Diversidad cultural

Entrevista con la Señora Youma Fall

Youma Fall.

Notas biográficas
Exadministradora General del Gran Teatro de Dakar, la Sra. Fall es experta en gobernanza cultural en los países en desarrollo. Profesora e investigadora en la Universidad Gaston Berger, en Saint-Louis de Senegal, es titular de un Doctorado en Comunicación y un DESS sobre difusión del arte de África en Occidente. También es autora de varios escritos sobre África: retos del desarrollo cultural, gobernanza cultural, historia del arte contemporáneo, etc. Desde 2012, ostenta el cargo de Directora de Diversidad y Desarrollo Culturales en la Organización Internacional de la Francofonía.

Fuente: Organización Internacional de la Francofonía

Pregunta – Celebraremos en breve el 10º aniversario de la Convención de la UNESCO sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. ¿Qué balance establece usted del papel de la Organización Internacional de la Francofonía (OIF), y más ampliamente de la Francofonía, en la elaboración, adopción y aplicación de la Convención en los últimos diez años? Por ejemplo, ¿puede describirnos las acciones de la OIF (programas, grupo de trabajo sobre la diversidad cultural, etc.) en materia de diversidad de las expresiones culturales?

Respuesta – La Organización Internacional de la Francofonía (OIF) ha estado en vanguardia durante la lucha que desembocó en dicha Convención. En particular, desempeñó un papel determinante en su elaboración y adopción a través de una movilización política muy importante de la comunidad francófona, los decisores políticos, los artistas y la sociedad civil.

Por ejemplo, hemos puesto a su alcance una producción intelectual y una pericia pertinentes, con el fin de proporcionarles las herramientas necesarias para una mejor comprensión de los elementos decisivos de la diversidad cultural y una participación más eficiente en las negociaciones de los términos de la Convención.

Para la ratificación, el que fuera entonces secretario general, el Presidente Abdou Diouf, desplegó un impresionante dispositivo diplomático de defensa y de sensibilización de los Estados miembros al enviar delegados especiales a los cinco continentes.

Desde entonces, la Francofonía participa activamente en la aplicación de la Convención en diferentes niveles. En el marco de sus programas de cooperación, acompaña el surgimiento de una creatividad innovadora y el desarrollo de las redes de industrias creativas. Asimismo, ha implantado un programa específico de refuerzo de las políticas de desarrollo cultural en los países que lo deseen.

También se han producido herramientas de apoyo a la toma de decisiones, sobre todo cartografías de industrias culturales, permitiendo obtener un mayor conocimiento del terreno y una buena comprensión de los retos y oportunidades.

La OIF dispone igualmente de un grupo de trabajo sobre la diversidad cultural, con el objeto de alimentar las reflexiones de su secretario general y acompañar sus argumentos.

El trabajo en favor de la promoción de dicha Convención que lleva a cabo la Asamblea Parlamentaria de la Francofonía (APF) merece asimismo destacarse, dado que los parlamentarios, tras la Conferencia Interparlamentaria sobre la Diversidad de las Expresiones Culturales, que se celebró en la Ciudad de Québec en 2011, se involucraron en la misma a través de un plan de acción.

Pregunta - Con motivo de la XV Cumbre de la Francofonía, celebrada en Dakar, se adoptó una resolución específica sobre la Convención. En dicha resolución, se pide a la OIF, entre otras cosas, que siga desempeñando un papel activo en la reflexión en torno al impacto de las tecnologías digitales sobre la diversidad de las expresiones culturales y en la identificación de acciones apropiadas. En su opinión, ¿de qué forma podría materializarse concretamente este papel? ¿Qué colaboraciones se pueden considerar con otras organizaciones, tales como la UNESCO?

Respuesta – No se puede negar que las tecnologías digitales tienen un verdadero impacto sobre la diversidad de la oferta y demanda de bienes y servicios culturales. No obstante, la ventaja de la Convención es su neutralidad con relación a lo digital. Por lo tanto, tener en cuenta este nuevo componente no requiere, en opinión de los observadores, una revisión de la Convención. Más bien se habla de contemplar una directriz para tener en cuenta lo digital en la creación, valorización y promoción de las expresiones culturales en su diversidad.

Bien dominado, lo digital puede acompañar la creación y la difusión, en el sentido de que permite la promoción de la diversidad de las expresiones culturales. Reduce las distancias, amplía los mercados y facilita el acceso a los contenidos. Es importante apoyar a los Estados y a los profesionales en este campo.

Lo digital es también la desmaterialización de los contenidos, con sus ventajas y sus límites. Lo urgente es también el encuadre de sus efectos. Aquí, resulta importante acompañar a los Estados en la elaboración de instrumentos jurídicos y la implantación de un marco reglamentario adaptado a la protección de los derechohabientes y de sus obras en la era digital.

