 2005/10/20

Clash of cultures, France takes on America
By Helle Dale, published October 26, 2005 – 2005/10/26

Entr'acte: An old weapon revived: U.S. cultural diplomacy - While rejecting U.S. foreign policy, people in many countries happily embrace its movies, television programs and pop music
By Alan Riding, Thursday, October 27, 2005 – 2005/10/27

 The General Conference of UNESCO adopts Convention on Cultural Diversity
By the Unrepresented Nations and Peoples Organization, October 20, 2005 - 2005/10/20

UNESCO overwhelmingly approves cultural diversity treaty
International Centre for Trade and Sustainable Development (ICTSD), 26 October 2005 – 2005/26/10

UNESCO Versus Diversity
New York Sun Editorial, October 25, 2005 – 2005/10/25

Chirac Sticks It to Hollywood
By Lee Duigon in MichNews, October 25, 2005 – 2005/10/25

U.N. moving to curb free expression
By Daniel Weintraub, in The Sacramento Bee, October 25, 2005 – 2005/10/25

 Who are the culture police at Unesco protecting?
By Carl Mortished , in The Times - October 26, 2005 – 2005/10/26

We need cultural diversity
By Lee Hoon-beom, in JoongAng Daily of Korea

US stands alone over cultural diversity treaty - The Financial Times article reporting on the UNESCO cultural diversity treaty
By Frances Williams in Geneva, October 20, 2005 – 2005/10/20

U.S. isolated as UNESCO approves pact aimed at protecting cultural diversity
By Joelle Diderich, Associated Press, October 20, 2005

Cultural Diversity Pact: Government Should Set Up Clear, Comprehensive Position
The Korea Times, Octobre 23, 2005 – 2005/10/23

 Unesco Adopts New Plan Against Cultural Invasion
By Alan Riding, in The New York Times - October 21, 2005 2005/10/21

UNESCO backs cultural diversity accord, despite U.S.
By Timothy Heritage, in The Star, October 21, 2005 – 2005/10/21

" UNESCO Adopts Cultural Diversity Pact"
The Korea Times, 21 October 2005

"US 'Pulls Out All Stops' As UNESCO Backs Culture Treaty"
Intellectual Property Watch, 17 October 2005

"Dimwitted Nod to 'Diversity"
Washington Post, 12 October 2005

" A Thousand Flowers"
Outlook India, 24 October 2005

"Unesco Adopts New Plan Against Cultural Invasion"
New York Times, 21 October 2005

" Hollywood Lobbyist Concerned About Protectionism"
Reuters/Hollywood Reporter, 23 October 2005

"UN to back France against US culture"
The Australian, 21 October 2005

"US isolated over cultural diversity"
Financial Times, 19 October 2005

" US Stands Alone on Unesco Cultural Issue"
New York Times, 13 October 2005

"General Conference adopts Convention on the protection and promotion of the diversity of cultural expressions"
UNESCOPRESS, 20 October 2005

" US official heads to France for talks on UNESCO convention"
Agence France Presse, 21 October 2005

Arriba de la página

EN LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN HIPANÓFONOS

La Unesco adoptará hoy la defensa legal de la diversidad cultural
Octavi Martí – París, 20 de octubre de 2005 – 2005/10/20

La Unesco adopta en comisión el texto sobre la "diversidad cultural"
Octavi Martí – París, 18 de octubre de 2005 – 2005/10/18

Arriba de la página