Diversidad cultural

Politicas y medidas culturales – Buenas prácticas

UNESCO/IEU - Corrientes comerciales internacionales de un conjunto seleccionado de bienes y servicios culturales, 1994-2003, 2005/12/15

En el mundo actual, existe una amplia gama de industrias culturales y creativas. La música, los libros, la artesanía, las películas y otros numerosos bienes y servicios culturales atraviesan las fronteras internacionales, creando así un perfil complejo de los flujos del comercio cultural. Se estima que las industrias culturales y creativas, por sí solas, representan más del 7% del producto interior bruto mundial.

En un nuevo informe publicado por el Instituto de Estadística de la UNESCO, titulado Corrientes comerciales internacionales de un conjunto seleccionado de bienes y servicios culturales, 1994-200, se analizan los datos relativos al comercio internacional de unos 120 países en lo que respecta a una serie de productos seleccionados, por ejemplo libros, CD, videojuegos y esculturas. El informe presenta también una nueva metodología destinada a reflejar mejor las corrientes del comercio cultural, contribuyendo así a los esfuerzos que viene realizando la UNESCO para acopiar y analizar datos que ilustren con claridad el papel fundamental que desempeña la cultura en el desarrollo económico, social y humano.

Este informe del IEU estudia una selección de intercambios de bienes y servicios culturales. Muestra que los países con ingresos elevados son los mayores productores y consumidores de bienes culturales y concluye que los países en desarrollo son los perdedores en el comercio de los bienes culturales. Así, tres países – el Reino Unido, los Estados Unidos de América y China – produjeron 40% de los bienes culturales comercializados en el mundo en 2002, mientras que dos continentes juntos, América Latina y África, sólo produjeron algo menos de 4% de dichos bienes. En este sentido, el Director General de la UNESCO, Koichiro Matsuura, declara: "Aunque la mundialización ofrece a los países del mundo entero inmensas posibilidades para compartir sus culturas y talentos creadores, es evidente que algunas naciones no están en condiciones de aprovechar esta oportunidad (…) Si no se les presta apoyo para que puedan participar en el comercio de bienes culturales, sus culturas no tendrán eco alguno en el mundo porque quedarán marginadas y aisladas".

El informe describe también algunas de las dificultades relativas a la medición de los intercambios internacionales de productos procedentes de industrias culturales y creativas utilizando las clasificaciones existentes, tanto las de la industria como las de los productos. Explora formas innovadoras de presentar los datos existentes e identifica aquéllas en que los mismos pudieran ser recolectados en el futuro. No obstante, la falta de datos –sobre todo en lo que se refiere a los servicios culturales– y la índole compleja de los productos culturales hacen que la panorámica presentada en el informe no sea completa. No obstante, representa un paso adelante hacia la evaluación de la índole y las tendencias de las corrientes del comercio internacional de bienes culturales al presentar una imagen global y más completa de estos flujos.

Sin embargo, el informe destaca que de conformidad con lo dispuesto en la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales, aprobada por la Conferencia general de la UNESCO en octubre de 2005, la Organización proseguirá su labor encaminada a definir nuevos métodos para evaluar la cultura en sus múltiples expresiones.

Diversidad cultural - Politicas y medidas culturales – Buenas prácticas - UNESCO/IEU - Corrientes comerciales ...