Es evidente que se requieren sinergias de acciones. Las colaboraciones ya iniciadas por la OIF con, por un lado, la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual sobre las cuestiones de derechos de autor y derechos afines y, por otro, con la UNESCO sobre las cuestiones de gobernanza cultural, auguran respuestas concertadas por nuestras instituciones respectivas en cuanto a los retos que plantean para la diversidad las tecnologías digitales.

Pregunta - Según usted, ¿cuáles son los principales retos de la Convención para el futuro? ¿Cómo considera el papel de la OIF en este contexto?

Respuesta - Tener en cuenta lo digital representa un importante reto y una oportunidad para el futuro de la Convención. Al facilitar el acceso de las poblaciones a lo digital, se puede contribuir a la democratización cultural y a la ampliación de la participación en la vida cultural.

Asimismo, tener en cuenta la cultura en la agenda del desarrollo sostenible representa un desafío para la Convención.

Son imprescindibles unos encuentros de defensa y sensibilización para acompañar a los Estados sobre las orientaciones que hayan de privilegiar en la aplicación de la Convención. Por su parte, la OIF desea proseguir e intensificar su acción en favor de una gobernanza cultural dominada a escala mundial.

Pregunta - Tras la adopción, por la UNESCO, de su Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el 21 de mayo como “Día Mundial de la Diversidad Cultural para el Diálogo y el Desarrollo”. ¿Cuál es la importancia de dicha declaración para la OIF y sus miembros?

Respuesta – La Declaración Universal sobre la Diversidad Cultural reviste una importancia capital en la medida en que, al establecer muy claramente los principios y valores, abrió el camino a la Convención sobre la Diversidad de las Expresiones Culturales, que sería adoptada cuatro años más tarde. Para la OIF, uno de cuyos valores esenciales es la promoción de la diversidad, esta declaración que se refiere a los principios de la diversidad no puede menos que situarse en el centro de sus preocupaciones.

Los eventos que se han producido en estos últimos años y están ligados a las crisis identitarias y a la fragilidad de las cohesiones sociales nos muestran la necesidad de preservar los principios de diversidad cultural en todas las políticas públicas. De la misma manera, nos parece fundamental velar constantemente por el respeto de la diversidad de las culturas y el diálogo intercultural e interreligioso, pues constituyen las mejores pruebas de la paz y la seguridad internacionales.

Pregunta - ¿Entrevé la OIF actividades para subrayar el 10º aniversario de la Convención? Si es el caso, ¿nos lo puede Ud. comunicar?

Respuesta - Tras haber sido activa en la elaboración, adopción, ratificación y luego en la aplicación de la Convención, la OIF desea celebrar como se debe este 10º aniversario.

Con este fin, las actividades que tenemos previstas cubren tres ejes: el balance de la acción de la Francofonía; la organización de marcos de reflexión sobre el estado y las perspectivas de la diversidad de las expresiones culturales en el espacio francófono y en el mundo; unos momentos de celebración de la creatividad francófona mediante la movilización de las poblaciones, y en particular de los jóvenes.

A título de ejemplo, se publicará un informe titulado Francofonía y 10 años de aplicación de la Convención sobre la Protección y Promoción de la Diversidad de las Expresiones Culturales. Otorgará un lugar importante a las fuentes iconográficas y cuestionará, entre otras cosas, les acciones de la Francofonía en el ámbito de la aplicación de la Convención, incluso que se tenga en cuenta lo digital.

También se considera la posibilidad de organizar un Foro Francófono sobre la Diversidad Cultural en la Era Digital. Marco de reflexión, intercambio y celebración de la creatividad artística y la diversidad de las culturas francófonas, dicho foro aspira a reunir a artistas, empresarios culturales, decisores políticos, así como a representantes de los principales operadores de las industrias culturales y creativas del mundo francófono.

Asimismo, deseamos movilizar a los jóvenes francohablantes en torno a la diversidad cultural y a sus retos mediante un juego-concurso, los cuales serán invitados a expresar, a través de la creatividad artística, lo que representa para ellos la diversidad cultural. Se lanzará el concurso en el mes de junio y los resultados serán proclamados en septiembre. Se invitará a los galardonados a participar en el Foro, cuya celebración se prevé para la primera quincena del mes de noviembre, y en el cual presentarán sus obras.

También se podría considerar la animación de una plataforma de intercambios a través de las redes de jóvenes, y los resultados serían presentados durante el Foro Francófono sobre la Diversidad Cultural en la Era Digital.

Arriba de la página