Diversidad cultural

Politicas y medidas culturales – Buenas prácticas

Corea del Sur - Reducción de las cuotas cinematográficas como condición previa a la negociación de un acuerdo bilateral de inversión con Estados Unidos: ¿se pone en tela de juicio la política cultural coreana? 2006/02/14

Ante la presión de los estadounidenses, que lo exigían como condición previa a las conversaciones destinadas a establecer un tratado de libre comercio entre Seúl y Washington, el Gobierno de Corea del Sur acabó cediendo a las presiones, al anunciar, a finales de enero, que iba a reducir a la mitad sus cuotas de difusión de películas nacionales. El ministro coreano de Economía y Finanzas, Han Duck-soo, precisó que el número de días durante los cuales las salas de cine surcoreanos estarían obligados a difundir filmes producidos en el país pasaría, a partir del 1º de julio, de 146 a 73.

Desde hace años, destaca Le Monde en su edición del 14 de febrero, Washington pedía explícitamente que se suprimiesen, o al menos se redujesen dichas cuotas. El Cultura Lee Chang-dong y ferviente defensor del sistema de cuotas, renunció a sus funciones como rechazo a semejante eventualidad. Esta vez, el Ministro de Economía Han Duck-soo, el jefe de la delegación surcoreana en las negociaciones con Washington, Kim Jong-hoon, y sobre todo el Presidente de la República, Roh Moo-hyun, han hecho del tratado con Estados Unidos una prioridad de su gobierno, aunque haya que sacrificar la política cultural cinematográfica coreana.

Por ello, el representante de Estados Unidos para Comercio, el embajador Robert Portman, se alegró de esta decisión, puesto que Corea del Sur es el séptimo socio comercial más importante de Estados Unidos y, para Washington, las negociaciones comerciales bilaterales que se van a abrir con Corea serán las más importantes desde que se suscribió, hace doce años, el Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLC) con Canadá y México.

Por su parte, el Presidente de la MPAA (Motion Picture Association of America), Dan Glickman, se mostró satisfecho por la buena noticia, mientras que la MPAA aplaudía esta importante decisión del embajador Portman y sus colegas de los gobiernos de Estados Unidos y de Corea. Para ellos, Corea es un importante socio para la industria cinematográfica estadounidense y la conclusión de este acuerdo de libre comercio daría a Estados Unidos un acceso privilegiado a un mercado muy prometedor.

No obstante, “esta decisión pone en tela de juicio, y de forma dramática, la política cultural portaestandarte de Corea, tres meses después de la adopción por la UNESCO, el día 20 de octubre de 2005, de la Convención sobre la protección y promoción de la diversidad de las expresiones culturales”, lamentó la Coalición francesa para la diversidad cultural. Su presidente, Pascal Rogard, destaca que “Estados Unidos aprovecha este período de ensayo durante el cual la Convención aún no está ratificada para seguir pidiendo que se abran los mercados cinematográficos y audiovisuales –que son para él importantes retos estratégicos– en todas las negociaciones comerciales bilaterales donde estén presentes”.

La Asociación Coreana de Productores y Actores de Cine, que desea ardientemente que la industria cinematográfica coreana conserve su vitalidad, se opuso con fuerza a esta reducción de cuotas que le permite poseer una porción de mercado del 60% y calificó esta decisión de ‘golpe de Estado anticultural’.

Este sistema de cuotas, único en el mundo, fue adoptado en 1985 para proteger la industria cinematográfica coreana y permitió el surgimiento de un cine de calidad, reconocido a escala internacional. Gracias a estas medidas de apoyo a la producción cultural y a la reactivación del cine coreano, las películas nacionales, que sumaron 82 en 2005, representaban en aquel año más del 54% de porción de mercado.

De visita en Seúl para celebrar encuentros con responsables de las industrias culturales, artistas y representantes gubernamentales tras esta decisión del gobierno coreano, Robert Pilon, vise-presidente de la Coalición canadiense para la diversidad cultural y portavoz del Comité Internacional de Enlace de las Coaliciones para la Diversidad Cultural (ILC), instó a la industria del cine en el mundo a ser más cautelosa ante la política ‘agresiva’ de Hollywood en dicho sector. En una carta firmada conjuntamente por los copresidentes de la Coalición canadiense, Pierre Curzi e Scott McIntyre, y dirigida al Presidente y a las autoridades coreanas, Robert Pilon les pide que reconsideren este tratado de libre comercio con Estados Unidos, que tendría como consecuencia provocar una pérdida lamentable e irrevocable de la diversidad cultural, tanto en Corea como a escala internacional.

Por otra parte, en señal de solidaridad, la Coalición francesa para la diversidad cultural y sus 51 organizaciones miembros, junto con las otras 31 Coaliciones por todo el mundo, reunidas en el seno del Comité Internacional de Enlace de las Coaliciones para la Diversidad Cultural (ILC), se implicaron inmediatamente en la campaña de protesta orquestada por la Coalición coreana para la diversidad cultural, enviando cartas a las principales autoridades públicas coreanas.

Comunicados y Declaraciones:

Apoyo a la Coalición Coreana – correos dirigidos a (Disponible en francés únicamente):

En los medios de comunicación:

Diversidad cultural - Politicas y medidas culturales – Buenas prácticas - Corea del Sur - Reducción de las cuotas ...