Diversidad cultural

Politicas y medidas culturales – Buenas prácticas

Cooperación Norte-Sur: Québec/OIF/ África – El desarrollo sostenible de las industrias culturales en los países en desarrollo, 2004/04/17

El desarrollo sostenible de las industrias culturales en los países en desarrollo fue el tema de uno de los talleres desarrollados en el Encuentro sobre la Diversidad Cultural del Salón del Libro de Quebec, los días 16 y 17 de abril de 2004. El objetivo de este taller era, en especial, examinar de qué manera los organismos multilaterales y los países desarrollados pueden adaptar su contribución a favor de los países del Sur en materia de desarrollo de las industrias culturales. Cabe precisar, que las conclusiones de este Encuentro aún hoy son de actualidad.

Al respecto, la intervención de la Sra. Roxane Girard, Directora General de Financiamiento de la Sociedad de desarrollo de las industrias culturales de Québec (SODEC), se refirió a una colaboración entre la SODEC y la Agencia intergubernamental de la Francofonía (AIF) destinada a la implantación del Fondo de Garantía de las Industrias Culturales (FGIC), cuyo objetivo consistía en crear un instrumento para favorecer el acceso a la financiación de tipo bancaria a empresas y organismos culturales de seis países de África (Marruecos, Túnez, Senegal, Malí, Burkina Faso y Costa de Marfil), en los que el empresariado cultural representa una masa crítica satisfactoria.

Los desafíos eran los siguientes: interesar los Estados, especialmente los países africanos, a las industrias culturales como potencial de desarrollo económico; acompañar el desarrollo de las empresas culturales en los países del Sur; desarrollar el mercado y aumentar su autosuficiencia en un contexto donde los productos culturales africanos no circulan lo suficiente y donde los intercambios entre los países del Sur son limitados.

A partir de observaciones realizadas durante la implantación de este FGIC en África, Sra. Girard constató, por ejemplo, que: la poca intervención del Estado en el sector de la cultura genera condiciones difíciles para el desarrollo de las industrias culturales y amenaza su supervivencia; la economía informal, en la cual operan numerosas empresas, las mantiene en una marginalidad casi total; la escasa fuerza del mercado interior para los productos culturales reduce la capacidad de remunerar correctamente a los empresarios culturales, combinada con la dificultad crónica que tienen estos empresarios para exportar sus bienes y servicios culturales, incluso a los países vecinos; el fenómeno creciente de la piratería no sólo afecta a un mercado que de por sí es débil sino que evoluciona en el sector de la economía informal; la intervención de los países del Norte, tradicionalmente dirigida hacia la realización de proyectos, no favoreció necesariamente el desarrollo de las industrias culturales; una democratización de la cultura no puede existir cuando la circulación de los bienes culturales está controlada por un puñado de empresas provenientes de países desarrollados.

Sra. Girard concluye que a pesar de la existencia de todos estos problemas, no se debe esperar que todas las condiciones estén dadas para dar el primer paso que conduzca a un desarrollo sostenible. Por lo tanto, para contribuir al desarrollo sostenible de las industrias culturales de los países del Sur, los países del Norte deberían: incitar los Estados a que se doten de políticas que favorezcan el desarrollo de las industrias culturales; aplicar medidas que tiendan a favorecer el empresariado; abrir los mercados del Norte a los productos culturales de los países del Sur creando estructuras que acojan en las redes de difusión del Norte todos los productos (espectáculos, cine, libros, discos, artesanía).

Diversidad cultural - Politicas y medidas culturales – Buenas prácticas - Cooperación Norte-Sur: Québec/OIF/ África – El ...